Inicio > Ultimas Publicaciones de la Revista > Enfermería > Hemocultivos: ¿Cuándo? ¿Cómo? > Página 3

Hemocultivos: ¿Cuándo? ¿Cómo?

recomiendan extraer entre 8 y 10 ml por cada hemocultivo 1, 3, 7, 9, 11. Aunque hay estudios más exactos en la cantidad, cuyas recomendaciones son de 10 ml 5, 8, 12, en otros las cantidades varían entre 7 y 10 ml 4, 5 y 10 ml 2, 10, 13 y quienes incluso solo recomiendan extraer 5 ml 14, 15 (Ver Fig. 5: “¿Cuánto volumen extraemos?”, al final del artículo).

  • Intervalo de tiempo entre tomas

En cuanto al tiempo de espera entre las extracciones, también existe una falta de consenso. En el 54,5% de los artículos (6) no se recomienda realizar extracciones separadas por períodos de tiempo concretos 1, 9, 10, 12, 13, 14, sobre todo en los pacientes graves o con riesgo elevado de bacteriemia continua, en los que se deben obtener cultivos de dos venopunciones de lugares diferentes distanciadas por unos minutos, con el fin de no demorar la terapia antimicrobiana y ensombrecer el pronóstico 3, 10.

Del resto de los artículos seleccionados, tres (27%) coinciden en recomendar un tiempo de espera entre extracciones de entre 15 y 30 minutos 3, 8, 15; en otro, el tiempo de espera es de 60 minutos 4 y en el último hablan de hasta 90 minutos 11 (Ver Fig. 6: “¿Cuánto debemos esperar entre extracciones?”). Sin embargo, todos los autores coinciden en la necesidad de extraer las muestras mediante venopunción de lugares diferentes.

  • Lugar de extracción

En los pacientes con sospecha de infección de catéter se recomienda extraer un hemocultivo por punción de vena periférica y otra a través del catéter 10.

La venopunción, consecutiva y en sitio diferente para cada hemocultivo, es el método de elección para obtener la muestra. Por lo general se obtiene de los miembros superiores. Es preferible realizar una venopunción en cada brazo para las dos muestras rutinarias 13.

El único motivo para la extracción de hemocultivos de catéteres venosos centrales (CVC) es la sospecha de que ese sea el origen de la bacteriemia o para descartarla. En ese caso se debe obtener una muestra de sangre del catéter y otras 2 periféricas a través de venopunción. Es decir 3 pares de hemocultivos 9.

  • No hay evidencia de que la administración de antitérmicos disminuya su rentabilidad 10.
  • La relación sangre/medio debe ser del 5-10%. Si aumenta la concentración de sangre disminuye la posibilidad de crecimiento microbiano y se corre el riesgo de que la sangre se coagule, atrapando en el coagulo a los microorganismos que pudieran desarrollarse. Si se usa menos cantidad, la posibilidad de tener un inoculo suficiente se ve comprometida 4.
  • Una vez extraídos los hemocultivos deben ser introducidos en la incubadora en un plazo no mayor de 2 horas. Para evitar falsos negativos y falsos positivos no debe pasar más de 1 hora entra la extracción y su envío al laboratorio 4.
  • La sangre arterial no da mejores resultados que la venosa y no está recomendada 4.
  • Cuándo realizar la extracción

Como norma general, los hemocultivos se deben extraer antes de iniciar la terapia antimicrobiana sistémica 10. En cuanto a cuál es el mejor momento para obtener muestras, existe consenso en considerar que el momento idóneo sería antes de producirse el pico febril 7, 9, 11, 13. Sin embargo, y dada la dificultad que entraña predecir un pico febril en la práctica, se recomienda que la extracción se haga lo antes posible al comenzar la fiebre 9.

  • Cuántas series

El uso de un set de hemocultivo, que incluye dos frascos (uno para cultivo aerobio y otro para anaerobio), eleva la sensibilidad hasta 90%. Mientras que se requieren 3 sets para alcanzar 96% 8. Aun así, en tres artículos se recomienda la extracción de 2 series 9, 11, 12, en otros tres de 3 series 1, 8, 15 y en otros dos se indican 2 o 3 4, 14 (Ver Fig. 7: “¿Cuántas series debemos extraer?”). En uno de los artículos en el que se indica la extracción de 2 sets, recomienda ante sospecha de bacteriemia por catéter central la extracción de 3 sets (dos por vía periférica y la tercera por el catéter 9.

RECOMENDACIONES PARA LA PRÁCTICA CLÍNICA:

  • Se recomienda realizar técnica aséptica pero con guantes estériles
  • La desinfección de la piel se realizará con desinfectantes de base alcohólica. La mayoría de los autores coinciden en recomendar dos desinfectantes: 1º alcohol isopropílico 70º y 2º povidona yodada o clorhexidina alcohólica, siempre respetando el tiempo de secado.
  • Es necesario desinfectar las tapas de los botes de hemocultivos con alcohol isopropílico 70º
  • El volumen de extracción será de 8-10 ml por frasco en los adultos.
  • En la mayoría de los artículos no se recomienda realizar extracciones separadas por períodos de tiempo concretos

CONCLUSIONES:

Existen numerosos estudios relacionados con el uso de los hemocultivos, considerándose una prueba clave para diagnóstico de la bacteriemia. Sin embargo, los datos reportados por la bibliografía consultada apuntan a que se hace un uso desmedido y técnicamente incorrecto de los hemocultivos. Diversos estudios inciden en la necesidad de ser más restrictivo en su extracción, haciéndolo exclusivamente cuando este indicado.

La gran variabilidad existente en cuanto a la técnica de extracción de hemocultivos, hace necesarias la revisión de los protocolos y la actualización de los conocimientos de las enfermeras, con el fin de minimizar la variabilidad clínica y mejorar la calidad asistencial.

Anexos – Hemocultivos – Cuándo, Cómo

Anexos – Hemocultivos – Cuándo, Cómo