Vivencias de pacientes con heridas crónicas

Estrella: “No”.

Lucero: “No, no me gusta estar sola, je je je”.

Júpiter: “No”.

Luna: “No”.

Marte: “No”.

Venus: “Sí. Pues sí, antes iba a fiestas”.

Mercurio: “No”.

Saturno: “No mucho… aunque los fines prefiero quedarme sólo en casa y ahí acostado o en el sillón”.

Interpretación: El aislamiento no fue tan relevante para la muestra pues la mayoría menciona que no se ha aislado, excepto por la aportación de Venus, quien menciona que ha tenido que suspender su vida social. Lo que sí se aprecia a través de lo que menciona Saturno es que hay cierta necesidad de reposo.

Categoría c) Sentimientos al atender una enfermera la herida (afecto).

Subcategoría D) aprendizaje.

En voz de los entrevistados.

Neptuno: “Pues, busco actividades que me gustan, para distraerme, olvidarme de la herida. Busco cosas que me gusten y las hago”.

Estrella: “Tratar de cuidarme. Tener los cuidados que me han indicado los médicos”.

Lucero: “Pues… no comer cosas que me hagan daño, cuidarme”.

Júpiter: “Seguir el consejo de todos ustedes, porque uno nunca sabe”.

Luna: “Pues asistir a mis curaciones; hacer las curaciones en casa, eso principalmente”.

Marte: “Trataré de cuidarme. Ejemplo cuidando la alimentación, no consumir alcohol”.

Venus: “Pues uno toma experiencia de lo que está viviendo, ya tantos años y debe independizarse”.

Mercurio: “Bueno para recuperar mi estado de salud, asistir a la clínica o al médico cuantas veces sea necesario”.

Saturno: “Pues, me doy ánimo, me digo, me tengo que ir a trabajar… pero mañana temprano me tengo que ir a trabajar, bañarme aunque me duela… y darme ánimo”.

Interpretación: El sufrimiento que les causa padecer una herida crónica les ha enseñado a buscar alternativas de distracción para no estar pensando todo el tiempo en su problema. Así como cuidarse más en cuanto a sus asistencias a sus curaciones, a cuidar su alimentación y evitar la ingesta de alcohol que puede interferir con la sanación de su herida.

Categoría d) Pensamientos acerca de su padecimiento (cognitivo).

En voz de los entrevistados.

Neptuno: “Eh… la desesperación del tiempo que llevó de los resultados de la herida”.

Estrella: “Pues algo en especial no. Las heridas se han manifestado de la misma forma”.

Lucero: “No… yo le echo ganas. Malos… el tiempo de la recuperación”.

Júpiter: “Muy bonitos, ‘aprendes a vivir’. Negativos nunca…‘la vida me ha enseñado que hay que luchar y prepararse’ ”.

Luna: “Estoy como le diré, tengo más limitaciones que mis hermanas mayores. El dolor de pies, no puedo caminar bien, se me inflaman los pies”.

Marte: “Pues desánimo. No trabajar, no desarrollarme”.

Venus: “Pues pidiéndole a Dios que se haga su voluntad… sí él decide que no salga yo aguantaré así… mis pies ya no me responden para caminar”.

Mercurio: “Pienso que tengo que aliviarme y estar bien nuevamente. Repercute en lo económico”.

Saturno: “Prevenir, buscar información. Pensamientos de que pude haber previsto, nunca pensé, cuando uno es chavo, no le importa. La vulnerabilidad que uno depende de curarme la herida”.

Interpretación: Los informantes se encuentran luchando con sus pensamientos, algunos se desesperan por el tiempo que lleva la recuperación, pero prevalece en ellos el temor de que no se logre la cura completa, les preocupa el desgaste económico que su problema ocasiona, se sienten vulnerables y la fe es un factor que les sirve como mecanismo de defensa.

Categoría e) imagen propia.

En voz de los entrevistados.

Neptuno: “Este pues…me sentía… cómo quisiera decir… más o menos bien”.

Estrella: “Pues al principio inició muy pequeña la herida, se veía con una coloración. Al principio se me hacía difícil”.

Lucero: “Cuando pensé y la vi dije se va a cerrar. Triste al verme”.

Júpiter: “Mal, uno no se da cuenta de verse uno en su cuerpo, de sus heridas, uno no sabe”.

Luna: “La herida me limita. Me sigo sintiendo inútil”.

Marte: “Pues, preocupado”.

Venus: “Pues, muy mal, muy abierto, tenía el pie carcomido”.

Mercurio: “Simplemente, digamos que no me sentía a gusto”.

Saturno: “Al inicio fue duro, de una herida pequeña se hizo grande, era como un hoyo… ¡Impresionante!”.

Interpretación: Para casi todos fue impresionante verse con la herida, además que les limita sus movimientos lo que les hace sentirse muy mal y tristes.

Categoría f) Significado de padecer la herida crónica.

En voz de los entrevistados.

Neptuno: “Pues eh, como le quisiera decir; ha repercutido un poco, hay momentos que uno se siente mal. He leído en artículos que no hay que aceptar sus enfermedades, ¡hay que curarse! He aceptado la herida, la enfermedad”.

Estrella: “Mmmm pues como ya tengo mucho tiempo de percibirla. Inquietud por la demora de las heridas”.

Lucero: “No, yo hago mis cosas, pero no como antes, poco a poco; es la herencia que me ha dejado mi madre, dicen. Je je je”.

Júpiter: “Me ha enseñado a cuidarme. Muchas veces he aprendido que mí familia vale tanto, como niños y grandes. Les hago falta para regañar porque son buenos hijos y nietos… ‘Siempre les he dicho échenle ganas’ ”.

Luna: “Mmmm me quita tiempo; estar curando me limita”.

Marte: “Híjole, no he podido ya trabajar por la misma herida, me cansa, ya no puedo hacer de comer, como le dijera, híjole se me dificulta el trabajo”.

Venus: “Mmm de que ya no puedo hacer las cosas como antes… ahora tengo que estar acostada”.

Mercurio: “Pues… lo único que ha repercutido es que no me puedo mover como antes, como quisiera”.

Saturno: “Pues lo vulnerable que estamos… ya no puedo cargar. Ahora cuido mi tropezar… me tengo que emplayar el pie”.

Interpretación: Padecer una herida crónica les ha cambiado la vida y les ha enseñado a apreciar las cosas buenas que aún pueden disfrutar de ella. Les ha hecho darse cuenta de lo vulnerables que somos. En resumen es una situación que los hace sentirse vulnerables, han aprendido a no desesperarse y a valorar más la vida, la familia, la salud y con frecuencia sienten tristeza.

DISCUSIÓN

En la muestra estudiada se encontró el factor causal de la edad (tener más de 60 años) ya que todos los participantes tienen más de 60 años, aunque algunos ya tienen mucho tiempo de padecer este problema.

En el trabajo de Esparza, Fuentes, Morales y Nova “Visión y experiencia de enfermeras coordinadoras de unidades de heridas crónicas” mencionan que es necesaria la creación de unidades especializadas en el cuidado de heridas crónicas en las que la terapia se haga con una visión holística. El tratamiento de las lesiones debe ir más allá dicen de la curación de la herida 5 lo que es confirmado por este estudio, ya que en las personas que participaron en esta investigación las emociones que han vivido es la inseguridad, la vulnerabilidad, la duda de si en algún momento cicatrizará esa herida; se sienten culpables porque no se cuidaron, tienen tristeza, ansiedad, llanto, malestar, frustración, miedo, nerviosismo, preocupación y temor a una infección, son aspectos psicológicos que debe atender no sólo la enfermera, sino un equipo de profesionales, ya que estas personas sufren una etapa de duelo.

Nuestra investigación contrasta con la de González Consuegra y Gómez Ochoa en cuanto al aislamiento social 6 el que no se presentó en esta muestra, sólo una paciente lamenta no poder acudir a los eventos sociales, pero el resto no se ha aislado. Aunque por otro lado, en este estudio sí apareció el miedo, la dependencia, la culpa, la tristeza, la vulnerabilidad así como el dolor y la limitación física, las que interfieren en sus actividades cotidianas y sociales, como lo mencionan González y Gómez 6.

CONCLUSIONES

Las heridas crónicas en los pacientes a nivel físico les provocan dolor, ardor e incapacidad para realizar adecuadamente sus actividades cotidianas. A nivel psicológico les producen emociones y sentimientos de llanto, desesperación, ansiedad, miedo, tristeza, nerviosismo, culpa, dependencia y sensación de vulnerabilidad. A nivel social les produce desgaste económico pues ya no pueden trabajar, o bien, su rendimiento se ve disminuido. A nivel cultural les hace reflexionar en la importancia del cuidado a su persona (autocuidado), a valorar más a la vida y a su familia, dejándoles un aprendizaje doloroso en este sentido.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Fariñas, G. Psicología, educación y sociedad. Un estudio sobre el desarrollo humano. La Habana: Félix Varela; 2005. p. 152.
  2. Hernández, A. La vivencia como categoría de análisis para la evaluación y el diagnóstico del desarrollo psicológico. PsicoPediaHoy, 2010; [Fecha de acceso 10 de agosto de 2017]; 12(12). Disponible en: http://psicopediahoy.com/vivencia-como-categoria-de-analisis-psicologia/
  3. Fernández, J.I. Heridas de difícil cicatrización. Instituto de Angiología y Cirugía Vascular. La Habana. Cuba. 2011; [Fecha de acceso 10 de agosto de 2017]; Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/ang/vol13_1_12/ang10112.htm
  4. Guimarães, J.A. y Nogueira, L.M. Directrices para el tratamiento de úlcera venosa. Enfermería Global. 2010; [Fecha de acceso 10 de agosto de 2017]; No. 20. Disponible en: http://scielo.isciii.es/pdf/eg/n20/revision2.pdf
  5. Esparza, G.; Fuentes, A.; Morales, M. J. y Nova, J. M. Visión y experiencia de enfermeras coordinadoras de unidades de heridas crónicas. Gerokomos, 27(3); Barcelona, sep. 2016. pp. 127-130.
  6. González, R.V. y Gómez, A.M. Contexto social, biológico, psicológico, económico y cultural en personas con heridas en miembros inferiores. Avances en Enfermería, 2008; XXVI(1):75-84.
  7. Lomelí, S. Sentimientos, emociones y pasiones. [En línea] 2017. [Fecha de acceso 10 de agosto de 2017]; Disponible en: http://humanidades.cosdac.sems.gob.mx/etica/vocabulario/sentimientos-emociones-y-pasiones/
  8. Sarabia, R. y Torres, B. Universidad de Cantabria y Formación en el Posgrado en Heridas Crónicas para Profesionales de la Salud. [En línea] [Fecha de acceso 10 de agosto de 2017]; Disponible en:

https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/4644844.pdf

  1. Rodríguez, G., Gil, J. y García, E. Metodología de la investigación cualitativa. 2ª ed. Málaga: Aljibe; 1999. pp. 40-44.
  2. Álvarez-Gayou, J.L. Cómo hacer investigación cualitativa. Fundamentos y metodología. México: Paidós. 2003. pp. 85-88.