Lipoma intracalcáneo. Más allá de un espolón

Lipoma intracalcáneo. Más allá de un espolón

La mayoría de los dolores óseos en edades medias se corresponden con causas traumáticas, pero, aunque bajo, un porcentaje de los mismos son el resultado de causas tumorales.

Autores: Yusimy Izaguirre Martínez, Médico de Familia en Osakidetza; Ana Arroyo Soto, médico de Familia en el Servicio Cántabro de Salud; Neifred Villegas Zambrano, Médico de Familia en el Servicio Cántabro de Salud.

Palabras clave: tumor intraóseo, lipoma calcáneo, dolor calcáneo.

Resumen:

La mayoría de los dolores óseos en edades medias se corresponden con causas traumáticas, pero, aunque bajo, un porcentaje de los mismos son el resultado de causas tumorales.

En este trabajo se muestra el caso clínico de un paciente de mediana edad que acude a la consulta con el típico dolor a nivel del calcáneo que había sido valorado y tratado como un espolón calcáneo, sin embargo, se trata de una lesión tumoral que, aunque no es maligna, lleva una conducta terapéutica completamente distinta para lograr una curación definitiva .

INTRODUCCIÓN

El médico de atención primaria puede, en su práctica cotidiana, ver con relativa frecuencia patologías dolorosas de los pies e incluso algunas de ellas pueden provocar distintos grados de incapacidad en los pacientes. Lo habitual y lógico cuando elaboramos juicios diagnósticos es comenzar por lo más frecuente, pero puede suceder que ese porcentaje a veces pequeño de enfermedades infrecuentes se presente en nuestra práctica habitual, para eso es necesario contar con una gama amplia de diagnósticos diferenciales y sobre todo una alerta que debe poner luz roja en la cronicidad del dolor.

El lipoma intracalcáneo (LI) es un raro tumor primario del hueso, tiene una incidencia de 0,1 % de la totalidad de los tumores óseos primarios y suele situarse en el cuello o cuerpo del calcáneo, denominado triángulo de Ward por su poca densidad trabecular. Está formado por tejido adiposo maduro benigno, no mostrando predilección por sexo ni edad, aunque habitualmente son diagnosticados entre la cuarta y quinta década de la vida. Esta lesión suele tener un diagnóstico tardío, dada la lenta progresión de los síntomas.

CASO CLÍNICO

Paciente masculino de 52 años, sin antecedentes de traumatismos previos, que acude por tercera ocasión a consulta en el centro de salud por dolor en zona del calcáneo derecho. El paciente había sido diagnosticado de espolón calcáneo para lo cual estaba en tratamiento analgésico y antiinflamatorio que fue modificado durante sus visitas al centro.

Anamnesis: El paciente describe un dolor a nivel del calcáneo derecho de aproximadamente tres meses, que aumenta con el apoyo y la marcha, siendo mejor tolerado al principio de la clínica, pero con empeoramiento en el último mes a pesar del tratamiento pautado por su médico.

Exploración física:  Dolor significativo a nivel del cuerpo del calcáneo, sin edema o cambios de coloración a este nivel.

Pruebas complementarias: Teniendo en cuenta la cronicidad y características del dolor se decide solicitar radiografías de la zona (ver imagen Nº 1: radiografía lateral de talón, al final del artículo) en la que se aprecia lesión ósea con bordes bien definidos a nivel del calcáneo derecho.

Ante el hallazgo radiológico se aumenta la pauta analgésica con el objetivo de lograr alivio de los síntomas y se solicita valoración por el servicio de traumatología.

Posteriormente se completó el estudio de la lesión con un TAC (ver imagen Nº2: TAC pie derecho, al final del artículo) que muestra lesión en el calcáneo de contornos bien definidos y bordes escleróticos de 2,7 x 2,9 cm con hipodensidad periférica, compatible con lipoma intraóseo.

Diagnóstico y tratamiento: Lipoma intraóseo. Tras la valoración con pruebas de imágen el servicio de traumatología decide realizar biopsia quirúrgica y legrado de la zona para confirmación diagnóstica (ver imágenes Nº3: cavidad a nivel del calcáneo y Nº4: relleno de la cavidad, al final del artículo).

Diagnóstico diferencial: Infarto óseo, displasia fibrosa, quiste óseo simple aneurismático, encondroma, fibroma condroximoide.

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

El lipoma intraóseo es de etiología desconocida, se han considerado varias teorías; entre ellas las traumáticas, infecciosas o infartos óseos con metaplasia de la grasa, sin embargo en la actualidad la mayoría de los autores creen que el LI es un tumor primario del tejido graso medular. A pesar de que la gran mayoría de los LI son descubiertos de manera accidental, el dolor ha sido reportado en el 66% de los casos.

El LI a nivel del calcáneo puede aparecer en el 8 % de todos los casos y aunque suele aparecer como un tumor solitario se han reportados varios casos en la literatura donde aparecen múltiples lipomas afectando más de diez huesos en el mismo paciente.

La apariencia radiográfica de los LI compuestos únicamente de grasa no es específica y comparte características con otros tumores óseos, por lo que pueden requerir estudios de la lesión con otros medios diagnósticos para llegar a un diagnóstico definitivo.

Lipoma-intracalcaneo