Inicio > Ultimas Publicaciones de la Revista > Cardiología > Cuidados y complicaciones tras un cateterismo terapéutico con acceso radial, una revisión bibliográfica

Cuidados y complicaciones tras un cateterismo terapéutico con acceso radial, una revisión bibliográfica

Cuidados y complicaciones tras un cateterismo terapéutico con acceso radial, una revisión bibliográfica

Autora principal: Mirentxu Muguerza Amigorena

Vol. XVIII; nº 1; 6

Care and complications after a therapeutic catheterism with radial access, a literature review

Fecha de recepción: 08/12/2022

Fecha de aceptación: 09/01/2023

Incluido en Revista Electrónica de PortalesMedicos.com Volumen XVIII. Número 1 Primera quincena de Enero de 2023 – Página inicial: Vol. XVIII; nº 1; 6

Autores:

  1. Mirentxu Muguerza Amigorena, Hospital Universitario de Navarra, Pamplona, España
  2. Rebeca Pilar Martínez de Morentin Navarcorena, Clínica San Miguel, Pamplona, España

Resumen: Un cateterismo cardíaco es un procedimiento que tiene como fin conocer las estructuras cardíacas, mediante la administración de contraste yodado en las principales arterias y cavidades del corazón para su posterior visualización mediante el uso de Rayos X. Puede ser realizado utilizando distintos accesos pero, el más frecuente hoy en día por sus beneficios, es el acceso radial. Tras el procedimiento el paciente podrá irse a casa, o quedarse ingresado si lo requiere, pero siempre deberá permanecer unas horas en observación, donde el personal de enfermería llevará a cabo los principales cuidados postcateterismo y podrá valorar la aparición de posibles complicaciones.

El objetivo de este artículo es, por un lado, describir los principales cuidados que se deben llevar a cabo tras un cateterismo diagnóstico con acceso radial y, por otro, saber cuáles son las principales complicaciones que pueden ocurrir y qué hacer en el caso de que aparezcan. Para ello, se ha llevado a cabo una revisión bibliográfica de diferentes artículos relacionados con el tema. Tras la revisión, se puede concluir que el cateterismo por vía radial, a pesar de ser un procedimiento con pocas complicaciones, requiere unos cuidados para garantizar su éxito. Por ello, es importante que el personal de enfermería conozca cuáles son los cuidados que se deben seguir y cuáles son las posibles complicaciones y cómo actuar ante ellas.

PALABRAS CLAVE: cateterismo cardíaco, acceso radial, cuidados y enfermería

Abstract: A cardiac catheterization is a procedure whose purpose is to know the cardiac structures, by means of the administration of iodinated contrast in the main arteries and cavities of the heart for its later visualization through the use of X-rays. It can be performed using different accesses but, the most frequent today for its benefits, is the radial access. After the procedure, the patient can go home, or stay hospitalized if required, but they must always remain for a few hours under observation, where the nursing staff will carry out the main post-catheterization care and will be able to assess the appearance of possible complications.

The objective of this article is, on the one hand, to describe the main care that must be carried out after a diagnostic catheterization with radial access and, on the other, to know what are the main complications that can occur and what to do in case they appear. For this, a bibliographic review of different articles related to the subject has been carried out. After the review, it can be concluded that radial catheterization, despite being a procedure with few complications, requires some care to guarantee its success. For this reason, it is important that nursing staff know what care should be followed and what are the possible complications and how to deal with them.

KEYWORDS: cardiac catheterization, radial acces, care and nursing Los autores de este manuscrito declaran que:

Todos ellos han participado en su elaboración y no tiene conflictos de intereses. La investigación se ha realizado siguiendo las Pautas Éticas Internacionales para la Investigación relacionada con la salud de los seres humanos elaborada por el Consejo de Organizaciones Internacionales de las Ciencias Médicas (CIOMS) en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS). El manuscrito es original y no contiene plagio. El manuscrito no ha sido publicado en ningún medio y no está en proceso de revisión en otra revista. Han obtenido los permisos necesarios. Han preservado las identidades de los pacientes.

Introducción:

El cateterismo cardíaco, es un procedimiento que se lleva a cabo en la sala de Hemodinámica y tiene como fin, aportar información sobre la anatomía y función del corazón. Permite conocer las principales estructuras cardíacas como grandes  vasos, cavidades, válvulas y arterias, con un fin diagnóstico o terapéutico. Para poder visualizar estas estructuras, es necesario administrar contraste yodado y usar rayos X.

La coronagriografia es un procedimiento que muestra el estado de las arterias coronarias para poder ver si presentan zonas más estrechas, generalmente por aterosclerosis, y que suelen producir angina de pecho o infarto de miocardio, si ocurren de manera súbita, insuficiencia cardíaca o en el peor de los casos, la muerte.

Otras técnicas que se pueden llevar a cabo con el cateterismo son: medida de presiones de distintas cavidades, respuesta cardíaca a diferentes fármacos, o toma de muestras del interior del corazón.

Para poder acceder al corazón, es necesario realizar una punción en la piel por donde introducir los catéteres. El acceso varía en función de las cavidades que se quieren estudiar, venoso o arterial, y la localización va a depender de las características del procediendo y del paciente. Habitualmente, si las características del paciente y del procedimiento lo permiten, se utiliza el acceso radial por la muñeca derecha o izquierda. Este acceso es de elección porque tiene numerosas ventajas. Algunas de ellas son:

-Disminuye las complicaciones vasculares del sitio de punción, incluso en pacientes que estén muy anticoagulados.

-Es más fácil llevar a cabo la hemostasia.

-Aumenta el confort en el paciente, ya que no requiere reposo prolongado y se evitan así problemas relacionados con el reposo como dolor articular, dificultades en la micción…

-Al disminuir el tiempo de estancia hospitalaria, se reducen los costes sanitarios.

El acceso por vía radial está indicado en todos los pacientes que tengan pulso radial palpable y un test de Allen positivo, es decir buena circulación de la arteria cubital, y en pacientes que tengan contraindicada la vía femoral por falta de pulso, enfermedad aorto-ilíaca, aneurisma de aorta…

Por otro lado, está contraindicado si hay ausencia de pulso radial palpable, el test de Allen es negativo o existen fístulas arteriovenosas para hemodiálisis o se prevén que puedan existir, o si el paciente tiene linfedema.

Entre las principales limitaciones de la vía radial se encuentran: arterias muy finas o procedimientos complejos que requieren catéteres de calibre mayor a 7Fr.

Una vez realizado el procedimiento, se debe retirar el introductor radial y, para evitar el sangrado, se debe realizar compresión durante unas horas. Para ello, hoy en día se utilizan unas pulseras que permiten llevar a cabo la hemostasia de manera segura y sencilla. Estas pulseras se ajustan con unos velcros a la muñeca del paciente y cuentan con un balón que al inflarse con aire, comprime la zona de punción y favorece así la hemostasia. Además, al ser transparentes, permiten visualizar el punto de punción para poder valorar si existe sangrado. La cantidad de aire que se necesita administrar para comprimir, va a variar en función del tamaño de muñeca del paciente, tamaño del introductor y procedimiento realizado. Se debe dejar reflejado en la hoja de registro de enfermería el aire utilizado en cada caso. Así, una vez colocada la pulsera de hemostasia y siempre que el paciente esté estable, pasará a observación donde deberá permanecer las siguientes horas bajo el cuidado de enfermería, que valorará la aparición de complicaciones y retirará la pulsera cuando sea el momento.

Palabras clave: cateterismo cardíaco, acceso radial, cuidados y enfermería

Objetivos: el principal objetivo de este artículo es conocer los cuidados a tener en cuenta tras la realización de un cateterismo diagnóstico con acceso radial, con el fin de disminuir las complicaciones. Por otro lado, otro objetivo ha sido conocer las posibles complicaciones que pueden aparecer tras un cateterismo y qué hacer si

Metodología: se ha realizado una revisión bibliográfica acerca de los cuidados que requiere un paciente tras un cateterismo diagnóstico con acceso por la arteria Para ello, se han buscado artículos utilizando las palabras clave: cateterismo cardíaco, acceso radial, cuidados y enfermería. Entre los artículos disponibles, se han seleccionado aquellos publicados entre 2017 y 2022, en inglés y castellano. También se ha consultado un manual publicado por la Asociación Española de Enfermería en Cardiología en el año 2007.

Resultados:

Tras la revisión bibliográfica, se puede concluir que el cateterismo mediante acceso radial es un procedimiento con pocas complicaciones y múltiples beneficios en el paciente. Favorece su bienestar, aumenta su autonomía, permite la ingesta y deambulación precoz y disminuye la ansiedad en el paciente. No obstante, requiere unos cuidados específicos para minimizar las complicaciones relacionadas con el acceso radial.

Tras la realización del cateterismo y retirada del introductor radial, se debe realizar compresión en la zona de punción para evitar el sangrado y favorecer así la correcta hemostasia. Para ello, lo más habitual es realizar compresión mecánica con una pulsera que al inflarse con aire, comprime la zona de punción y facilita la compresión. Esta pulsera o banda radial, se suele hinchar con 13-20 cc de aire, dependiendo de las características del paciente, procedimiento realizado y tamaño del introductor utilizado. Se debe reflejar en la hoja de enfermería, la cantidad de aire con la que se ha inflado la pulsera.

Una vez colocada, y para garantizar la correcta hemostasia, debe permanecer inflada durante 2 horas en procedimientos diagnósticos y 4h en el caso de terapéuticos. En ambos casos, una vez transcurrido el tiempo de hemostasia necesario, se comienza a desinflar la pulsera de manera paulatina, valorando siempre la ausencia de sangrado. Primero se quitan 3 cc y, si pasados 15 minutos el punto de punción no sangra, se desinflan otros 3cc, y si continúa sin sangrar, a los 30 minutos se desinflará el resto. Si, al cabo de una hora, no hay complicaciones, se retirará la pulsera y se dejará un apósito compresivo, que se retirará el día siguiente. Si, por el contrario, hubiese sangrado durante el desinflado, se volverá a inflar el globo con la presión anterior.

En cuanto a los cuidados de enfermería que se deben llevar a cabo tras un cateterismo con acceso radial destacan:

-Vigilar zona de punción y valorar la perfusión tisular, con el fin de optimizar la circulación sanguínea del arco palmar. Se debe valorar la coloración y temperatura de la mano, pulso distal palpable, retorno venoso, ausencia de edema y comprobación del flujo arterial permeable mediante pletismografía.

-Vigilar constantes: tensión arterial, frecuencia cardíaca y saturación de oxígeno.

-Manejo del dolor y administrar analgesia si es preciso.

-Permanecer en reposo hasta la retirada del introductor y posteriormente favorecer la deambulación para prevenir complicaciones relacionadas con la inmovilización prolongada como lumbalgias, dolores articulares y globo vesical.

-Iniciar tolerancia oral transcurrida 1 hora del final del procedimiento, si el paciente se encuentra bajo efectos de medicaciones sedantes se prolongará este periodo.

-Vigilar la primera micción e incentivar al paciente a que beba líquidos, si no existe contraindicación para ello, con el fin de eliminar el contraste.

-Indicar al paciente, de manera oral y escrita, los cuidados que debe seguir para evitar complicaciones, y comprobar que ha comprendido la información. Se le informará de que no debe realizar fuerza con la mano afectada durante las primeras horas y que debe evitar movimientos de extensión y flexión. Si es necesario, se colocará un cabestrillo para asegurar la inmovilidad del miembro. Se debe informar también, que durante los siguientes 2-3 días deberá evitar coger peso, conducir y evitar movimientos repetitivos del brazo.

-Vigilar la aparición de posibles complicaciones.

El acceso radial es un acceso seguro y con mínimas complicaciones, lo que lo convierte en la vía de elección de la mayoría de cateterismos. No obstante, ya que existen algunas complicaciones, es importante que el personal de enfermería las conozca y sepa cómo actuar ante ellas. Entre las complicaciones más frecuentes encontramos:

-Sangrado: es la complicación más frecuente. Si ocurre, se debe aplicar compresión manual y colocar de nuevo un vendaje compresivo o la pulsera radial hasta que ceda.

-Hematoma: ocurre al acumularse sangre en el tejido subcutáneo. Se debe realizar compresión hasta su reducción y control. Se colocará un vendaje compresivo sobre el hematoma para favorecer su reabsorción.

-Pseudoaneurisma: ocurre tras una inadecuada compresión tras la punción de la arteria radial. Se debe colocar un vendaje compresivo durante 12h y se valorará su resolución mediante ecoDoppler.

-Oclusión de la arteria radial (OAR): ocurre por una compresión excesiva sobre la arteria radial que produce ausencia de flujo arterial. En el 90% de los casos, se resuelven de manera espontánea en un periodo de 6 meses.

-Fístula arteriovenosa: se manifiesta por dolor, paresias y edema de la mano y se confirma con ecografia. Se debe aplicar compresión durante 24h y elevar el miembro.

Por último, si transcurridas las horas necesarias para la hemostasia, el paciente se encuentra estable y sin complicaciones podrá irse de alta siguiendo los cuidados descritos anteriormente durante los siguientes días, y acudirá a revisión cuando sea citado por su cardiólogo.

Discusión: el cateterismo cardíaco por acceso radial es un procedimiento habitual y que, por lo general, presenta pocas complicaciones. No obstante, tras su realización son necesarios una serie de cuidados específicos para garantizar el éxito del procedimiento. Estos cuidados son brindados generalmente por personal de enfermería en unidades de observación, por lo que es imprescindible que las enfermeras conozcan qué es un cateterismo y qué cuidados requiere un paciente que ha sido sometido a uno. También es importante que las enfermeras conozcan cuales son las posibles complicaciones que pueden aparecer para poder reconocerlas y actuar de manera correcta si ocurren

Bibliografía

  1. Sandra Carolina, Cuidados de enfermería y complicaciones post-cateterismo cardíaco diagnóstico y terapéutico en un efector privado de Rosario”. Actividad académica tesina.
  2. Rubio Alcañiz, V; Benítez Martín, P; Latorre Jiménez, JM; Lorenzo García, D; Álvarez Vázquez, Influencia del tipo de punción radial en las complicaciones vasculares tras el cateterismo cardiaco. Enfer Cardiolo 2019; 26 (78): 69-73
  1. Rodríguez Camacho, JL; Rodríguez Valiente, S; Jara Valiño, FJ. El manejo de la pulsera de compresión radial por enfermería post-cateterismo. Rev. Electrónica portales médico. 21 de marzo de 2018
  2. Sanmartín, M; Cuevas, D; Goicolea, J; Ruiz-Salmerón, R; Gómez, M; Argibay,V. Complicaciones vasculares asociadas al acceso transradial para el cateterismo cardíaco. Rev Esp Cardiol 2004; 57 (6): 581-4
  3. Argibay Pytlik, V; Gómez Fernández, M; Jiménez Pérez, R; Santos Véles, S; Serrano Poyato, C. Manual de Enfermería en Cardiología Intervencionista y Hemodinámica. Protocolos unificados. Asociación Española de Enfermería en Cardiología