Manejo de la leucoplasia oral. Revisión de la literatura

Manejo de la leucoplasia oral. Revisión de la literatura

La leucoplasia oral es la lesión premaligna más frecuente de la cavidad oral. Muy relacionada con el consumo de tabaco, el término leucoplasia es eminentemente clínico, al diagnóstico definitivo se llega con el examen histopatológico.

Manejo de la leucoplasia oral. Revisión de la literatura.

Costela Serrano C. 1, González Pérez J.2

  1. Licenciado Odontología. Master Medicina y Cirugía Bucal
  2. Licenciado Odontología.

RESUMEN

La presencia de displasia epitelial es un indicador importante en la probabilidad de transformación maligna. El tratamiento de elección es quirúrgico ante leucoplasias con displasia severa o moderada. Existen estudios con buenos resultados clínicos usando antioxidantes, aunque no existe evidencia científica de que estos tratamientos prevengan la transformación maligna.

El objetivo del presente estudio es hacer una revisión bibliográfica del manejo de esta entidad como lesión precancerosa valorando su etiología, clínica, diagnóstico y tratamiento.

Palabras clave: leucoplasia, transformación maligna, antioxidantes, tratamiento quirúrgico.

INTRODUCCIÓN

La leucoplasia es considerada por la OMS como una lesión precancerosa: tejido morfológicamente alterado en el que el cáncer puede aparecer con mayor probabilidad que en el tejido equivalente de aspecto normal. Se considera, por tanto, parte del precáncer, incluyéndola junto con la eritroplasia, dentro de las alteraciones potencialmente malignas (Warnakulasuriya 2007) (1)

Es la lesión precancerosa más frecuente de la mucosa oral (Bagán, 2010). Otras menos frecuentes son la eritroplasia y las lesiones en paladar por fumar invertido (2).

En 1983, se celebró en Malmo (Suecia) la primera Conferencia Internacional sobre leucoplasia oral y lesiones asociadas al consumo de tabaco, quedando el concepto de leucoplasia como: mancha blanca que no se puede caracterizar clínica ni histopatológicamente como ninguna otra lesión y que no se puede atribuir a ningún agente etiológico a excepción del consumo de tabaco. Tras esta Conferencia, las leucoplasias se clasificarían en función del agente etiológico: leucoplasias asociadas al consumo de tabaco e idiopáticas (sin causa conocida).

En 2007, Warnakulasuriya y cols. (1) la definen como placas blancas de riesgo cuestionable habiendo excluido (otras) enfermedades conocidas o alteraciones que no suponen un aumento del riesgo de cáncer.

Hay diferentes razones que hacen considerar la leucoplasia como una lesión potencialmente maligna, como es el hecho de que algunos carcinomas escamosos aparezcan junto a lesiones leucoplásicas; que durante el seguimiento a largo plazo de algunas leucoplasias orales hayan sufrido una transformación maligna y que en algunas se puedan encontrar signos de displasia epitelial (Van der Wall y Axell 2002).

El diagnóstico se realiza por exclusión, se recomienda hacer un diagnóstico clínico provisional basado en criterios clínicos y otro diagnóstico definitivo para el que se requiere la identificación y eliminación de los posibles factores etiológicos y si a pesar de ello persiste la lesión (tras 2-4 semanas) se hará la biopsia para obtener un resultado histopatológico (3).

La incidencia de la leucoplasia está relacionada con sus factores etiológicos, así, en países con determinados hábitos tabáquicos (inhalado, masticado…) se observan incidencias más altas. En un estudio longitudinal realizado entre la población India (4) se observó una incidencia de 5,2 a 30/1000 varones fumadores. La incidencia disminuía en varones no fumadores y en mujeres (independientemente del hábito). Otro estudio realizado en Japón en 2005 (5) mostró una incidencia anual de 4,1/1000 hombres y 0,7/1000 mujeres.

Los datos oscilan dependiendo del país donde se realiza el estudio, y por lo tanto del tipo de hábitos de la población y de la definición utilizada de leucoplasia (6). Petti y cols. (2003) realizaron una revisión sistemática con datos de 17 países en los que se realizaron estudios de prevalencia entre 1986 y 2002 determinando, a pesar de la heterogenicidad de los estudios, una prevalencia mundial unificada de 2,6%.(7)

Atendiendo a la etiología se distinguen dos tipos de leucoplasias:

1.-Asociadas al tabaco

2.-Idiopáticas

En estas últimas no se puede encontrar un factor etiológico (8), se ha pensado que desempeñan un papel importante algunos virus pero hasta el momento no se ha constatado.

Dentro de los factores etiológicos hay que tener en cuenta aquellos implicados en la génesis del precáncer y cáncer oral. Entre los que se encuentran

1.- Tabaco

2.- Alcohol

3.- Factores traumáticos

4.- Cándida

5.- Virus