Anestesia total intravenosa basada en propofol-remifentanil en legrados uterinos

final del artículo

La tabla Nº 2 muestra los cambios hemodinámicos presentados por las pacientes sometidas a legrado uterino a las que se les aplicó la técnica de anestesia total intravenosa basada en Propofol – Remifentanil, según la comparación no se evidenció diferencia significativa entre los promedios de presión arterial sistólica, diastólica y frecuencia cardiaca, en los distintos momentos del estudio, inclusive a los 15 minutos donde sólo quedaron 10 pacientes (P valor > 0,05).

TABLA Nº 3. CAMBIOS EN LA SATURACIÓN DE OXIGENO Y FRECUENCIA RESPIRATORIA.

Ver Tablas – Evaluación de anestesia total intravenosa basada en propofol-remifentanil en legrados uterinos, al final del artículo

La saturación de oxigeno que predominó en los 4 momentos del estudio fue la de 100%, a los 5 minutos representó un 83,3% de la muestra (20 casos), a los 5 minutos representó un 87,5% (21 casos) a los 10 minutos el 100% de SPO2 presentó un 91,67% (22 casos) y a los 15 minutos todas las pacientes tenían 100% de saturación. En cuanto a la frecuencia respiratoria no presentó variaciones significativas en los distintos momentos del estudio (P valor > 0,05).

TABLA Nº 4. GRADO DE CONFORT DEL CIRUJANO Y PACIENTE

Ver Tablas – Evaluación de anestesia total intravenosa basada en propofol-remifentanil en legrados uterinos, al final del artículo

El confort expresado a partir del cirujano más frecuente luego del legrado fue el nivel 5 (Muy Bueno) representando un 79,17% (19 casos), seguido del nivel 4 (Bueno) que representó un 16,67% (4 casos). Por su parte, en cuanto a las pacientes sometidas a legrado uterino que integraron la muestra un 66,7% (16 casos) expresaron un confort de nivel 5 (Muy Bueno).

Al finalizar el procedimiento, 23 pacientes (95,83%) se encontraban despiertas (Ramsay nivel 2). No hubo incidencia de efectos adversos (nauseas, vómitos) durante ni después del procedimiento.

DISCUSIÓN

Los resultados demuestran, que durante la realización de TIVA manual, simulando el comportamiento farmacocinético de un sistema TCI (Target Controlled Infusion), basado en propofol y remifentanil, a las concentraciones de 1 g/ml para el propofol y 6 ng/ml para remifentanil, para la realización de legrados uterinos, se mantuvo un nivel de sedación consciente adecuado para la realización de dicho procedimiento, por otra parte, se evidenció un promedio estable de presión arterial sistólica, diastólica y frecuencia cardiaca, inclusive a los 15 minutos donde sólo quedaron 10 pacientes; el tiempo de recuperación predominante fue al finalizar el procedimiento, y no hubo variaciones significativas en cuanto a la saturación de oxígeno y frecuencia respiratoria.

El confort expresado a partir del cirujano más frecuente luego del legrado fue el nivel 5 (Muy Bueno). En cuanto a las pacientes sometidas a legrado uterino que integraron la muestra, la mayoría expresó un confort de nivel 5 (Muy Bueno). Es importante destacar que no se observaron efectos adversos como nauseas o vómitos, sólo se evidenció saturación de oxígeno menor a 90% en 2 pacientes, sin embargo con duración menor a 30 segundos y con recuperación espontánea.

Si se comparan los resultados de este estudio con los obtenidos por Demet C. y colaboradores en el 2011, en el que se utilizó una infusión de propofol con objetivo a sitio efecto de 1,5 g/ml y 3 infusiones diferentes de remifentanil con objetivo a sitio efecto de 1,5 ng/ml, 2 ng/ml y 3 ng/ml para la realización de recuperación de ovocitos para la fertilización in vitro (10), podemos observar similitud en los resultados, ya que las pacientes de ambos trabajos de investigación obtuvieron sedación consciente indolora, sin variación importante del estado hemodinámico.

En el estudio de Dunn MJ y colaboradores, en 2011, se evaluaron 2 grupos de pacientes que presentaron luxación anterior de hombro, al primer grupo se le administró las drogas en estudio (propofol y remifentanil) mientras que al segundo grupo se les administró midazolam y morfina, y se concluyó al igual que en esta investigación que los pacientes a los que se les administró propofol y remifentanil tuvieron una recuperación rápida. (27).

En el año 2010, Ogurlu M y colaboradores, utilizaron los mismos fármacos en estudio (remifentanil y propofol), para la realización de legrados uterinos, comparando la utilización de bolos de remifentanil versus bolos de fentanilo, demostrando que la utilización de remifentanil es una alternativa segura y efectiva al fentanilo, evidenciando una recuperación más rápida. (12).

Por otra parte, en el año 2008, Xu ZY y colaboradores utilizaron al igual que en este estudio la asociación propofol – remifentanilo, para la realización de gastroscopias, y se comprobaron los beneficios de dicha combinación para lograr un efecto deseado, concluyendo que esta asociación fue más efectiva que la combinación de propofol – fentanilo. (14). De igual forma, en el 2007, Jayousi Na y colaboradores estudiaron el uso de remifentanil, propofol o ambos para la realización de bloqueo retrobulbar en cirugía oftálmica, y demostraron que la asociación de dichos fármacos resultó mejor que el uso aislado de cada uno de ellos. (28).

CONCLUSIÓN

La anestesia total intravenosa basada en propofol y remifentanil, es una técnica segura para las pacientes que ameriten la realización de legrado uterino, ya que otorga un nivel de sedación adecuado para el procedimiento, evidenciando estabilidad hemodinámica, ausencia de depresión respiratoria, buena calidad del despertar, que se traduce en confort óptimo y recuperación más rápida de la paciente, teniendo en cuenta que la mayoría de las veces estos procedimientos son de carácter ambulatorio. El nivel de sedación al momento de iniciar la intervención fue el 2 en todas las pacientes. A los 5, 10 y 15 minutos el nivel de sedación más frecuente fue el 3. Esto significa que se obtuvo un estado de sedación consciente indolora, adecuado para la realización del procedimiento.

Por otra parte, mediante esta técnica se garantiza también un confort adecuado para el cirujano durante la realización del acto quirúrgico y aunado a los beneficios observados en la paciente asegura el alta médica de la institución de manera más temprana. El confort expresado a partir del cirujano y de las pacientes sometidas a legrado uterino más frecuente fue el nivel 5 (Muy Bueno). Cabe destacar que, aunque en el presente estudio no se realizó medición de la escala de dolor, de acuerdo a lo anterior, se puede inferir que se obtuvo analgesia óptima.

Se evidenció ausencia de efectos