Inicio > Ultimas Publicaciones de la Revista > Endocrinología y Nutrición > Bases moleculares y fisiopatológicas de los nutrimentos no energéticos > Página 7

Bases moleculares y fisiopatológicas de los nutrimentos no energéticos

mental, fatiga y parestesia en las extremidades.

3-            Yodo

El yodo abunda en agua de mar, por tanto su principal fuente son los mariscos. Se encuentra también en la carne, la leche, los huevos, las verduras, los cereales.

Las funciones del yodo en el organismo son las de las hormonas tiroideas, triyodotironina (T3) y tetrayodotironina (T4 o tiroxina). Estas participan en el metabolismo energético al incrementar las oxidaciones biológicas, con lo que aceleran el metabolismo basal; intervienen en la síntesis de proteínas, en la diferenciación celular, en el crecimiento y desarrollo.

La carencia provoca hipotiroidismo; este también se puede producir por las sustancias que impiden la biosíntesis tiroidea de la T3· y de la T4; por ejemplo los percloratos, los sulfocianuros y los tiouracilos, que están presentes estos últimos en alimentos como la col y el brócoli, cuya ingestión excesiva y prolongada es capaz de producir la enfermedad. (2,5, 6,10,20)

Vinculados con el desequilibrio hidroelectrolítico

1- Sodio y potasio

El sodio contenido en el organismos adulto distribuidos en el hueso y disueltos en los espacios intracelular y extracelular; el K tiene cantidades similares pero distribuciones diferentes, cuya cantidad en la dieta es muy importante en las enfermedades cardiovasculares y en las renales.

Se encuentran en los alimentos como la leche y sus derivados, limón, cítricos, plátano, nuez, carne de res, tocino, hígado, riñón, sardinas, huevo, espárragos, cerveza.

El sodio interviene en el transporte de la glucosa y los aminoácidos a través de membrana celular; el potasio es un cofactor para la biosíntesis del glucógeno y las proteínas.

2- Cloro

Se encuentra en el espacio extracelular e intracelular, una tercera parte del cloro extracelular se encuentra en el espacio intersticial, otra en el tejido conectivo y la otra en el plasma y en el agua transcelular del tubo digestivo; su concentración en el hueso es escasa. El cloro intracelular se localiza principalmente en los editorcitos y, en menor concentración, en la mucosa gástrica y en la piel.

El cloro es un buen indicador del líquido extracelular y en el lactante se correlaciona mejor. El sodio es mejor indicador del agua total e interviene como HCL en la digestión gástrica.

3- Agua

El agua como todos conocemos muy importante para el organismo, constituye uno de los nutrimentos esenciales no energéticos que debemos incorporar a través de la dieta.

Existen alimentos que presentan un contenido aceptable de agua como: leche, huevos, carne sancochada, carne bien cocida, frutas y verduras, cereales cocinados, pan, cereales crudos.

La interrelación entre agua, sodio, potasio y cloro se pone de manifiesto en las funciones comunes que desempeñan: mantenimiento de los equilibrios hidroeléctricos y acido básico entre los diferentes compartimientos, así como en los fenómenos de la irritabilidad nerviosa y la muscular. 2, 9,

Tabla 1- 3. Elementos minerales.

Mineral: Cromo

Fuentes: carne, queso, leche, cereal en grano y levadura de cerveza

Funciones: Forma parte del cofactor de tolerancia a la glucosa

Carencia: Su carencia debuta con síntomas semejante a la diabetes mellitus por intolerancia a la glucosa e incapacidad de usar su energía

Mineral: Flúor

Fuentes: agua, sal fluoradas, carne, verdura y mariscos

Funciones: forma parte de la estructura de los huesos y dientes y disminuye el colesterol sanguíneo

Carencia: Su carencia predispone a la osteoporosis y las caries dentales.

Mineral: Molibdeno

Fuentes: Carne, vísceras, cereales de grano, leguminosas, legumbres

Funciones: Cofactor de algunas enzimas, además participa en la estructura de enzimas como la xantina oxidasa y la aldehído oxidasa que intervienen en el proceso de desintoxicación de compuestos nitrosados. Favorece un crecimiento y desarrollo normal.

Carencia: Su déficit podría favorecer algunas disfunciones sexuales masculinas, como, por ejemplo, la impotencia.

Mineral: Selenio

Fuentes: Carnes, mariscos, pescado, leche y granos de cereal enteros cultivados en suelos ricos de este mineral

Funciones: Antioxidante. Cofactor de la glutatión peroxidasa. Protege contra la acidosis producida por el tetracloruro de carbono y los metales pesados, al interactuar con la vitamina E y la metionina

Carencia: Acompaña a la desnutrición proteico- calórica

Mineral: Vanadio

Fuentes: Cereales, nueces, grasa, aceites

Funciones: Inhibidor de la Na- KATPasa. Interviene en el metabolismo del sodio, potasio, del agua y de la glucosa

Carencia: Acompaña a la desnutrición proteico- calórica. Retención de sodio y agua al no inhibir la ATPasa en el tubo proximal de la neurona. Alcalosis metabólica

Mineral: Azufre

Fuentes: Carne, huevo, leche, queso, nueces y leguminosas

Funciones: Constituye vitaminas como la tiamina, la biotina y el ácido Pantoténico. También de aminoácidos como la metionina y la cisteína; la insulina y la queratina y otras biomoléculas como la melanina y el glutatión

Carencia: Carencia de proteínas que lo contienen.

Mineral: Zinc

Fuentes: Carne, vísceras, pescado, mariscos, huevo, germen de trigo, legumbres

Funciones: Cofactor de numerosas enzimas, constituyente de la insulina. Biosíntesis de proteínas y de ácidos nucleicos. Crecimiento, reproducción, cicatrización y agudeza gustativa

Carencia: Acompaña a la desnutrición grave. Retraso de crecimiento somático y del desarrollo genital. Pérdida del sentido del gusto.

Mineral: Cobalto

Fuentes: Carne, pescado, aves, vísceras, marisco, leche, huevos

Funciones: Forma parte de la vitamina B12

Carencia: Iguales trastornos que en caso de la vitamina B12

Los minerales como se pueden ver conforman los nutrimentos