Educación para la salud bucodental en educación infantil

Educación para la salud bucodental en educación infantil

La importancia de adquirir unos hábitos adecuados relacionados con la higiene bucal debe comenzar desde la salida de las primeras piezas.

Autores: María Teresa Suelves Ferrer1, Blanca Marzal López2, Lorenzo Olivan Guerri3, Olga Rivas Calvete4,  Kattalin Aspuru Rubio5 , Sandra García Sáez6 , Daniel Andrés García 7.

1 Enfermera Residencia IASS Sagrada Familia de Huesca (Huesca)

2,3, 4Enfermeros Unidad Endoscopias Digestivas, Hospital San Jorge (Huesca)

5 FEA Digestivo, Hospital San Jorge (Huesca).

6 FEA Neumología, Hospital San Jorge (Huesca).

7 FEA Medicina Interna, Hospital San Jorge (Huesca).

RESUMEN

La importancia de adquirir unos hábitos adecuados relacionados con la higiene bucal debe comenzar desde la salida de las primeras piezas. La aparición de caries en menores de tres años está muy relacionada con el consumo de alimentos lácteos durante la noche y su permanencia sobre los dientes. La dieta tiene una gran relevancia en nuestra salud bucodental. Se ha demostrado que reduciendo alimentos con elevado contenido en azúcar y una higiene bucodental eficaz reduce el número de aparición de caries en la población infantil.

Palabras clave: Educación Salud, Salud Bucodental, Infantil.

SUMMARY

The importance of acquiring appropriate habits related to oral hygiene should start from the start of the first pieces. The appearance of caries in children under three years is closely related to the consumption of dairy foods during the night and their permanence on the teeth. The diet has great relevance in our oral health. It has been shown that reducing foods with high sugar content and effective oral hygiene reduces the number of occurrence of tooth decay in children.

Keywords: Health Education, Oral Health, Children. 

INTRODUCCCIÓN

La puerta entrada del aparato digestivo es la boca, es por ello los elementos que la componen dientes y lengua, fundamentalmente, los debemos de cuidar a diario para evitar que proliferen gérmenes que nos generan problemas de salud, uno de ellos, el de mayor prevalencia en los países desarrollados son la caries y las enfermedades periodontales. Su frecuencia va aumentando debido a la gran cantidad de alimentos que consumimos que llevan un alto contenido en azucares refinados. Para evitar que estas afecciones bucales se puedan trasladar a problemas de salud de mayor índole como enfermedades de otros órganos: pulmones, corazón, articulaciones… debemos de integrar la higiene bucodental dentro de nuestros hábitos diarios, con una correcta higiene dental.

La caries es una enfermedad infecciosa de origen multifactorial que se caracteriza por la destrucción de los tejidos del diente como consecuencia de la desmineralización provocada por los ácidos que genera la placa bacteriana. Las bacterias fabrican el ácido a partir de los restos de alimentos que quedan adheridos en los dientes y que no se eliminan con el cepillado  debilitándolos hasta llegar a formar pequeñas cavidades. Existen diversas causas que llegan a producirlas: factores intrínsecos de la persona (alteraciones del esmalte, marcados orificios apicales en la corona, alteración en la composición de la saliva o incluso predisposición genética a la formación de caries) o los factores ambientales, entre los que destacaríamos la dieta como el principal exponente (aumento en la ingesta de hidratos de carbono simples y complejos, bebidas azucaradas y zumos industrializados)

Las enfermedades periodontales son aquellas que afectan a los tejidos que están alrededor de los dientes como las encías, ligamentos periodontales o hueso. Éstas afecciones se producen por la placa bacteriana que se genera en la cavidad bucal y se acumula en las zonas de alrededor de los dientes, provocando un reacción inflamatoria primero de forma superficial, denominada gingivitis, que si avanza hacia capas más profundas puede provocar afectación de la zona ósea y provocar una periodontitis, estas afecciones pueden conllevar la perdida de la pieza dental si no se corrige. Es una patología crónica

Existen unas recomendaciones que debemos de tener en cuenta diariamente que se fundamentan en comer 5 veces al día y evitar picar entre horas.  Los lácteos, las frutas y las hortalizas son la base de nuestra alimentación. Limitando a momentos muy puntuales la bollería, chucherías, snack o zumos preparados. Para la merienda, por ejemplo, lo aconsejable es comer una pieza de fruta o un bocadillo de pan duro para estimular tu masticación. El cepillado es nuestra gran herramienta frente a las caries, se debe de realizar 3 veces al día (después de cada comida), siendo el más importante el cepillado antes de acostarse, el tiempo requerido es de dos a tres minutos. La edad del cepillado debe iniciarse cuando se produce la primera salida de un diente y debe de ser supervisado hasta los 12 años, es entonces cuando el hábito y la técnica están bien instaurados. Se recomienda la siguiente técnica de cepillado: con la boca abierta se cepilla las caras de oclusión mediante movimientos de delante hacia detrás, después pasamos con el cepillo por la caras externas y por la caras internas, rozando ligeramente la encía, el cepillado será sueva para evitar dañar los dientes y la encía, para las caras internas de los incisivos ponemos el cepillo de forma vertical, cepillaremos también la lengua de detrás hacia delante. La pasta utilizada será la equivalente al tamaño de un guisante, dependiendo de la edad y la destreza en la técnica se puede iniciar el uso de la seda dental. Es aconsejable el uso de colutorios de flúor, pueden utilizarse de forma diaria si la concentración es inferior a 0,05% y una vez por semana 0,3%. El uso continuado del colutorio flúor contribuye al mantenimiento del esmalte dental y el cemento de los cuellos descubiertos en buen estado, reforzando su estructura, disminuyendo los riesgos de desmineralización que facilitan la aparición de caries. Las revisiones con el odontólogo deben tener  una periodicidad de una a dos veces por año, solo él puede ver si tus dientes y encías están sanos puesto que hay caries que solo son visibles con radiografías. La prolongación de hábitos como el chupete o el biberón tiene consecuencias muy negativas para la salud bucodental para menores de tres años relacionada con la caries temprana.

Dentro de nuestra comunidad autónoma una de las líneas estratégicas del departamento de salud y consumo del gobierno de Aragón fue el desarrollo del programa de atención bucodental infantil y juvenil de Aragón, cuya instauración fue en el 2005, dicho programa va dirigido a la población comprendida entre los 6-13 años.  El programa garantiza una atención bucodental con revisiones periódicas por parte de los dentistas, donde se realiza una valoración del estado de las piezas, sellado de fisura en los premolares y molares, obturación de piezas permanentes, aplicación de flúor tópico… entre otros. Es una cita que se realiza bien a través de su centro de salud habitual o bien en la lista de dentistas privados que tienen un convenio para atender a los niños de forma gratuita.

OBJETIVOS.

            1º Fomentar el uso adecuado del cepillo de dientes y de la seda dental.

            2º Identificar a los alimentos saludables y los ricos azúcar.

            3º Adquirir de forma correcta la técnica del cepillado

            4º Dar a conocer el programa de atención bucodental infantil y juvenil de Aragón ( PABIJ)

MATERIAL Y METODOS

Se realizan unos talleres de educación para la salud bucodental en las clases de primero, segundo y tercero de educación infantil de un colegio, para enseñar, promover y motivar  el uso del cepillo de dientes y de la seda dental y la identificación de alimentos saludables y  aquellos ricos en azucares.

  • Población diana: 120 alumnos de Educación Infantil.
  • Duración de los talleres: 60 minutos.
  • Recursos utilizados:
    • Maqueta de dentadura, un cepillo de dientes y una seda dental (realizada mediante fibras de lana trenzada). ( ver imagen 1)
    • Dibujo plastificado de una dentadura. ( ver imagen 2)
    • Moldura de dientes en escayola coloreados para simular dientes reales. ( ver imagen 3)
    • Dos muelas poliespan una con cara sonriente y otra con cara triste, divididos en alimentos amigos de los dientes y alimentos enemigos de los dientes. Los alimentos son miniaturas que se fijaran a las muelas mediante un sistema de velcro. ( ver imagen 4)
    • Presentación diapositivas explicativas.
    • Proyector.
    • Cepillos dientes.
    • Seda dental.

METODOLOGIA.

Se dividen a las clases en 4 grupos, para cada grupo se crea 4 talleres de trabajo, que a continuación se detallan.

1º Taller. Sobre la maqueta de la dentadura, simulamos restos alimenticios mediante papel de seda de colores, colocados entre las piezas dentales, sobre las coronas de los mismos y sobre la lengua.

            Actividad: Los alumnos pasarán de forma individual para retirar los alimentos con el uso del cepillo, realizando movimientos de arriba y abajo, circulares, para adquirir conocimientos y destrezas sobre el uso y manejo del cepillo de dientes. Explicamos la importancia de la limpieza de la superficie de la lengua para eliminar los restos. Una vez terminado el cepillado incluiremos el uso de la seda dental para retirar aquellos restos adheridos en zonas no accesibles con el cepillo, se simulará la seda mediante unos filamentos de lana trenzada para que los alumnos les permita ver la importancia de la limpieza de las zonas menos accesibles que se encuentran entre los dientes y que solo con el cepillado no es posible eliminar.

2º Taller. En los dibujos plastificados de las dentaduras, con rotuladores de pizarra, se pintaran restos de alimentos.

            Actividad: Los alumnos sentados en sillas, sobre la mesas tendrán un cepillo de dientes limpiar sobre el dibujo los dientes, con los movimientos de  arriba y abajo, circulares, así adquieren conocimientos y destrezas sobre el uso y manejo del cepillo de dientes.

3º Taller. Sobre unos moldes de escayola de dentadura reales (proporcionados por protésicos de nuestra ciudad) se simulan restos de alimentos mediante plastilinas de colores.

Actividad: Sobre las moldes de escayola, con el cepillo de dientes, tendrán que retirar los restos alimenticios que se encuentran adheridos, fomentando la técnica del cepillado.

4º Taller. Se fabrican dos muelas de poliespan  de tamaños un metro cuadrado diferenciadas una con cara alegre y otra con cara triste, que nos permitirá clasificar a los alimentos en dos grupos: alimentos amigos de los dientes y alimentos enemigos de los dientes. Cesto con alimentos.

Actividad: Cada alumno seleccionará dos alimentos y los colocara sobre su muela correspondiente, clasificándolo en función de los conocimientos de los alumnos, en alimentos amigos de los dientes en la muela sonriente y alimentos enemigos en la muela con cara triste.

CONCLUSIÓN.

La educación sanitaria dirigida a población infantil  tiene mucha importancia debido  a que es en los primeros años de vida donde se deben inculcar unos hábitos dirigidos hacia una higiene bucodental adecuada, a su vez se promueven una alimentación saludable, para que los alumnos sepan identificar aquellos alimentos que contengan un alto poder cariogénico, no solo aquellos que conocen, como por ejemplo: caramelos, bebidas carbonatadas sino aquellos en los cuales en su composición acumulan ingredientes azucares bollería industrial, zumos de frutas industriales, yogures tipo líquido… Esta dieta debe ser un pilar fundamental para evitar la aparición de las caries y es desde  la unidad familiar donde se debe de iniciar la educación y prevención.

La visita al dentista debe estar integrada dentro de la planificación sanitaria, en nuestra Comunidad Autónoma de Aragón existe el programa de atención de la salud bucodental  infantil y juvenil (PABIJ) que engloba a los niños y niñas desde los 6 años en una línea de seguimientos periódicos que permite controlar a los niños en edad escolar.

SALUD-BUCODENTAL-EN-EDUCACION-INFANTIL

BIBLIOGRAFIA

1.- García R, Serra L, Contribución de la epidemiologia a la evaluación del poder cariogénico de la dieta. Revisiones en Salud Pública 1997;7(5):49-68.

2.- Díaz, Y. & Hidalgo, I. Intervención educativa sobre salud bucal en maestros de enseñanza primaria. Revista Médica Electrónica 2011; 33(1): 52-59.

3.- Gil, P. La salud y sus determinantes. Concepto de medicina preventiva y salud pública. Medicina preventiva y salud pública 10ª ed. Barcelona: Masson 2001;10(2): 3-14.

4.- Green, L. The health belief model and personal health behavior. Health Education Monographs 1974;14(4): 32-45.

5.- Mijares, A. Hábitos y costumbres, actitudes de higiene bucal y tratamiento odontológico realizado en la actualidad. Acta Odontol Venez 2004; 34(1): 22-34.

8.-Navas R, et al.  Salud bucal en preescolares: su relación con las actitudes y nivel educativo de los padres. Interciencia 2002; 27(11): 631-4.

9.- Sánchez, Y. y Sence, R. Ensayo comunitario de intervención: incidencia de caries en preescolares de un programa educativo-preventivo en salud bucal. Estomatol Herediana 2012; 22(1): 3- 15.

10.- Saludinforma [Internet]. Servicio aragonés de salud.2018 [Consultado 21,Octubre,2019]. Disponible en: https://www.saludinforma.es/portalsi/web/escuela-de-salud/temas-de-salud/general/salud-y-etapas-en-la-vida/salud-en-la-infancia/programa-de-salud-bucodental