Cómo ayuda la fibra dietética a las bacterias “buenas” a ganar la batalla de la flora intestinal

Cómo ayuda la fibra dietética a las bacterias “buenas” a ganar la batalla de la flora intestinal

En nuestro intestino se libra constantemente una intensa batalla por el control del territorio. Es fundamental para nuestra salud que la flora saludable mantenga bajo control a la flora patógena.

Pues bien, hoy sabemos que la fibra dietética juega un papel determinante en este control. A partir de la fermentación de alguna fibras por parte de nuestra flora en el intestino delgado se produce el ácido butírico, un ácido graso de cadena corta con un papel fundamental en el metabolismo y la homeostasis del aparatado digestivo, fundamentalmente del colon.

El ácido butírico es la clave

Cada vez son más numerosas las investigaciones que confirman el papel del ácido butírico como potenciador de la salud gastrointestinal en humanos.

Una reciente investigación, publicada en la revista científica Science, confirma que el ácido butírico posee la capacidad de influir sobre la flora intestinal controlando a la flora no deseable. Los investigadores han descubierto que su mecanismo de acción se basa en que actúa estimulando el consumo de oxígeno por parte de las células que recubren la pared intestinal. Esto hace que la concentración del oxígeno en el lumen intestinal se reduzca y lo haga menos habitable para determinadas especies como Escherichia coli y Salmonella enterica, que dependen del oxígeno para multiplicarse y causar disbiosis intestinal.

Cuando el número de microbios encargados de la producción del ácido butírico a partir de la fermentación de la fibra fue reducido debido al uso de antibióticos, el nivel de señales se redujo, según descubrieron los científicos de la Universidad de California en Davis (EE.UU).

Nuestra investigación sugiere que una de las mejores formas para mantener la salud intestinal podría ser la de alimentar a los microbios beneficiosos de nuestro intestino con fibra dietética, su fuente preferida de sustento”, dijo el profesor Andreas Bäumler, autor principal del estudio. “Aunque se sabe que el intestino es un sitio de constantes guerras entre microbios, nuestra investigación sugiere que las señales generadas por los microbios buenos, conducen al tracto intestinal a limitar los recursos que podrían favorecer una expansión de los microbios potencialmente dañinos”.

acido butirico-butycaps
Ácido butírico. Butycaps

Cuando esta vía de señalización funciona mal, se produce el aumento de niveles de oxígeno en el lumen intestinal. Estos niveles de oxígeno más elevados nos hacen más susceptibles a los patógenos entéricos aeróbicos  como Salmonella o Escherichia coli, los cuales hacen uso del oxígeno para vencer a sus competidores, los microbios beneficiosos“, añadió Bäumler. Los investigadores sugieren que el uso de la fibra dietética para orientar este mecanismo de señalización puede tener potencial como una estrategia de intervención contra E. coli o infecciones por Salmonella.

Mecanismo de señalización

El mecanismo de señalización responsable de mantener el ambiente anaeróbico intestinal funciona mediante unos receptores activados por proliferadores de peroxisomas (PPARs). Estos receptores son capaces de detectar la presencia del ácido butírico intracelular, producido por el metabolismo microbiano de la fibra dietética.

Una vez que el receptor detecta la presencia del ácido butírico, se consume una considerable cantidad de oxígeno y esto a su vez reduce la concentración de las bacterias dañinas, según explican los investigadores.

Curiosamente, la bacterias intestinales beneficiosas capaces de descomponer la fibra no sobreviven en un ambiente rico en oxígeno, lo que significa que nuestra microbiota y las células intestinales trabajan en equipo para promover un ciclo virtuoso que mantiene la salud intestinal”, concluye la primera autora Mariana Byndloss.

Más propiedades del ácido butírico

El ácido butírico es además un compuesto energético fundamental para las células del epitelio intestinal, que ayuda en la protección y desarrollo de la mucosa intestinal saludable. También ha sido asociado con otras acciones beneficiosas sobre la salud intestinal, como modulación de la inflamación y disminución del estrés oxidativo.

Debido a las importantes acciones positivas del ácido butírico sobre el desarrollo del epitelio intestinal, el equilibrio de la flora intestinal, la permeabilidad intestinal, y su marcado efecto sobre la inflamación, han sido abundantes y extensos los ensayos clínicos para evaluar los posibles usos de este ácido graso de cadena corta como suplemento en diferentes condiciones gastrointestinales.

Además de la fibra dietética como fuente de ácido butírico, en la actualidad ya disponemos en el mercado de suplementos de ácido butítrico a base de Tributirina microencapsulada (Butycaps). La Tributirina es un triglicérido que contiene 3 moléculas de ácido butírico. Las tributirinas liberan las moléculas de ácido butírico cuando son hidrolizadas por la enzima lipasa en la digestión.

Autor: Mikel García Iturrioz, Director Técnico del Herbolario Online MisohiNutricion.com

Referencias:

Byndloss MX, et al. Microbiota-activated PPAR-γ signaling inhibits dysbiotic Enterobacteriaceae expansion. Science. 2017 Aug 11;357(6351):570-575.