Prevención y seguridad en la administración de taxanos por enfermería

Prevención y seguridad en la administración de taxanos por enfermería

La terapia contra el cáncer y el tratamiento asociado pueden administrarse por varias vías, incluida la infusión oral, intravenosa, bolo intravenoso, intraventricular, subcutáneo e intradérmico.

Autores: Gargallo Herrero, María Jesús (Graduada en Enfermería, Enfermera); Moreno Bona, Natalia (Graduada en Enfermería, Enfermera Atención Primaria); López Cameselle, Begoña (Grado en Enfermería, Enfermera); Cobos Manchón, David (Grado en Enfermería. Universidad de Zaragoza, Enfermero Atención Primaria);

Resumen

La terapia contra el cáncer y el tratamiento asociado pueden administrarse por varias vías, incluida la infusión oral, intravenosa, bolo intravenoso, intraventricular, subcutáneo e intradérmico. Varias de estas vías se administran por parte del personal sanitario como enfermeros debidamente formados en los procesos, lo que conlleva un riesgo para dicho personal. Por esta razón existen una serie de controles de seguridad necesarios para garantizar la administración segura de estos agentes quimioterápicos contra el cáncer.

En el presente trabajo se ha realizado una revisión bibliográfica de la literatura científica publicada en los últimos 5 años con el objetivo de determinar cuáles han de ser las principales precauciones a tener en cuenta durante la administración de quimioterápicos como los taxanos por parte del personal de enfermería.

Palabras clave: taxanos, enfermería, prevención

AbstractCancer therapy and associated treatment can be administered by several routes, including oral, intravenous, intravenous, intraventricular, subcutaneous and intradermal bolus infusion. Several of these routes are administered by health personnel as nurses properly trained in the processes, which entail a risk for said personnel. For this reason there are a number of safety controls necessary to ensure the safe administration of these chemotherapeutic agents against cancer. In the present work, a bibliographic review of the scientific literature published in the last 5 years has been carried out with the objective of determining what the main precautions to be taken into account during the administration of chemotherapeutic agents such as taxanes by the nursing staff.

Keywords: taxanes, nursing, prevention

Introducción

Los taxanos también denominados antimicrotúbulos, antimitótico e inhibidor mitótico, son  agentes anticancerígenos, causan la detención del ciclo celular y la apoptosis o muerte celular inducida. De entre los quimioterápicos pertenecientes a esta categoría podemos destacar el paclitaxel, inicialmente extraído de la corteza del tejo del Pacífico, Taxusbrevifolia, el cual se identificó en 1971 como parte de un programa del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) que trataba de analizar plantas medicinales en busca de químicos con potencial actividad anticancerígena. El docetaxel, el cual se sintetizó en 1986 utilizando un precursor extraído de las agujas del tejo europeo, T. baccata, es otro de los más famosos y es similar al paclitaxel en su mecanismo de acción.

Los resultados de diversos ensayos clínicos diseñados a fines de la década de 1980 han demostrado que los taxanos se encuentran entre los agentes de quimioterapia más activos utilizados en el tratamiento del cáncer de mama metastásico. A pesar de ello, como la totalidad de los agentes quimioterápicos presentan una alta toxicidad celular y una serie de efectos secundarios derivados de su utilización. Gran parte de los efectos secundarios por la utilización de taxanos son reversibles y prevenibles. A pesar de lo anteriormente mencionado, hay que usar y aplicar medidas de seguridad cuando se administran dichas sustancias, tanto para los pacientes como para el personal clínico encargado de la administración y manejo de taxanos.

En este sentido, el orden y la administración seguros de la quimioterapia son la máxima prioridad para las diferentes organizaciones cuya principal finalidad es tratar de garantizar la seguridad del personal que trabaja con estos productos.

De entre estas organizaciones destacaría La Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica y la Sociedad de Enfermería de Oncología, las cuales han publicado estándares de seguridad de la quimioterapia para ordenar, preparar y administrar en los entornos de pacientes hospitalizados y ambulatorios para la terapia oral y parenteral de este tipo de sustancias, entre las que se encuentran los taxanos. Estos estándares se publicaron por primera vez en 2009 y se actualizaron más recientemente en 2016. Las directrices que están recogidas en estos estándares incluyen cuatro secciones:

  • Políticas y procedimientos ambientales.
  • Planificación del tratamiento y educación del paciente.
  • Ordenar, preparar, dispensar y administrar
  • Monitoreo después de la quimioterapia.

A pesar de que estos estándares están destinados a guiar la práctica diaria y evaluar los flujos de trabajo institucionales aún a día de hoy se siguen detectando errores de quimioterapia en todos los puntos del proceso de uso de este tipo de medicamentos, incluidos los pedidos, la administración y el monitoreo. De hecho, citando datos de estudios diseñados específicamente para detectar estos fallos, las tasas de error han oscilado entre el 3% y 8,1%, siendo entre un 19% y un 67% de estos errores que aquellos que causan daño potencial al paciente.

Sin embargo, a pesar de que los primeros estudios que documentan el peligro de la exposición del trabajador sanitario a estos medicamentos fueron publicados en la década de 1970 y al esfuerzo dedicado por parte de muchas organizaciones como las anteriormente mencionadas, es difícil establecer estas pautas y criterios de trabajo en todos los entornos laborables, ya que en ciertos ambientes como el tratamiento en domicilios privados o clínicas privadas hacer mucha más difícil el monitoreo de este tipo de tareas.

Material y métodos

En este trabajo se ha tratado de revisar literatura científica reciente con el objetivo de tratar de determinar cuáles son las pautas y directrices importantes para el manejo de este tipo de medicamentos por partes del personal de enfermería. Además, se ha tratado de interpretar cuales serían los puntos más débiles de este tipo de directrices con el objetivo de determinar los pasos más susceptibles de error.

Resultados y discusión

Las políticas, los procedimientos y el equipo para la administración y el manejo seguro de la terapia contra el cáncer deben ser fácilmente accesibles, entendibles y respetados por todas las enfermeras y enfermeros involucradas en la administración de este tipo de agentes quimioterápicos.

Para garantizar la seguridad de paciente y clínico es importante administrar el tratamiento quimioterápico en un área adecuada para el proceso y equipado para manejar cualquier evento adverso razonablemente previsible asociado con la administración del medicamento o la vía de administración del mismo. Es una parte esencial de la seguridad del medicamento. El ambiente debe estar libre de ruidos y actividades innecesarias. El estado del paciente así como las situaciones ambientales como por ejemplo los asientos o la iluminación de la sala deberían permitirle recibir terapia cómodamente y fomentar una comunicación fácil con el personal de enfermería, garantizado así la seguridad del proceso.

Entre los diferentes puntos fuertes de este tipo de pautas establecidas podría mencionarse la general capacidad del equipo de enfermería para elegir de manera intuitiva entre un conjunto de estrategias y patrones de lenguaje que consiguen involucrar a los pacientes de una manera participativa de manera que fomenta el autoaprendizaje de ambos involucrados en este aspecto. De hecho, este aspecto ha sido señalado en algunos trabajos como algo beneficioso para la detección de posibles errores en el proceso del tratamiento, fortaleciendo incluso la relación de confianza entre la enfermera o enfermero y el paciente. Sin embargo, es cierto que este tipo de estudios también señala que involucrar a los pacientes en este tipo de programas puede llegar a resultar frustrante, de cara a que en muchas ocasiones la frustración viene de que una educación intensiva del paciente no se corresponde linealmente con su capacidad para detectar errores.

Conclusión

Las enfermeras y los enfermeros, al igual que multitud de organizaciones dedicadas a velar por su seguridad laboral, son conscientes de los peligros asociados al trabajo con potentes agentes quimioterápicos de amplio uso en el campo de la oncología como es el caso de los taxanos. Por esa razón, desde los años 80 existen directrices protocolizadas de actuación de este tipo de personal cuando se encuentre con estas situaciones con el objetivo de evitar cualquier situación contraproducente tanto para el paciente como para el trabajador. Sin embargo, a pesar de la amplia aplicación de este tipo de directrices son necesarias modificaciones que reduzcan las tasas de error observadas actualmente. Entre algunas de las últimas propuestas estaría la educación e implicación del propio paciente en el proceso de tratamiento con el objetivo de que detecte posibles errores durante el desarrollo del mismo.

Bibliografía

American society of clinical oncology/oncology nursing society chemotherapy administration safety standards (Consultado 20 de octubre de 2019).https://www.ons.org/ascoons chemotherapy-administration-safety-standards

Schwappach, D. L., Hochreutener, M. A., &Wernli, M. (2010, March). Oncology nurses’ perceptions about involving patients in the prevention of chemotherapy administration errors. In Oncology nursing forum (Vol. 37, No. 2).

Neuss MN, Gilmore TR, Belderson KM, Billett AL, Conti-Kalchik T, Harvet BE, et al. 2016 Updated American Society of Clinical Oncology/Oncology Nursing Society Chemotherapy Administration Safety Standards, Including Standards for Pediatric Oncology. OncolNurs Forum 2017 Jan 6;44(1):31-43