El Mantoux

Una vez que la persona llega a las 72 horas medimos sólo la induración, no el eritema, y dicha induración podemos medirla con una técnica denominada “Sokal” (vamos deslizando un bolígrafo hasta que topa con la induración, y esto lo realizamos en ambas partes de la induración). Una vez señalada la induración, medimos el diámetro de la misma de manera transversal, y así registramos en milímetros cuanto ha medido. Sí nos encontramos que no existe induración lo marcamos como 0 mm.

La interpretación de dichos resultados depende del tamaño de la induración y de los factores de riesgo epidemiológicos y la situación médica del individuo.

Sí la lectura nos marca que es = ó > a 5 mm, la prueba es positiva en:

  • Pacientes con VIH positivo.
  • Contactos próximos de personas con tuberculosis pulmonar o laríngea.
  • Evidencia radiológica de tuberculosis aguda curada, en pacientes que no fueron tratados con pautas de reconocida eficacia.

Sí la lectura nos marca que es = ó > a 10 mm, la prueba es positiva en:

  • Personas con factores de riesgo para la tuberculosis diferente de VIH positivo.
  • Historia de consumo de drogas o ADVP seronegativos para el VIH.
  • Personas que viven en residencias de ancianos, hospitales, prisiones o centros de deshabituación de toxicómanos.
  • Personal sanitario.
  • Niños menores de 5 años.

Sí la lectura nos marca que es = ó > a 15 mm, la prueba es positiva en:

  • Personas que no cumplan ninguno de los criterios que acabamos de nombrar.

La lectura es negativa cuando:

  • La induración es inferior a 5 mm.

Conversión tuberculínica:

  • Es la detección de un incremento en la induración de = ó > a 10 mm en una persona con una respuesta negativa a la tuberculina dos años previos. Este hecho significa la adquisición reciente de tuberculosis si previo a esto se ha descartado el efecto booster (reacción muy débil de respuesta a la prueba de la tuberculina o Mantoux en pacientes de edad avanzada que se vacunaron o infectaron en su juventud por el bacilo de la tuberculosis, debido a que la capacidad de reacción inmunológica disminuye con el transcurso de los años).

La interpretación en personas vacunadas es la siguiente:

  • Sí es = ó > a 5 mm la prueba es positiva en:
  • Pacientes VIH +.
  • Contactos próximos de personas con tuberculosis pulmonar o laríngea.
  • Evidencia radiológica de tuberculosis antigua curada, en pacientes que no fueron tratados con pautas de reconocida eficacia.
  • Sí es = ó > a 10 mm la prueba es positiva en:
  • Personas con factores de riesgo para tuberculosis diferentes de VIH+.
  • Historia de consumo de drogas o ADVP seronegativos para el VIH.
  • Personas que viven en residencias de ancianos, hospitales, prisiones o centros de deshabituación a las drogas.
  • Personal sanitario.
  • Niños menores de 5 años.

Esta prueba debemos repetirla para evitar que se dé el conocido efecto booster (refuerzo de la respuesta inmune debilitada a la tuberculina por la primera prueba empleada).

Dicho efecto puede darse en pacientes de edad avanzada que se infectaron cuando eran jóvenes o en personas vacunadas pero que no están infectadas. Por tanto en estas personas realizamos una segunda prueba y es dicho resultado el que consideramos como válido.

Riesgos:

Existe un pequeño riesgo de enrojecimiento e inflamación graves del brazo en personas que previamente hayan tenido una prueba positiva y que se hagan la prueba de nuevo. Esta reacción también se puede presentar en unas cuantas personas que no hayan sido examinadas antes.

Conclusiones:

Debido al incremento de la incidencia de la tuberculosis en los países desarrollados debemos de conocer como profesionales sanitarios el método del Mantoux o prueba de la tuberculina, tanto saber en qué consiste como el procedimiento para realizarla ya que vamos a tener que utilizarla en algún momento de nuestra vida profesional y más ahora debido a los cambios socio demográficos que está atravesando nuestra sociedad en la actualidad. Así como interpretar una prueba y conocer cuando la prueba es positiva para poder descartar de primera hora lo que conocemos como un “falso positivo”.

Bibliografía:

  • Alonso Moreno FJ, García Bajo MC, Lougedo Calderón MJ, Comas Samper JM, García Palencia M, López de Castro F, et al. Prevalencia de infección tuberculosa en las personas inmigrantes del área de salud de Toledo. Rev. Esp. Salud Pública. 2004; 78 (5).
  • Rodrigo T, Caylà JA. Efectividad de los programas de control de la tuberculosis en España. Med Clin (Barc) 2003; 121(10):375-7.
  • Pérez Claros LL, Sánchez Muñoz AI, Cruz Martínez OA. Prueba de tuberculina en trabajadores de la salud de Bogotá. Rev Cubana Salud Pública. 2016; 42 (2).
  • Salas Coronas J, Rogado González MC, Lozano Serrano AB, Cabezas Fernández MT. Tuberculosis e inmigración. Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica. 2016; 34 (4): 261-269.
  • Flores-Ibarra AA et al. Estrategias diagnósticas aplicadas en una clínica de tuberculosis. Rev Med Inst Mex Seguro Soc. 2016; 54(1):122-7.