Cáncer de Tiroides y sus Generalidades

Cáncer de Tiroides y sus Generalidades

Autora principal: Mariana Meneses Carvajal

Vol. XVII; nº 24; 950

Thyroid cancer and it´s generalities

Fecha de recepción: 23/11/2022

Fecha de aceptación: 21/12/2022

Incluido en Revista Electrónica de PortalesMedicos.com Volumen XVII. Número 24 Segunda quincena de Diciembre de 2022 – Página inicial: Vol. XVII; nº 24; 950

Autoras:

Mariana Meneses Carvajal.   Caja Costarricense del Seguro Social,  Costa Rica

Sofía Madrigal Zamora.  Caja Costarricense del Seguro Social, Costa Rica

Nazareth Castillo Chacón.  Caja Costarricense del Seguro Social, Costa Rica

Karla Francini Víquez Redondo   Caja Costarricense del Seguro Social, Costa Rica

María Jesús Hidalgo Solís. Caja  Costarricense del Seguro Social, Costa Rica

Resumen

El carcinoma de tiroides es la neoplasia endocrina más frecuente y la principal causa de muertes de todos los tumores endocrinos.

La sospecha de un cáncer de tiroides comienza con el hallazgo de un nódulo en el tiroides. La mayoría de estos nódulos son benignos y no corresponden a patología tumoral.

Hay cuatro tipos fundamentales de cáncer de tiroides que se comportan de forma diferente: papilar, folicular, medular y anaplásico.

Su tratamiento varia, cirugía; según las extensión son varias técnicas que se pueden realizar, tiroidectomía total y hemitiroidectomia, disección cervical también se cuenta con yodo radiactivo, tratamiento  hormonal de supresión tsh, radioterapia y quimioterapia.

Las complicaciones más frecuentes; hipotiroidismo, parálisis de cuerdas vocales, hipoparatiroidismo.

Una vez tratado con éxito un cáncer de tiroides, hay que realizar revisiones periódicas con el objetivo de detectar las posibles recaídas y controlar los efectos secundarios.

Abstract

Thyroid carcinoma is the most common endocrine neoplasm and the leading cause of death of all endocrine tumors.

The suspicion of thyroid cancer begins with the finding of a nodule in the thyroid. Most of these nodules are benign and do not correspond to pathologytumor

There are four main types of thyroid cancer that behave differently: papillary, follicular, medullary, and anaplastic.

His treatment varies, surgery; According to the extension, there are several techniques that can be performed, total thyroidectomy and hemithyroidectomy, cervical dissection, radioactive iodine, hormonal treatment of tsh suppression, radiotherapy and chemotherapy are also available.

The most frequent complications; hypothyroidism, vocal cord paralysis, hypoparathyroidism.

Once thyroid cancer has been successfully treated, regular check-ups must be carried out in order to detect possible relapses and control side effects.

Introducción

El cáncer de tiroides es el sexto más diagnosticado en mujeres.

El cáncer de tiroides se encuentra actualmente como la neoplasia maligna más común del sistema endocrino.

Ecuador, Brasil, Costa Rica y Colombia tienen las tasas más altas en Latinoamérica de cáncer de tiroides, que afecta en mayor grado a las mujeres, aunque reporta una baja mortalidad y un pronóstico favorable. (16)

Método

Se realizó una extensa revisión bibliográfica de artículos. Tanto en el idioma ingles como español. Se seleccionaron 16 referencias del 2016-2021 que tuvieran relevancia científica. La búsqueda de información se realizo en múltiples base de datos como Medline,  Cochrane, american thyroid association, mayo clinic, american cancer society.

Que es la Glándula Tiroides

El término tiroides se deriva del griego y describe la glándula en forma de escudo ubicada en la parte frontal del cuello. La descripción anatómica clásica de esta glándula se realizó en los siglos XVI y XVII.  (1)

La tiroides de un adulto pesa de 10 a 20 gramos y es responsable de la producción de tres hormonas metabólicas: tiroxina, triyodotironina y calcitonina. (1)

Epidemiologia

En el país se diagnostican más de 600 casos nuevos de este padecimiento anualmente y presenta una mortalidad inferior al 1%. Un diagnóstico temprano es relevante para la detección oportuna.

En nuestro país por cada hombre hay 6 mujeres con diagnóstico con carcinoma tiroideo y se muestra una mayor incidencia en el grupo de 45 y 54 años. (2)

Factores de riesgo

  • Edad y Genero

El cáncer de tiroides puede ocurrir a cualquier edad. Sin embargo, para las mujeres quienes con más frecuencia están en las edades de 40 a 59 años al momento del diagnóstico), el riesgo está en su punto más alto a una edad menor que para los hombres quienes usualmente están en las edades de 60 a 79 años. (3)

  • Radiación

La exposición a la radiación es un factor de riesgo probado para el cáncer de tiroides. Las fuentes de tal radiación incluyen ciertos tratamientos médicos y precipitación radiactiva de armas nucleares o accidentes en plantas energéticas.

Los tratamientos de radiación dirigidos a la cabeza o al cuello durante la infancia constituyen un factor de riesgo del cáncer de tiroides. El riesgo depende de la cantidad de radiación administrada y de la edad del niño. En general, el riesgo aumenta cuando se administran mayores dosis y mientras menos edad tenga el paciente al momento del tratamiento. (3)

El accidente nuclear más estudiado por su magnitud ha sido la explosión del reactor nuclear de Chernobyl en abril de 1986 en Ucrania, como consecuencia de la fuerte exposición, los habitantes tuvieron un incremento de cáncer de tiroides tipo papilar principalmente en niños menores de 5 años de edad.(5)

Algunos profesionales sanitarios como tecnólogos de radiología, traumatólogos, cirujanos, radioterapista; presentan un apreciable riesgo de exposición a radiación. (4)

·                    Sobrepeso u obesidad

Según la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), las personas con sobrepeso u obesidad tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de tiroides que las que no tienen sobrepeso u obesidad. El riesgo parece ser mayor a medida que aumenta el índice de masa corporal . (3)

·                    Yodo en la alimentación

Los cánceres foliculares de tiroides son más comunes en algunas áreas del mundo en las que la alimentación de las personas es baja en yodo. Por otro lado, una alimentación con mucho yodo puede aumentar el riesgo de cáncer de tiroides papilar. En los Estados Unidos, la mayoría de las personas obtienen suficiente yodo en la alimentación, ya que se le añade a la sal de mesa y a otros alimentos.(3)

Tipos

En términos histológicos, podemos subdividirlos en diferenciados, medulares y anaplásicos1. Los tumores diferenciados (carcinoma papilar, carcinoma folicular y células de Hurthle) corresponden al 95% de los casos y se originan a partir de células foliculares del tiroides.

El carcinoma papilar es el tumor de tiroides más común y representa del 50 al 90% de los cánceres de tiroides diferenciados de células foliculares. La mayoría se diagnostica entre los 30 y los 50 años, principalmente mujeres. Aproximadamente un tercio de los pacientes tienen linfadenopatía clínicamente significativa en el momento de la presentación. Solo del 1% al 7% de los pacientes tienen metástasis a distancia en el momento del diagnóstico. Aproximadamente el 15% de los pacientes tendrá una recurrencia de la enfermedad, e incluso una proporción menor (5%) de los pacientes tiene un pronóstico fatal. (6)

Carcinoma papilar de tiroides

El carcinoma papilar es el tipo más común y representa alrededor del 70-80% de todos los cánceres de tiroides. El cáncer papilar puede ocurrir a cualquier edad. Tiende a crecer lentamente y a menudo se disemina a los ganglios linfáticos del cuello. Sin embargo, a diferencia de otros tipos de cáncer, el cáncer papilar tiene un pronóstico excelente, incluso si se ha diseminado a los ganglios linfáticos. (7)

Carcinoma Folicular

Cáncer folicular de tiroides. El cáncer de tiroides folicular también se origina en las células foliculares de la tiroides. Suele afectar a personas mayores de 50 años. El carcinoma oxitrófico es un tipo de carcinoma folicular de tiroides poco frecuente y, a veces, más agresivo.

Carcinoma Anaplásico

El cáncer de tiroides anaplásico es un tipo poco común de cáncer de tiroides que se origina en las células foliculares. Crece rápidamente y es muy difícil de tratar. El cáncer de tiroides indiferenciado generalmente ocurre en adultos de 60 años o más.

Medular

Este tipo de cáncer comienza en las células tiroideas llamadas células C, que producen la hormona calcitonina. Los niveles elevados de calcitonina en la sangre pueden indicar que el cáncer de tiroides medular se encuentra en una etapa muy temprana Existen determinados síndromes genéticos que aumentan el riesgo de padecer cáncer medular de tiroides, aunque el vínculo genético no es común.

Clínica

El signo principal del cáncer de tiroides es una masa (nódulo) en la tiroides. La mayoría de los cánceres no causan ningún síntoma (consulte el Manual de nódulos tiroideos). Los análisis de sangre no suelen ayudar a detectar el cáncer de tiroides, mientras que los análisis de tiroides (como la TSH) suelen ser normales, incluso si hay cáncer. El examen del cuello por parte de un médico es la forma más común de detectar nódulos tiroideos y cáncer. Por razones no relacionadas con la tiroides, los nódulos tiroideos a menudo se encuentran accidentalmente durante las pruebas de imagen (como tomografías computarizadas y exámenes de ultrasonido del cuello). A veces, el mismo paciente encuentra un bulto en el cuello cuando se mira en el espejo, se abotona una camisa o usa un collar, y se pueden encontrar nódulos. Los nódulos tiroideos o el cáncer rara vez causan síntomas.

En estos casos, los pacientes pueden quejarse de dolor de cuello, mandíbula o oído. Si el nódulo es lo suficientemente grande como para comprimir la tráquea o el esófago, puede causar dificultad para respirar, tragar o «picazón» en la garganta. Si el cáncer estimula los nervios que controlan las cuerdas vocales, la ronquera rara vez ocurre. Lo importante que debe recordar es que los cánceres que se originan en los nódulos tiroideos generalmente no producen síntomas. Incluso si el cáncer está presente, las pruebas de función tiroidea suelen ser normales. La mejor manera de encontrar los nódulos tiroideos es asegurarse de que su médico le examine el cuello en su inspección regular. (7)

Diagnóstico

El examen físico es el principal método para la detección de alguna anomalía, ante la sospecha se realiza ultrasonido y biopsia por aspiración con aguja fina (BAAF). Cuando se confirma el diagnóstico se recomienda realizar una radiografía de tórax para descartar metástasis pulmonares macroscópicas. (9)

Examen físico y antecedentes de salud: examen del cuerpo para revisar el estado general de salud e identificar cualquier signo de enfermedad, como masas, bultos (nódulos) o hinchazón en el cuello, la laringe y los ganglios linfáticos, así como cualquier otra cosa que parezca anormal. También se toman datos sobre los hábitos de salud, los antecedentes de enfermedades y los tratamientos anteriores.

Laringoscopia: procedimiento en el que el médico examina la laringe con un espejo o un laringoscopio. Un laringoscopio es un instrumento en forma de tubo delgado, con una luz y una lente para observar. Un tumor de tiroides puede presionar las cuerdas vocales. La laringoscopia se hace para observar si las cuerdas vocales se mueven normalmente.(10)

Estudios de hormonas en la sangre: pruebas por las que se examina una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas hormonas que los órganos y tejidos del cuerpo liberan en la sangre. Una cantidad anormal (mayor o menor que la normal) de una sustancia suele ser signo de enfermedad en el órgano o el tejido que la elabora. A veces se examina la sangre para determinar si hay concentraciones anormales de la hormona estimulante de la tiroides (TSH). La hipófisis en el encéfalo elabora la TSH. Esta hormona estimula la liberación de la hormona tiroidea y controla la rapidez con la que crecen las células foliculares de la tiroides. También es posible que se examine la sangre para determinar si hay concentraciones altas de la hormona calcitonina y anticuerpos antitiroideos.(10)

Estudios bioquímicos de la sangre: pruebas por las que se examina una muestra de sangre para medir la cantidad de ciertas sustancias, como el calcio, que los órganos y tejidos del cuerpo liberan en la sangre. Una cantidad anormal (mayor o menor que la normal) de una sustancia puede ser un signo de enfermedad.(10)

Ecografía: procedimiento para el que se hacen rebotar ondas de sonido de alta energía (ultrasónicas) en los tejidos u órganos internos a fin de producir ecos. Los ecos forman una imagen de los tejidos del cuerpo que se llama ecograma. La imagen se puede imprimir para observar más tarde. Este procedimiento muestra el tamaño del nódulo tiroideo y permite saber si el nódulo es sólido o es un quiste lleno de líquido. A veces, la ecografía se usa para guiar una biopsia por aspiración con aguja fina.(10)

Las características ecográficas de los nódulos que sugieren malignidad son: nódulo sólido hipoecogénico o marcadamente hipoecogénico, más alto que ancho, de bordes irregulares, microlobulados o espiculados y con microcalcificaciones. La heterogeneidad no es un signo específico, lo mismo para la naturaleza sólida. Los contornos mal definidos tampoco. La hipoecogenicidad en nódulos menores de 10 mm tiene menor valor predictivo positivo que en nódulos de más de 10 mm3. Las calcificaciones a modo de cápsula tienen alta especificidad cuando se encuentran asociadas a un nódulo que claramente las rebasa . Considerando sólo el tamaño de los nódulos, se sugiere puncionar los nódulos sólidos mayores de 10 mm de diámetro y los sólido-quísticos mayores de 20 mm. Mientras más criterios de malignidad presenta el nódulo, mayor será la probabilidad de malignidad (13)

Tomografía computarizada (TC): procedimiento para el que se toma una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo, como el cuello, desde ángulos diferentes. Las imágenes se crean con una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se inyecta un tinte en una vena o se ingiere a fin de que los órganos o los tejidos se destaquen de forma más clara. Este procedimiento también se llama tomografía computadorizada, tomografía axial computarizada (TAC) o exploración por TAC. ) (10)

Finalmente, se ha propuesto el sistema Bethesda para clasificar los resultados de las BAAF o aspirados (11). Con este sistema, se han disminuido los aspirados indeterminados a costa de un incremento de los aspirados benignos, pero sin incremento de los malignos, disminuyendo el número de cirugías innecesarias 12(Tabla 1).

Categoría Diagnóstica Riesgo de malignidad (%) Tratamiento
I. No diagnóstica 1 a 4 Repetir BAFF
II. Benigna 0 a 3 Seguimiento clínico
III. Atipia de significado incierto o lesión folicular de significado incierto 5 a 15 Repetir BAAF
IV. Neoplasia folicular o sospechosa 15 a 3 Lobectomía
V. Sospechoso de malignidad 60 a 75 Lobectomía o tiroidectomía
Maligna 97 a 99 Tiroidectomía Total

Tabla 1

Tratamiento

El tratamiento del carcinoma papilar de tiroides debe estar basado en el riesgo: muy bajo, bajo, intermedio, o alto. La tiroidectomía total está indicada en el carcinoma papilar de tiroides de riesgo alto, pero no en el carcinoma papilar de tiroides de riesgo bajo o muy bajo. En el carcinoma papilar de tiroides de riesgo intermedio la extensión de la tiroidectomía está determinada por el pronóstico y las características del paciente.

Se recomienda disección ganglionar linfática central profiláctica combinada durante el tratamiento quirúrgico del carcinoma papilar de tiroides. En el carcinoma papilar de tiroides de riesgo bajo no se recomienda disección ganglionar linfática lateral profiláctica. En el carcinoma papilar de tiroides de riesgos intermedio y alto la decisión de disección ganglionar linfática lateral profiláctica depende de los factores pronósticos, características y decisión del paciente.

Carcinoma folicular de tiroides

En el carcinoma folicular de tiroides ampliamente invasivo con metástasis a distancia se recomiendan tiroidectomía total y terapia con yodo radiactivo. En el carcinoma folicular de tiroides ampliamente invasivo sin metástasis a distancia diagnosticado después de lobectomía se recomienda completar una tiroidectomía total.

En el carcinoma folicular de tiroides mínimamente invasivo sin metástasis a distancia después de lobectomía no se recomienda siempre completar una tiroidectomía total.

Carcinoma medular de tiroides

Debe realizarse un análisis de mutación del gen RET a todos los pacientes con carcinoma medular de tiroides.

No se recomienda tiroidectomía total profiláctica a todos los portadores de mutaciones RET que no han desarrollado carcinoma medular de tiroides.

En el carcinoma medular de tiroides hereditario se recomienda tiroidectomía total aunque la lesión esté solo en un lóbulo, porque puede haber células C cancerosas en ambos lóbulos.

También se recomienda disección ganglionar linfática central profiláctica en el carcinoma medular de tiroides.

Carcinoma indiferenciado

En el carcinoma indiferenciado se recomiendan tiroidectomía total, disección ganglionar linfática profiláctica, y terapia con yodo radiactivo.

Carcinoma tiroideo anaplásico

Después de tratamiento quirúrgico curativo del carcinoma tiroideo anaplásico se recomiendan terapias adyuvantes (14)

 El tratamiento con yodo 131 es un procedimiento aceptado para las metástasis que no se pueden extirpar y que pueden captar yodo radioactivo.

El carcinoma de tiroides diferenciado por lo general es capaz de producir tiroglobulina, la proteína de la glándula tiroides a partir de la cual se sintetizan las hormonas tiroideas tiroxina y triyodotirosina, y captar yodo radioactivo. La tiroglobulina es producida sólo por las células de la tiroides. Si se extrae con éxito todo el tejido tiroideo normal y maligno, se piensa que cualquier nivel de tiroglobulina detectado posteriormente en un paciente con carcinoma tiroideo diferenciado es producto de una neoplasia recidivante. Por lo tanto, la gammagrafía corporal total diagnóstica con yodo radioactivo y la medición de los niveles de tiroglobulina sérica son los dos métodos principales para detectar la enfermedad metastásica del carcinoma tiroideo diferenciado. Los niveles de tiroglobulina no detectables con gammagrafía corporal total con yodo radioactivo negativo indican la remisión completa, mientras que la tiroglobulina detectable o elevada se asocia con la presencia de la captación del yodo radioactivo en las metástasis locales o a distancia (15)

Conclusión

El cáncer de tiroides es una neoplasia de evolución lenta, siendo el carcinoma papilar el tipo histológico más frecuente..

Referencias

  1. Townsend, C. et al. Sabiston textbook of surgery. The biological basis of modern surgical practice. 20th edition. (2017), pp. 881-885
  2. Caja Costarricense de Seguro Social.2021. Disponible en: https://www.ccss.sa.cr/noticias/salud_noticia?incrementa-cancer-de-tiroides-en-costa-rica-y-ccss-insiste-en-deteccion-temprana.
  3. American Cáncer Society. Cáncer de Tiroides. 2021. Disponible en: http://www.cancer.org/espanol/cancer/cancerdetiroides/guiadetallada/cancer-de-tiroides-what-is-key-statistics.
  4. Yerubandi V, Chin BB, Sosa J, Hoang J. Incidental Thyroid Nodules at Non-FDG PET Nuclear Medicine Imaging: Evaluation of Prevalence and Malignancy Rate. AJR Am J Roentgenol. 2016 Feb; 206(2):420-5. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26797373.
  5. Takamura N. Radiation and risk of thyroid cancer: Fukushima and Chernobyl. Lancet Diabetes Endocrinol. 2016 Aug; 4(8):647. Disponible en: https://www.thelancet.com/journals/landia/article/PIIS2213-8587(16)30112-7/fulltext
  6. B. Larsen, H.M. Kronenberg, S. Melmed, K.S. Polonsky. Williams Texbook of Endocrinology, 13 (2006), pp. 516-530.
  7. American thyroid association. 2017. Disponible en: https://www.thyroid.org/cancer-de-tiroides/
  8. Mayo Clinic. Cancer de Tiroides. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/thyroid-cancer/symptoms-causes/syc-20354161
  9. Abu-Ghanem S, Cohen O, Lazutkin A, Abu-Ghanem Y, FlissD,yYehuda M. (2015). “Evaluation of clinical presentation and referral indications for ultrasound-guided fine-needle aspiration biopsy of the thyroid as posible predictors of thyroid cancer”. Head pag 1-5
  10. NIH INSTITUTO NACIONAL DEL CANCER. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/tiroides/paciente/tratamiento-tiroides-pdq
  11. Cibas E, Ali SZ. The Bethesda System for Reporting Thyroid Cytopathology. 2009;19(11):1159-65.
  12. Richmond BK, O’Brien BA, Mangano W, Thompson S, Kemper S. The impact of implementation of the Bethesda System for Reporting Thyroid Cytopathology on the surgical treatment of thyroid nodules. Am Surg.2012;78(6):706-10
  13. Maite Lobo. Ecografía de tiroides. Revista Médica Clínica Las Condes Volume 29, Issue 4, July–August 2018, Pages 440-449. https://doi.org/10.1016/j.rmclc.2018.06.002
  14. Ito Y, Onoda N, Okamoto T. The Revised Clinical Practice Guidelines on the Management of Thyroid Tumors by the Japan Associations of Endocrine Surgeons: Core Questions and Recommendations for Treatments of Thyroid Cancer. Endocr J.9 Abr 2020. doi: 10.1507/endocrj.EJ20-0025. PMID: 32269182.
  15. Chao Ma AnrenKuangJiaweiXie. Tratamiento con yodo radioactivo para el carcinoma tiroideo diferenciado con positividad para tiroglobulina y metástasis negativas al yodo radioactivo. Disponible en: https://www.cochranelibrary.com/es/cdsr/doi/10.1002/14651858.CD006988.pub2/full/es
  16. Ecuador, entre países con tasa más alta de cáncer de tiroides. Ecuador: Ecuavisa; 2017 . Disponible en: http://www.ecuavisa.com/articulo/tendencias/medicina/322796-ecuador-entre-paises-tasa-mas-alta-cancer-tiroides