Hipertiroidismo en el embarazo

Hipertiroidismo en el embarazo

Autora principal: Lucía Simón Melchor

Vol. XVII; nº 24; 974

Hyperthyroidism in pregnancy

Fecha de recepción: 16/11/2022

Fecha de aceptación: 13/12/2022

Incluido en Revista Electrónica de PortalesMedicos.com Volumen XVII. Número 24 Segunda quincena de Diciembre de 2022 – Página inicial: Vol. XVII; nº 24; 974

Autores

  • 1ª Autora responsable de la correspondencia del artículo: Lucía Simón Melchor

Profesión: Enfermera especialista en obstetricia y ginecología. Diplomada Universitaria en Enfermería. Diploma de Especialización en accidentes de tráfico. Título de experto en indicación, uso y autorización de medicamentos y productos sanitarios.

Lugar de trabajo: Matrona en Servicio de Paritorios Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa (Zaragoza), España.

  • 2ª Autora: Alba Simón Melchor

Profesión: Diplomada Universitaria en Enfermería. Diploma de Especialización en accidentes de tráfico. Título de experto en indicación, uso y autorización de medicamentos y productos sanitarios.                                                                                                                                                Lugar de trabajo: Enfermera de Atención Continuada del Centro de Atención Primaria de Calaceite (Alcañiz), España.

  • 3ª Autora: María Luisa Jiménez Sesma

Profesión: Diplomada Universitaria en Enfermería. Máster Interuniversitario en Ciencias de la Enfermería. Experto en Gerontología Clínica y Social.

Lugar de trabajo: Enfermera en Servicio de Cardiología Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa (Zaragoza), España.

  • 4ª Autora: María Alastuey Aisa

Profesión: Licenciada en Medicina y Cirugía. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

Lugar de trabajo: Médico de Atención Continuada del Centro de Atención Primaria de Baguena (Teruel), España.

  • 5ª Autora: María García Magán

Profesión: Diplomada Universitaria en Enfermería. Doctora en Historia por la Universidad de Zaragoza.

Lugar de trabajo: Enfermera en Bloque quirúrgico del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa (Zaragoza), España.

  • 6ª Autor: Daniel Bordonaba Bosque

Profesión y lugar de trabajo: Técnico en Bioestadística en el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS). Profesor asociado en la Universidad de Zaragoza (Unizar), España.

  • 7º Autora: Marta Muñoz Alonso

Profesión: Diplomada Universitaria en Enfermería. Master Universitario en Gerontología social de la Universidad de Zaragoza. Experto Universitario en Urgencias y Emergencias. Experto Universitario en hemodiálisis y trasplante renal para enfermería. Experto Universitario en el embarazo, parto y puerperio para enfermería.

Lugar de trabajo: Enfermera en Servicio de Cirugía general del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa (Zaragoza), España.

Declaración de buenas prácticas

Los autores de este manuscrito declaran que:

Todos ellos han participado en su elaboración y no tienen conflictos de intereses.
La investigación se ha realizado siguiendo las Pautas éticas internacionales para la investigación relacionada con la salud con seres humanos elaboradas por el Consejo de Organizaciones Internacionales de las Ciencias Médicas (CIOMS) en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS).
El manuscrito es original y no contiene plagio.
El manuscrito no ha sido publicado en ningún medio y no está en proceso de revisión en otra revista.
Han obtenido los permisos necesarios para las imágenes y gráficos utilizados.
Han preservado las identidades de los pacientes.

Resumen Las mujeres embarazadas con hipertiroidismo necesitan un manejo cuidadoso, ya que algunas pueden tener un mayor riesgo de pérdida fetal, preeclampsia, insuficiencia cardíaca, trabajo de parto prematuro y tener un bebé con bajo peso al nacer.

El hipertiroidismo es una patología frecuente durante la gestación. Este artículo explorará los problemas relacionados con la prevalencia del hipertiroidismo en el embarazo, consecuencias materno-fetales, tratamiento durante el embarazo, vigilancia fetal, lactancia materna y seguimiento durante el postparto.

Aunque el hipertiroidismo no tratado tiene efectos adversos potencialmente graves en la madre y el feto (pre-eclampsia, muerte intrauterina, bajo peso neonatal, parto prematuro), cuando se trata de inmediato y se controla adecuadamente, el resultado para la madre y el feto puede ser excelente. Además, se ha demostrado el uso de fármacos para el tratamiento del hipertiroidismo durante la lactancia es seguro.

Palabras clave: hipertiroidismo, hormonas tiroideas, postparto, complicaciones

Abstract

Hyperthyroidism is a frequent pathology during pregnancy. This article explores aspects related to the prevalence of hyperthyroidism in pregnancy, maternal-fetal consequences, treatment during pregnancy, fetal surveillance, breastfeeding and postpartum follow-up.

Although untreated hyperthyroidism has potentially serious adverse effects on the mother and fetus (pre-eclampsia, stillbirth, low birth weight, preterm birth), when treated promptly and adequately monitored, the outcome for the mother and fetus can be excellent. In addition, the use of drugs for the treatment of hyperthyroidism during breastfeeding has been shown to be safe.

Keywords: hyperthyroidism, thyroid hormones, postpartum, complications

Definición, síntomas e incidencia del hipertiroidismo en el embarazo

Se presenta hipertiroidismo, también conocido como tiroides hiperactiva, cuando la glándula tiroides produce más hormonas tiroideas de las que el organismo necesita. La tiroides es una glándula pequeña con forma de mariposa en la parte frontal del cuello. Las hormonas tiroideas controlan la forma como el organismo usa la energía, por lo que afectan casi todos los órganos, incluso la forma como late el corazón. Al haber exceso de hormona tiroidea, se aceleran muchas de las funciones del organismo.

Los síntomas del hipertiroidismo pueden variar de una persona a otra y podrían incluir:

  • adelgazamiento a pesar de un aumento del apetito
  • latidos del corazón rápidos o irregulares
  • nerviosismo, irritabilidad, dificultad para dormir, fatiga
  • manos temblorosas, debilidad muscular
  • sudoración o dificultad para tolerar el calor
  • deposiciones intestinales frecuentes
  • un abultamiento en el cuello, conocido como bocio (coto)

En los adultos mayores, el hipertiroidismo se confunde a veces con la depresión. En adultos mayores podrían tener síntomas distintos que los adultos más jóvenes con hipertiroidismo, como inapetencia o aislarse de los demás. Es esencial el diagnóstico temprano para evitar el avance de la sintomatología o síntomas más complejos.

El hipertiroidismo ocurre en 2/1000 embarazos en el Reino Unido. 3 El hipertiroidismo de Graves (definido como hipertiroidismo que es el resultado de la estimulación de la tiroides por anticuerpos estimulantes del receptor de tirotrofina (TRAb) es la causa más común de hipertiroidismo en mujeres jóvenes (alrededor del 85% de los casos) en el Reino Unido. 1 La prevalencia de hipertiroidismo no diagnosticado en mujeres es de aproximadamente 4,7/1000, 4 y el 0,2 % de las mujeres del Reino Unido han sido previamente diagnosticadas y tratadas. En áreas de deficiencia leve de yodo, la prevalencia es mayor. 6

Además del hipertiroidismo verdadero, la entidad clínica más común de hipertiroidismo gestacional transitorio puede verse particularmente en el primer trimestre, con una prevalencia en europeos del 2-3% pero una prevalencia mucho mayor en las poblaciones del sur de Asia.

Consecuencias materno-fetales del hipertiroidismo

La preeclampsia, la insuficiencia cardíaca, la pérdida fetal, amenaza parto prematuro y bajo peso neonatal al nacer son patologías frecuentes en mujeres con hipertiroidismo no tratado o mal controlado. 8 Una revisión retrospectiva de 11 estudios demostró una incidencia del 5,6 % de muerte fetal intrauterina y una incidencia adicional del 5 % de anomalías fetales y neonatales. 9 Un estudio de 60 casos de hipertiroidismo en el embarazo durante un período de 12 años encontró que el estado metabólico de las mujeres en el momento del parto se correlacionaba con el resultado del embarazo. 10 El parto prematuro, la mortalidad perinatal y la insuficiencia cardíaca materna fueron más comunes en mujeres que permanecieron hipertiroideas a pesar del tratamiento o cuyo hipertiroidismo se diagnosticó por primera vez durante el embarazo.

Las mujeres con resistencia a la hormona tiroidea (donde las concentraciones de hormona tiroidea y tirotrofina son inapropiadamente altas, es decir, no se deben a la autoinmunidad) también tienen una alta tasa de aborto espontáneo, lo que indica un efecto tóxico directo de las hormonas tiroideas en el feto.

Del uno al cinco por ciento de los recién nacidos de madres con enfermedad de Graves tienen hipertiroidismo como resultado del paso transplacentario de las concentraciones maternas de hormonas tiroideas. 11 12 La presentación del hipertiroidismo neonatal puede retrasarse ya que los fármacos antitiroideos administrados a la madre se eliminan más rápidamente de la circulación fetal que los anticuerpos estimulantes maternos.

El hipertiroidismo antes del embarazo puede remitir durante el embarazo, pero reaparecerá en el período posparto a medida que el estado inmunitario vuelva a un estado. En raras ocasiones, el trabajo de parto, la cesárea y las infecciones pueden agravar el hipertiroidismo hasta el punto de que se han observado casos de tormenta tiroidea (una forma de hipertiroidismo potencialmente mortal). 15 16

Tratamiento del hipertiroidismo durante el embarazo

Idealmente, una mujer que sabe que tiene hipertiroidismo debe buscar asesoramiento antes del embarazo, aunque todavía no existe evidencia que respalde este beneficio.

El propiltiouracilo es el fármaco preferido para el tratamiento del hipertiroidismo materno, basándose en la recomendación del consenso de expertos de la Endocrine Society. 2 En países donde el propiltiouracilo no está disponible, el carbimazol y el metimazol son aceptables ya que los peligros fetales y maternos potenciales de no tratar el hipertiroidismo activo superan con creces el pequeño riesgo de anomalías congénitas raras.

La dosis inicial de propiltiouracilo es relativamente alta, 300-450 mg al día, hasta 600 mg al día si es necesario, administrados en dos o tres dosis divididas. 20 Por lo general, se observa alguna mejoría después de una semana de tratamiento con medicamentos antitiroideos, pero es posible que se necesiten de cuatro a seis semanas para obtener un efecto completo. Una vez que se ha controlado el hipertiroidismo, la dosis debe reducirse gradualmente de un cuarto a un tercio cada tres o cuatro semanas, generalmente a 50-100 mg dos veces al día. El principio fundamental del tratamiento es administrar la dosis más baja de medicamentos antitiroideos necesaria para controlar los síntomas clínicos, con el objetivo de restaurar la función tiroidea materna, pero asegurando que la función tiroidea fetal se vea mínimamente afectada.

La administración de levotiroxina junto con propiltiouracilo como un régimen de “bloqueo y reemplazo” no es aconsejable en el embarazo ya que la cantidad de fármaco antitiroideo puede ser excesiva en proporción a la cantidad de tiroxina que atraviesa la placenta, dando como resultado bocio fetal e hipotiroidismo.

Vigilancia fetal

Debido al riesgo de disfunción tiroidea fetal en mujeres con concentraciones elevadas de hormonas tiroideas o que toman fármacos antitiroideos, se deben realizar ecografías seriadas del feto. La evidencia ecográfica de enfermedad tiroidea fetal incluye restricción del crecimiento intrauterino, taquicardia, insuficiencia cardíaca, hidropesía, edad ósea avanzada y bocio.

Si se diagnostica hipertiroidismo fetal, el tratamiento consiste en la modulación de los fármacos antitiroideos maternos. Si se ha producido hipotiroidismo fetal como resultado de la administración de medicamentos antitiroideos a la madre, se debe disminuir o suspender este tratamiento y considerar la administración de tiroxina intraamniótica. 22 Es posible que se deba considerar el parto prematuro en el caso de disfunción tiroidea fetal, según la edad gestacional en el momento del diagnóstico y la gravedad de los síntomas fetales. 2

Lactancia materna

Debido a que el propiltiouracilo y el metimazol se secretan en la leche humana (el primero lo hace menos debido a su unión más extensa a la albúmina), en el pasado se han expresado preocupaciones acerca de la seguridad de la lactancia materna en mujeres que toman medicamentos antitiroideos. Sin embargo, ahora solo se sabe que cantidades limitadas de propiltiouracilo y carbimazol se concentran en la leche. Siempre que las dosis de metimazol o propiltiouracilo puedan mantenerse moderadas (propiltiouracilo <250-300 mg al día, metimazol <20 mg al día), el riesgo para el lactante es insignificante y no existe ningún argumento basado en pruebas para recomendar a las madres que no amamanten. alimentación cuando toman un medicamento antitiroideo. 23

Es prudente monitorear periódicamente la función tiroidea del bebé mientras la madre toma medicamentos antitiroideos, aunque un estudio reciente y tranquilizador mostró que la función tiroidea en los bebés amamantados no se vio afectada, incluso cuando los medicamentos antitiroideos indujeron hipotiroidismo materno. También se debe aconsejar a la madre que tome su medicación después de una toma. 2

Seguimiento materno y neonatal durante el postparto

Es esencial el diagnóstico del hipertiroidismo a nivel pre-concepcional lo cual incrementará la fertilidad femenina y disminuirá el riesgo de resultados negativos, como aborto diferido, muerte intrauterina u otras complicaciones obstétricas. Para este diagnóstico, la figura de la matrona en atención primaria cumple un papel esencial.

La madre tiene un riesgo significativo de exacerbación del hipertiroidismo posparto, y la función tiroidea debe controlarse a las 6 semanas y 3 meses después del parto.

Si se ha observado una concentración alta de hormonas tiroideas a las 30 semanas, 17 se debe realizar una prueba de hipertiroidismo al recién nacido después de seis horas y, si la prueba es positiva, se debe comenzar con carbimazol. Si la madre ha estado tomando un fármaco antitiroideo hasta el momento del parto, se debe volver a examinar al bebé varios días después, ya que es posible que sea eutiroideo al nacer, pero desarrolle hipertiroidismo a medida que se metaboliza el fármaco antitiroideo.

Referencias

  1. Lázaro JH. Hipertiroidismo durante el embarazo: etiología, diagnóstico y manejo. Salud de la Mujer2005; 1 :97-104.
  2. Abalovich M, Amino N, Barbour L, Cobin R, de Groot L, Glinoer D, et al. Manejo de la disfunción tiroidea durante el embarazo y el posparto: una guía de práctica clínica de la Endocrine Society. J Clin Endocrin Metab2007; 92 (8)(suplemento):s1-47.
  3. Mandel SJ, Brent GA, Larsen PR. Revisión de fármacos antitiroideos durante el embarazo y reporte de un caso de aplasia cutis. Tiroides1994; 4 :129-33.
  4. Glinoer D. Disfunción tiroidea en la paciente embarazada. (Capítulo 14.) En: Thyroid disease manager2007.
  5. Casey BM, Dashe JS, Wells CE, McIntire DD, Leveno KJ, Cunningham FG. Hipertiroidismo subclínico y resultados del embarazo. Obstet Gynecol2006; 107 :337-41.
  6. Anselmo J, Cao D, Karrison T, Weiss RE, Refetoff S. Pérdida fetal asociada con el exceso de exposición a la hormona tiroidea. JAMA2004; 292 :691-5.
  7. Lazarus JH, Kaklamanou M. Importancia de la hormona estimulante de la tiroides baja en el embarazo. Opinión actual en Endocrinol, Diabetes Obes2007; 14 :389-92.
  8. Millar LK, Wing DA, Leung As, Koonings PP, Montoro MN, Mestman JH. Bajo peso al nacer y preeclampsia en embarazos complicados con hipertiroidismo. Obs Gyn1994; 84 :946-9.
  9. Hamburguesa JI. Diagnóstico y manejo de la enfermedad de Graves en el embarazo. Tiroides1992; 2 :219-24.
  10. Davis LE, Lucas MJ, Hankins GD, Roark ML, Cunningham FG. Tirotoxicosis que complica el embarazo. Am J Obstet Gynecol1989; 160 :63-70.
  11. Polak M, Le Gac I, Vuillard E, Guibourdenche J, Leger J, Toubert ME, et al. Función tiroidea fetal y neonatal en relación con la enfermedad de Graves materna. Best Pract Res Clin Endocrinol Metab2004; 18 :289-302.
  12. Wetman AP. La enfermedad de Graves. N Engl J Med2000; 343 :1236-48.
  13. Lee YS, Loke KY, Ng SC, Joseph R. Tirotoxicosis materna que causa hipotiroidismo central en bebés. J Pediatr Child Health2002; 38 :206-8.
  14. Nelson-Piercy C, Girling J. Preguntas de ensayo. 4.3. Hipertiroidismo. En: Nelson-Piercy C, Girling J, eds. Medicina obstétrica: un enfoque basado en problemasLondres: Springer, 2007
  15. Kriplani A, Buckshee K, Bhargava VL, Takkar D, Ammini AC. Resultado materno y perinatal en la tirotoxicosis que complica el embarazo. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol1994; 54 :159-63.
  16. Sheffield JS, Cunningham FG. Tirotoxicosis e insuficiencia cardiaca que complican el embarazo. Am J Obstet Gynecol2004; 190 :211-7.
  17. Laurberg P, Nygaard B, Glinoer D, Grussendorf M, Orgiazzi J. Pautas para las mediciones de anticuerpos del receptor de TSH en el embarazo: resultados de un simposio basado en evidencia organizado por la Asociación Europea de Tiroides. Eur J Endocrinol1998; 139 :584-90.
  18. Real Colegio de Médicos. Yodo radiactivo en el tratamiento de la enfermedad tiroidea benigna: directrices clínicas. Informe de un grupo de trabajo de2007.
  19. Azizi F, Khoshniat M. Bahrainian M, Hedayati M. Función tiroidea y desarrollo intelectual de bebés amamantados por madres que toman metimazol. J Clin Endocrinol Metab2000; 85 :3233-8.
  20. Mayor C, Nageotte M. Trastornos de la tiroides. En: James DK, Steer PJ, Weiner CP, Gonik B, eds. Opciones de manejo de embarazos de alto riesgoLondres: Saunders, 1994:315-23.
  21. Klasco RK. Base de datos REPROTOX [edición 2005]. Greenwood Village, CO: Thomson Micromedex, 2005. Disponible en www.reprotox.org
  22. Luton D, le Gac I, Vuillard E, Castanet M, Guibourdenche J, Noel M, et al. Manejo de la enfermedad de Graves durante el embarazo: el papel clave de la monitorización de la glándula tiroides fetal. J Clin Endocrinol Metab2005; 90 :6093-8.
  23. Muller A, Drexhage H, Berghout A. Tiroiditis posparto y tiroiditis autoinmune en mujeres en edad fértil: conocimientos recientes y consecuencias para la atención prenatal y posnatal. Endocr Rev2001; 22 :605.