El origen de la Disciplina Enfermera: la profesionalización del cuidado

Florence demostró ser una alumna capacitada, y con tan sólo tres meses de formación Fliedner ya le sugirió que publicara un relato sobre la vida en Kaiserswerth destinado a los lectores ingleses (Nightingale, 1851).

LA GUERRA DE CRIMEA

Dos años más tarde, en 1853, fue nombrada la directora de residentes del hospital para mujeres inválidas en Harley Street, London. En 1854- 1856 Nightingale tuvo permiso para llevar a treinta y ocho enfermeras a cuidar a los soldados británicos en la guerra de Crimea en el hospital de campaña de Usküdar o Escútari (Turquía). Nightingale encontró que las condiciones en el hospital militar en Escútari eran alarmantes 6. Los hombres eran mantenidos en cuartos sin sábanas ni comida decente. Sin lavar, ellas mantenían sus uniformes puestos, «tiesos de la suciedad». En estas condiciones no sorprendía saber que las heridas de guerra fueran la sexta razón de defunción. Enfermedades como el tifus, cólera y disentería eran las tres causas principales por las cuales la proporción de muertos era tan alta.

Durante este tiempo, Nightingale recolectó datos y sistematizó la práctica del control de registros. Ella inventó un gráfico de área polar, donde las estadísticas representadas son proporcionales a cada área delimitada en el gráfico circular. Esta información fue su herramienta para promover la reforma. Sus cálculos sobre la tasa de mortalidad mostraron que con una mejora en los métodos de sanidad, las muertes bajarían. (En febrero de 1855 la tasa de mortalidad era del 42,7% de los casos tratados).

Los oficiales militares y los doctores objetaron las visiones de Nightingale sobre reformas en los hospitales militares. Ellos interpretaron sus comentarios como un ataque a ellos y la hicieron sentirse fuera de lugar.

A pesar de recibir muy poca ayuda de los militares, Nightingale consiguió reportar la información obtenida en “The Times”, gracias a contactos que ella tenía.

APORTACIONES DE NIGHTINGALE

En 1856 Florence Nightingale regresó a Inglaterra como una heroína nacional.

Para difundir sus opiniones sobre la reforma de la profesión enfermera, Nightingale publicó dos libros, Notas de Hospital (1859) y Notas de Enfermería (1859). Con el apoyo de amigos adinerados y “The Times”, Nightingale pudo reunir algún dinero que invirtió en la mejora de la calidad de la Enfermería.

En 1860 fundó la Escuela de Entrenamiento y Hogar Nightingale para enfermeras en el hospital Santo Thomas en Londres, con 10 estudiantes. Era financiada por medio del Fondo Nightingale, un fondo de contribuciones públicas establecido en la época en que estuvo en Crimea. Ella también se involucró en el entrenamiento de enfermeras que trabajaban en «casas de trabajo», en las que auxiliaban a pobres y enfermos.

A través de las primeras definiciones de los fenómenos enfermeros que Nightingale proporciona permite que las enfermeras puedan desarrollar teorías, modelos y marcos conceptuales. Estos trabajos han contribuido al desarrollo del conocimiento proporcionando una dirección o creando una base para desarrollos posteriores de teorías y modelos.

Desarrolló la Teoría del entorno: definiendo entorno como las condiciones e influencias externas que afectan a la vida y al desarrollo de un organismo y que pueden prevenir, detener o favorecer la enfermedad, los accidentes o la muerte (Murray y Zenther, 1975). En sus escritos definió y describió los conceptos de ventilación, temperatura, iluminación, dieta, higiene y ruido, los cuales son elementos que integran el entorno 8.

En el ámbito general de la disciplina enfermera, sus principales aportaciones fueron:

Inició la búsqueda de un cuerpo de conocimientos propio de la Enfermería.

Organizó las enseñanzas y la educación de la profesión.

Inició la investigación enfermera y fue la primera en escribir sobre la disciplina.

Inició la organización de la Enfermería militar.

Fue la primera en utilizar la estadística, la epidemiología y los conceptos de higiene y saneamiento dentro de la Enfermería.

EL FINAL DE SU VIDA

Con los años su salud se vio afectada hasta tal punto que necesitaba ayuda para su propio cuidado. A pesar de ello siguió asesorando a los organismos militares y supervisando todo informe sanitario oficial: proyectaba reglamentos, sugería normas, estudiaba planes de cuarteles y hospitales.

Nightingale trabajó mucho, hasta que en 1872 sus problemas de salud se agravaron. A partir de entonces se acentuó su interés por el misticismo, aunque sin descuidar sus relaciones personales, especialmente con jóvenes, a quienes infundió su optimismo y sabiduría. Nightingale falleció a los 90 años el 13 de agosto de 1910.

Los aportes a la Enfermería de Florence Nightingale se sustentaron en una concepción higienista y del entorno, y constituyó la base de la práctica enfermera, además de prácticas para resolver problemas educativos y administrativos, hasta 1950.

A partir de la década de los 50 comienza un período de desarrollo investigador que se solapa con el inicio de un desarrollo teórico que alcanza su máximo exponente hacia los años 70 9.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Palacios Ceña, D. La construcción moderna de la Enfermería. Cultura de los cuidados. 2007; 22: 26-32.
  2. González Escudero, C; Gonzalez Santos, P; Mañas, C; Suárez Castañón, JL. Theodoro Fliedner, “Padre de las Diaconisas” de Kaiserswerth, y su aportación a la Enfermería profesional. Híades: Rev. De historia de la Enfermería. 2000; 7: 229-238.
  3. Parentini MR. Historia de la Enfermería. Aspectos relevantes desde sus orígenes hasta el siglo XX. Montevideo: Ed. Trilce; 2002.
  4. Hernández, J.Historia de la Enfermería. Madrid: Interamericana Mc Graw-Hill; 1995: 131-134.
  5. Attewell, A. Florence Nightingale (1820 – 1910). Perspectivas: revista trimestral de educación comparada. 1998; 18 (1): 173 – 189.
  6. González Gil, T. Florence Nightingale. Profesionalización de los cuidados desde una perspectiva de la antropología feminista. Cultura de los cuidados. 2005; 17: 33-40.
  7. León-Castellá, A. Florence Nightingale. Asociación para Mujeres en Matemática. 1993; (23)4: 11-12.
  8. Amaro Cano, MC. Florence Nightingale, la primera gran teórica de Enfermería. Cubana de Enfermería. 2004; 20 (3)
  9. Aimar, A; Videla, N; Torre, M. Tendencias y perspectivas de la ciencia enfermera. Enfermería Global. 2006; 9: 1-9.