Canalización de un catéter PICC y plan de cuidados de Enfermería

Canalización de un catéter PICC y plan de cuidados de Enfermería

RESUMEN

Un PICC es un catéter central de inserción periférica que se sitúa en vena cava superior, en condiciones máximas de esterilidad y garantizando la permeabilidad de una vía de acceso siempre que se prevea que el paciente va a seguir un tratamiento prolongado o se va a someter a la administración de sustancias agresivas.

Canalización de un catéter PICC y plan de cuidados de Enfermería

Aguirre Eguaras, Maitane; Maali Centeno, Sara; Martínez de Irujo Igoa, Nerea

(DUES Urgencias CHN-B)

Además, los PICC ofrecen la posibilidad de realizar extracciones sanguíneas con seguridad. Se puede utilizar para cualquier terapia intravenosa, administración de nutrición parenteral total
(NPT), quimioterapia, drogas vasoactivas, antibióticos, medio de contraste, hemoderivados, medición de PVC, extracción de muestras de sangre. La canalización del catéter se realiza mediante técnica de Seldinger modificada. Inicialmente empleada como una técnica de canalización percutánea de vías venosas centrales (yugular interna, femoral y subclavia). Actualmente las indicaciones del empleo de esta técnica se han extendido a otros procedimientos.

Palabras clave: acceso periférico, vía venosa central, técnica Seldinger modificada, plan de cuidados de Enfermería.

INTRODUCCIÓN:         

Un PICC es un catéter central de inserción periférica que se sitúa en vena cava superior, en condiciones máximas de esterilidad y garantizando la permeabilidad de una vía de acceso siempre que se prevea que el paciente va a seguir un tratamiento prolongado o se va a someter a la administración de sustancias agresivas, evitando con ello el sufrimiento del paciente con punciones venosas continuas y preservando el capital venoso del paciente, sobre todo cuando a éste se le va a someter a un tratamiento que puede deteriorar de forma irreversible el sistema vascular.

Además, los PICC ofrecen la posibilidad de realizar extracciones sanguíneas con seguridad, ya que no se necesita ningún material punzante. Esto a su vez proporciona gran confort a pacientes con mal acceso venoso.

La quimioterapia, la nutrición parenteral total y algunos antibióticos son causantes directos de irritación de la íntima de la vena, provocando en ocasiones; flebitis, induraciones y a veces, graves daños tisulares derivados de la extravasación medicamentosa. Estas características especiales, hace que sea imprescindible que cualquier medicación agresiva desemboque en una vena con calibre y caudal suficiente para que minimice el riesgo de daño. La vena cava es la que posee estas cualidades. El torrente que discurre en ella arrastra y diluye rápidamente las sustancias que desembocan dentro de su luz.

pic-cateter-presion-intracraneal
PIC. Catéter de presión intracraneal

La punta de catéter ha de estar situada en el tercio inferior de la vena cava superior, a unos 2

cm de la unión atrio-caval.

El brazo derecho y la vena basílica es la primera opción para insertar el PICC.

(Esto no descarta otras posibilidades como insertarlo en el brazo izquierdo o acceder desde la vena cefálica, individualizando cada caso)

Según el material de fabricación, en la actualidad nos encontramos con 2 materiales de alta calidad y muy biocompatibles con el organismo: Poliuretano y Silicona

  • Poliuretano: Es un material muy usado en medicina y ha evolucionado mucho. Actualmente contamos con poliuretano de 3ª generación que proporcionan gran resistencia y durabilidad. Se utiliza en tratamientos de duración corta e intermedia.

Lo ideal es que el poliuretano esté tratado (Tecothane®) para que resista infusiones con gran concentración de alcohol.

Algunos aguantan presiones altas de infusión, es decir, admiten la infusión de contrastes. Estos son los llamados de alto flujo.

  • Silicona: Es un material muy biocompatible y flexible y muy poco trombogénico. Se utiliza en tratamientos de larga duración.

Necesita que las paredes del catéter sean gruesas, lo cual hace disminuir la luz interna, si lo comparamos al material de poliuretano de los mismos Fr. Esto hace que haya que ser muy minucioso en limpiar y arrastrar con suero fisiológico una vez finalizado el uso (antibiótico, quimioterapia….) de lo contrario, se favorece el acúmulo de sustancias en el recorrido interno.

Está contraindicado infundir contraste ya que no soporta la presión de infusión alta. No hay problema para el resto de sustancias.

Se recomienda un flujo máximo de 1400 ml/h de infusión.

La canalización del catéter se realiza mediante técnica de Seldinger modificada. Inicialmente empleada como una técnica de canalización percutánea de vías venosas centrales (yugular interna, femoral y subclavia). El procedimiento fue descrito por Seldinger en la década de los 50. Actualmente las indicaciones del empleo de esta técnica se ha extendido a procedimientos no vasculares (colocación de drenajes pleurales, pericárdicos etc).

Se realiza la localización de la vena mediante una aguja fina. Una vez obtenido el flujo de sangre se introduce una guía metálica flexible con punta blanda a través de la aguja (o del catéter de punción venosa periférica) y se progresa un catéter apoyándose en la guía sujetando ésta de manera firme para que no se deslice al territorio venoso. Cuando el catéter ha progresado lo suficiente (dependerá del acceso, edad y tamaño del paciente) retiraremos la guía sin arrastrar el catéter que