Intervención educativa sobre sepsis vaginal en el embarazo adolescente

Intervención educativa sobre sepsis vaginal en el embarazo adolescente

Se realizó una intervención capacitante a jóvenes menores de 20 años con la finalidad de elevar los niveles de conocimientos sobre sepsis vaginal y embarazo en estas edades precoces de la vida. El universo de estudio estuvo comprendido por 30 adolescentes féminas de la cabecera municipal.

Intervención educativa sobre sepsis vaginal en el embarazo adolescente

Municipio Caimanera. Articulo original

Dr. Eusebio Castillo Marcial (1) Rosa Ferreiro Cantillo (2) Leyánis Laffita Rodríguez (3) Oslayda Pérez Santos. (4) Jasmina Julius Valdés (5)

Resumen

Criterios de inclusión: que supieran leer y escribir y estuvieran de acuerdo a participar en el estudio. Se estudiaron variables sociodemográficas como edad y ocupación, y, clínicos epidemiológicos como los principales síntomas y signos de la sepsis vaginal y su repercusión para las embarazadas adolescentes. Se aplicó una encuesta antes y después de la intervención. Se elevaron los niveles de conocimientos de las jóvenes sobre el tema, por lo que se cumplieron los objetivos propuestos.

Palabras clave: sepsis vaginal, embarazada adolecente, intervención capacitante, complicaciones maternas, fetales y neonatales.

  1. Especialista Primer Grado en Medicina General Integral. Máster en Atención Integral al Niño. Profesor Asistente
  2. Especialista en Medicina General Integral. Profesor instructor. Master en Asesoramiento Genético. Profesor Instructor.
  3. Especialista de I Grado en Medicina General Integral. Profesor Instructor.
  4. Licenciada en Enfermería General. Profesor Instructor.
  5. Licenciada en Enfermería General. Profesor Instructor.

Introducción

El embarazo adolecente es un problema de siempre, una asignatura pendiente para la humanidad cuando se ha arribado a los primeros 15 años del siglo XXI y se cuenta con eficaces métodos para su erradicación y control. Factores culturales, étnicos, socioeconómicos, entre otros inciden en su alta incidencia y prevalencia.

La mujer embarazada es más susceptible a la infección que la no grávida, debidos a los cambios y ajuste que ocurren en su sistema inmunológico favorecido por la hormonología de la gravidez y la adaptación necesaria para crear un nuevo ser dentro de su vientre. El embarazo adolescente presupone un riesgo incrementado tanto para la madre como para el producto de la concesión; pero si además a estas condiciones se le suma la sepsis vaginal, entonces estos riesgos se potencializan para el binomio.

La sepsis vaginal es más frecuente en las edades adolescentes que en las adultas, debido a la inestabilidad de la pareja sexual favorecidos por factores biológicos, hormonales, psicológicos, económico sociales entre otros y la deficiente cultura sobre el uso de los métodos contraceptivos de barrera favorecidos por prejuicios, tabúes, costumbres, malos hábitos enraizados en la sociedad y otros fenómenos frecuentes en estas edades.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la adolescencia es el período en la vida de una persona que comprende entre los 10 y los 19 años, al período de la vida en el cual el individuo adquiere la capacidad reproductiva, transita los patrones psicológicos de la niñez a la adultez y consolida la independencia socio – económica, y fija sus límites entre los 10 y 20 años. (1,2 A la adolescencia se la puede dividir en tres etapas:

Adolescencia Temprana (10 a 13 años): Biológicamente, es el periodo peripuberal, con grandes cambios corporales y funcionales como la menarca. Psicológicamente el adolescente comienza a perder interés por los padres e inicia amistades básicamente con individuos del mismo sexo.

Adolescencia media (14 a 16 años): Es la adolescencia propiamente dicha; cuando ha completado prácticamente su crecimiento y desarrollo somático. Psicológicamente es el período de máxima relación con sus pares, compartiendo valores propios y conflictos con sus padres. Es la edad promedio de inicio de experiencia y actividad sexual; se sienten invulnerables y asumen conductas omnipotentes casi siempre generadoras de riesgo.

Adolescencia tardía (17 a 19 años): Casi no se presentan cambios físicos y aceptan su imagen corporal; se acercan nuevamente a sus padres y sus valores presentan una perspectiva más adulta; adquieren mayor importancia las relaciones íntimas y el grupo de pares va perdiendo jerarquía; desarrollan su propio sistema de valores con metas vocacionales reales. (2, 3,4)

Una de cada cinco mujeres en el mundo ya tiene un hijo antes de los 18 años y cada año se producen 16 millones de nacimientos de mamás adolescentes. En las regiones más pobres del planeta a una de cada tres mujeres son madres en la adolescencia. (1,5)

El embarazo en la adolescencia se asocia con mayores tasas de morbilidad y mortalidad, tanto para la madre como para el niño. Las adolescentes embarazadas tienen un riesgo mucho mayor de morir o sufrir complicaciones médicas graves como: placenta previa, hipertensión inducida por el embarazo, parto prematuro, anemia grave, toxemia, metrorragias, Infecciones Urinarias, presentaciones fetales distócicas. (5, 6,7) La infección vaginal presupone una potenciación de las probabilidades de daños, discapacidad y muerte a este grupo atareo.

Las complicaciones durante el embarazo y el parto son la segunda causa de muerte entre las muchachas de 15 a 19 años en todo el mundo. Otras complicaciones maternas se consideran: mala nutrición, mayor número de abortos espontáneos, partos prematuros, desproporción céfalo pélvica, sepsis puerperal, adinamia, atonía y ruptura uterina, rotura prematura de membranas, muerte. (7, 8,9)

Los hijos de madres adolescentes tienen riesgos incrementados de padecer un grupo de patologías. Estudio realizado por Luis Alfonso Mendoza y colaboradores encontraron que las madres