Relación de las posiciones verticales durante el parto y los resultados perineales

Relación de las posiciones verticales durante el parto y los resultados perineales

Autora principal: Noelia Goás Gómez

Vol. XVII; nº 24; 964

Relationship of vertical positions during labor and perineal outcomes

Fecha de recepción: 07/11/2022

Fecha de aceptación: 15/12/2022

Incluido en Revista Electrónica de PortalesMedicos.com Volumen XVII. Número 24 Segunda quincena de Diciembre de 2022 – Página inicial: Vol. XVII; nº 24; 964

Autores:

Noelia Goás Gómez. Enfermera Obstétrico-Ginecológica (Matrona). Hospital Universitario Lucus Augusti. Lugo. España

Tania Castiñeira Veiga. Enfermera Obstétrico-Ginecológica (Matrona). Hospital Universitario Lucus  Augusti. Lugo. España.

Eloy Díaz Villaverde. Enfermero Atención Primaria, Área Sanitaria de Lugo. España.

Los autores de este manuscrito declaran que:

Todos ellos han participado en su elaboración y no tienen conflictos de intereses La investigación se ha realizado siguiendo las Pautas éticas internacionales para la investigación relacionada con la salud con seres humanos elaboradas por el Consejo de Organizaciones Internacionales de las Ciencias Médicas (CIOMS) en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El manuscrito es original y no contiene plagio.

El manuscrito no ha sido publicado en ningún medio y no está en proceso de revisión en otra revista.

Han obtenido los permisos necesarios para las imágenes y gráficos utilizados.

Han preservado las identidades de los pacientes.

RESUMEN

Objetivo:

Averiguar si existen beneficios con respecto al trauma perineal en los partos atendidos en posiciones verticales.

Método:

Se ha realizado una revisión bibliográfica de ensayos controlados aleatorios, metaanálisis y revisiones bibliográficas publicadas entre los años 2017 y 2022 en los que se estudian los resultados perineales en los partos asistidos en posición vertical.

Resultados:

Existe disparidad en los datos obtenidos con respecto a los resultados perineales en posición vertical durante la fase expulsiva del parto, encontrando estudios que afirman un aumento del porcentaje de desgarros mientras otros concluyen un descenso del número de estos cuando la gestante adopta posiciones verticales. Si se puede observar que el grado de desgarro es menor.

Conclusión:

Es importante respetar la elección de la posición de la madre en virtud de su autonomía y comodidad, fomentando las posiciones verticales dado que presentan mayores beneficios maternos y fetales que las posiciones horizontales.

Palabras clave: posición vertical, trauma perineal, parto.

SUMMARY

Objective:

To find out if there are benefits regarding perineal trauma in births attended in upright positions.

Method:

A literature review of randomized controlled trials, meta-analyses, and literature reviews published between 2017 and 2022 studying perineal outcomes in assisted births in the upright position has been performed.

Results:

There is disparity in the data obtained regarding the perineal results in the vertical position during the expulsive phase of childbirth, finding studies that affirm an increase in the percentage of tears while others conclude a decrease in the number of these when the pregnant woman adopts vertical positions.

Conclusion:

It is important to respect the choice of the mother’s position by virtue of her autonomy and comfort, encouraging vertical positions since they have greater maternal and fetal benefits than horizontal positions.

Keywords: upright position, perineal trauma, childbirth.

INTRODUCCIÓN

Aproximadamente un 85% de las mujeres que paren vía vaginal sufren algún tipo de lesión perineal. La prevención, la determinación y la reparación de estas lesiones son aspectos comunes de la asistencia materna en todo el mundo. La potente asociación de este traumatismo y su reparación con la morbilidad posnatal demuestra la importancia de reducir estas lesiones. 1,2

La prevención del daño perineal es un objetivo fundamental de las matronas. Las mujeres sin lesión perineal tras un parto vaginal presentan un menor sangrado, un menor riesgo de infección postparto y menor dolor perineal. Además, mantienen un mejor tono del suelo pélvico y refieren menos episodios de incontinencia urinaria y fecal que en mujeres con lesiones perineales.1,2,3,4

Existen muchas herramientas con evidencia científica para la prevención del trauma perineal. La posición materna durante la segunda parte del trabajo de parto, puede condicionar los resultados perineales. El parto vertical es una práctica ancestral que puede ofrecer ventajas para la madre y su recién nacido. Las madres adoptaban por instinto posiciones de tipo vertical que prevalecieron durante mucho tiempo. Estas prácticas se evidencian en los jeroglíficos y pictogramas egipcios.5,6,7

Fue en 1598, en Francia, cuando el médico obstetra Jaques Guillemeau planteó el cambio de posición a la semirreclinada. Posteriormente, en 1668, el obstetra François Mauriceau publicó su obra The Diseases of Women with Child, and in Child-Bed, a partir de la cual se produjo la influencia en el cambio de la posición de nacimiento. El rey Luis XIV incentivó la posición semirreclinada para poder obtener una mejor observación y autorizó las operaciones de litotomía que realizaba Frère Jacques. Se desconoce la relación exacta entre la posición reclinable y la operación de litotomía, que dieron lugar a la adopción de la posición de litotomía para el parto.5,6,7

Durante las últimas décadas, el parto en posición vertical se ha venido investigando y se ha creado controversia respecto a su práctica y sus beneficios. Se cree que esta posición posee ventajas respecto al parto en posición horizontal, relacionadas con los efectos de la gravedad, aumento de la dimensión transversal y anteroposterior del plano pélvico, disminución del tiempo expulsivo, contracciones uterinas más eficaces, mayor participación de la madre, eficiencia en el pujo y menos casos de frecuencia cardiaca fetal anormal, lo cual beneficia tanto a la madre como a su hijo. Estas ventajas contribuyen a disminuir las complicaciones del parto, por tanto, a la mortalidad materna y perinatal.8,9,10,11

OBJETIVO

Averiguar si existen beneficios con respecto al trauma perineal en los partos atendidos en posiciones verticales.

MATERIAL Y MÉTODOS

Estudio: se ha realizado un estudio de revisión bibliográfica acerca de los beneficios de las posiciones verticales durante el parto para prevenir lesiones perineales

Búsqueda de información: se consultan las siguientes bases de datos: PubMed, Medline, Cuiden, Cochrane Database of Systematic Reviews JBI. Se limita la búsqueda a artículos en español, inglés y portugués publicados entre los años 2017 y  octubre 2022.

Criterios de selección: ensayos aleatorios, metaanálisis y revisiones bibliográficas publicadas desde 2017 hasta octubre de 2022, que muestran los resultados perineales en partos en posición vertical.

Variables de estudio: Se han utilizado los descriptores de salud (DeCS) siguientes: posición vertical, trauma perineal, parto.

Análisis de la información: Tras la revisión, lectura y análisis de los artículos encontrados, se procede a la realización de un grupo focal de discusión de toda la información obtenida para la formalización del presente texto. Para la consideración de cada una de las recomendaciones encontradas, se evaluaron por pares y, en caso de desacuerdo, resolvió un tercero. Como resultado de la misma se han incorporado los resultados de publicaciones que aporten algún nivel de evidencia.

RESULTADOS

Una revisión integrativa  publicada en 2018 muestra las siguientes ventajas de los partos en posición vertical: disminución en el tiempo en la segunda etapa, menos desgarros de tercer y cuarto grado, menor edema vulvar, menor necesidad de instrumentación, menor necesidad de episiotomía, menos casos de presión del fondo uterino (maniobra de Kristeller), menos casos de placenta retenida, menor dolor, mejor percepción materna y mejores resultados fetales y neonatales. Como desventajas se encontraron: mayor sangrado y dificultad de mantener la posición. Es decir, esta revisión muestra que el parto en posición vertical tiene más ventajas en contraste a la posición horizontal, lo que beneficia fisiopsicológicamente tanto a la madre como al neonato.12

Un estudio descriptivo, retrospectivo, transversal, realizado con una muestra de 190 gestantes de parto vaginal, durante el año 2020, muestra que aparentemente en el parto vertical se da más desgarros a nivel perineal, sin embargo, muestra beneficios para el feto y recién nacido. Las mujeres que parieron en posición vertical tuvieron un desgarro perineal en mayor proporción, de primer grado 38%, segundo grado 11% frente a 25% y 7% en el parto horizontal.13

En 2021 se publicó un estudio observacional no experimental, descriptivo de corte transversal; con una muestra compuesta por 180 pacientes, se procedió a revisión de historias clínicas o formularios a través de una ficha de observación. Finalmente concluye que las principales complicaciones de los desgarros perineales por atención del parto vertical fueron: dolor perineal y dispareunia. Se evidenció que más de la mitad de las pacientes del estudio presentaron desgarro perineal luego de su atención por parto vertical y el principal factor asociado fue periné rígido. Con respecto al grado de desgarro fue de tipo I en el 28.3%. Se pudo establecer que el grado de desgarro perineal más frecuente en las pacientes atendidas por parto vertical corresponde al grado I. La posición vertical de mayor acogida por las pacientes del estudio fue la atención del parto en postura semisentada (35´6%), seguida de la posición sentada.14

En 2021 se publicó una revisión documental, que se trata de una búsqueda de la literatura entre los años 2009 y 2020 en bases de datos especializadas seleccionándose 50 artículos. Se extrae la conclusión de que la posición vertical se asoció a una menor duración del trabajo de parto, dolor referido y necesidad de episiotomía, no obstante, esta posición puede incrementar el riesgo de hemorragia postparto y daño perineal.15

Con el fin de buscar la relación entre los partos verticales y los desgarros perineales, se llevó a cabo un estudio analítico correlacional, de diseño no experimental, corte transversal, con una muestra de 178 pacientes, publicado en 2018. En relación a las diferentes posiciones de parto vertical, el 48% utiliza la posición de cuclillas variedad posterior. De todos los partos verticales el 58% presentan desgarros perineales de los cuales el 72% presentan desgarros de primer grado, 23% desgarros de segundo grado. Se determinó que existe relación significativa entre los partos verticales y los desgarros perineales en tres de sus posiciones, la variedad de cuclillas anterior, variedad de cuclillas posterior y posición sentada semi sentada por tener un valor estadísticamente significativo.16

En 2018 se publicó un estudio descriptivo documental, cuya información se obtuvo mediante la revisión de 3486 historias clínicas. Entre sus resultados, se pudo determinar que el 15.81% tuvieron su parto en posición vertical. El 52.81% presento parto expulsivo cuya duración fue de menos de 5 minutos y el 63.88% no presento ningún tipo de desgarro del canal blando. Se pudo concluir, que la duración del la fase expulsiva en la posición vertical fue más breve que el del parto horizontal.17

En 2021 se publicó un muestreo probabilístico de tipo aleatorio simple, para comparar, según el tipo de parto vertical u horizontal, las complicaciones obstétricas. En total se analizaron 300 mujeres gestantes. Dentro de las complicaciones obstétricas estudiadas se evidenció que el tiempo de expulsión fue mayor en el grupo de posición horizontal frente al vertical; de igual manera, el sangrado fue mayor en el grupo de parto horizontal. El parto vertical disminuye la probabilidad de desgarro en 36% comparado con el parto horizontal; mientras que respecto a la probabilidad de uso de episiotomía esta disminuye en 37% en el parto vertical frete al horizontal. Concluye que el parto en posición vertical tiene menos complicaciones obstétricas en comparación con el parto horizontal. Asimismo las ventajas de realizar partos en posición vertical son superiores en relación al parto en posición horizontal.18

Así mismo, en 2022 se publicó otro estudio descriptivo, comparativo y prospectivo con un componente correlacional, que busca comparar el comportamiento clínico del parto vertical con el horizontal. Se estudiaron 212 pacientes (106 en parto vertical y 106 en posición de litotomía). En las pacientes con parto horizontal se registraron 3 casos de hemorragia postparto. El grado I de desgarro vaginal fue el más frecuente (48.58%). Las horas mínimas de trabajo de parto fueron 2.38 h en el grupo de parto vertical. El parto vertical puede ofrecer ventajas significativas en comparación con el horizontal en algunas variables, como un trabajo de parto más corto, Para las demás variables estudiadas no se encontraron diferencias estadísticamente significativas.19

También se publicó un estudio transversal observacional prospectivo en 2017, donde se demostró que en el parto vertical se produjo un 18% de desgarros con relación al parto horizontal (un 23%). De acuerdo a los resultados obtenidos se concluye que el parto vertical tiene mayor beneficio y menor grado de complejidad a diferencia del parto horizontal.20

En 2018 se publicó un estudio observacional tomando como muestra 264 gestantes. Sacó como conclusión que no existe correlación entre el trauma perineal y la posición durante la segunda fase del trabajo de parto.21

CONCLUSIONES

Existe disparidad en los datos obtenidos con respecto a los resultados perineales en posición vertical durante la fase expulsiva del parto, encontrando estudios que afirman un aumento del porcentaje de desgarros mientras otros concluyen un descenso del número de estos cuando la gestante adopta posiciones verticales. A pesar de ello, se puede observar que el grado de desgarro en posiciones verticales es menor. Todos coinciden en una disminución de la duración de la fase expulsiva en los partos en posición vertical.

La variedad de desenlaces obstétricos asociados a las posiciones de parto vertical hacen complejo definir una posición de parto óptima y, por lo tanto, se recomienda la libre elección de acuerdo con las características que presente cada paciente.

Es importante respetar la elección de la posición de la madre en virtud de su autonomía y comodidad. Fomentar la capacitación continua de los profesionales de salud del área gineco-obstétrica para la atención adecuada de las distintas posiciones de parto vertical y maniobras o técnicas que puedan reducir los desgarros perineales.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Kettle C, Tohill S. Perineal care. Clin Evid. 2011; 4: 1401-20.
  2. Albers LL, Borders N. Minimizing genital tract trauma and related pain following spontaneous vaginal birth. J Midwifery Womens Health. 2007; 52: 246-53.
  3. Khaled MK Ismail. Perineal trauma at childbirth. 2017.
  4. Rengiffo, Echeverria, and Karen Andrea. Prevención de los desgarros perineales durante la etapa expulsiva del parto horizontal. BS thesis. Machala: Universidad Técnica de Machala, 2020.
  5. Barroso M, Ruiz I. La posición adoptada para las primíparas durante el trabajo de parto, sus efectos en la evolución del parto y condiciones del recién nacido [tesis]. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia; 1980.
  6. Lippi D, Weber D. Crouching or lying-down?: The reason of a (uncomfortable) delivery position. J Matern Fetal Neonatal Med [internet]. 2014;27(2):206-8. doi: 10.3109/14767058.2013.806904
  7. Dundes L. The evolution of maternal birthing position. AJPH [internet]. 1987;77(5):636-41. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1647027/pdf/amjph00256-0102.pdf
  8. Gupta J, Hofmeyr G. Posición de la mujer durante el período expulsivo del trabajo de parto. Cochrane Database Syst Rev [internet]. 2008;(2):1-65. Disponible en: http://www.uv.es/jjsanton/Parto/10Cochrane%20posicionenelexpulsivo.pdf
  9. Gupta JK, Hofmeyr GJ, Shehmar M. Position in the second stage of labour for women without epidural anaesthesia. Cochrane Database Syst Rev. 2012;(5):1-62. doi: 10.1002/14651858.CD002006.pub3
  10. Nasir A, Korejo R, Noorani K. Child birth in squatting position. Rev J Pak Med Assoc [internet]. 2007;57(1):19-22. Disponible en: http://jpma.org.pk/full_article_text.php?article_id=1040
  11. Reitter A, Daviss BA, Bisits A, Schollenberger A, Vogl T, Herrmann E, et al. Does pregnancy and/or shifting positions create more room in a woman’s pelvis? Am J Obstet Gynecol. 2014;211(6):662.e1-662.e9. doi: 10.1016/j.ajog.2014.06.029
  12. Ventajas y desventajas del parto vertical en contraste con el parto horizontal: una revisión de la literatura* [Internet]. Javeriana.edu.co. 2018 . Disponible en: https://revistas.javeriana.edu.co/files-articulos/IE/20-1%20(2018-I)/145254388013/‌
  13. Solar Misaico CR, Hernández Córdova NJ. Complicaciones del parto en posición vertical y horizontal en Churcampa y Vilcashuaman, 2020. repositoriounhedupe [Internet]. 2022 Jul 8; Disponible en: https://repositorio.unh.edu.pe/handle/UNH/4677
  14. De Obstetricia C. UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL FACULTAD DE CIENCIAS MÉDICAS [Internet]. Disponible en: http://repositorio.ug.edu.ec/bitstream/redug/62066/1/CD%20785-%20DUQUE%20BRIONES%20KARLA%20GISBEL%20%3b%20PARRALES%20MONTA%c3%91O%20LADY%20BRIGGITTE.pdf
  15. Cuy-Chaparro L, Jiménez DRS, Riaño-Carreño DM, Villalba GEC, Capacho NS, Bringas RS. Variables clínicas del parto en posición vertical y horizontal: Revisión exhaustiva de literatura. Revista Investigación en Salud Universidad de Boyacá [Internet]. 2021 Jun 30;8(1). Disponible en: https://revistasdigitales.uniboyaca.edu.co/index.php/rs/article/view/601/592
  16. Romero Añanca K, Vargas Baca MY. Relación entre los partos verticales y desgarros perineales en pacientes atendidas en el Centro de Salud de Belenpampa, enero a junio – 2018. Universidad Andina del Cusco [Internet]. 2018 Dec 17; Disponible en: https://repositorio.uandina.edu.pe/handle/20.500.12557/2382
  17. Crespo-Antepara DN. El parto en libre posición. Polo del Conocimiento. 2018 May 8;3(5):229.
  18. Arimuya Pacheco RF, Fuentes Peña JD. Complicaciones obstétricas y neonatales asociadas al parto vertical y horizontal. repositorioupeuedupe [Internet]. 2021 May 14 ; Disponible en: https://repositorio.upeu.edu.pe/handle/20.500.12840/4456
  19. Camargo-Villalba GE, Güezgüan-Pérez JA, Sánchez-Capacho N, Barragán-Acevedo JT, Huamanga-Gamarra B, Soto-Bringas RI, et al. Comportamiento clínico del parto vertical y en posición de litotomía en dos centros de salud de Cusco, Perú. Ginecología y obstetricia de México [Internet]. 2022;90(3):222–33. Disponible en: https://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S0300-90412022000300004&script=sci_arttext
  20. Villón Valarezo AM. Análisis comparativo entre el parto horizontal y vertical en mujeres gestantes de edades de 17 – 40 años que son atendidas en el Hospital Especializado Mariana de Jesús desde agosto del 2016 hasta febrero del 2017 [Internet]. repositorio.ug.edu.ec. 2017. Disponible en: http://repositorio.ug.edu.ec/handle/redug/48472
  21. Peppe M, Stefanello J, Infante B, Kobayashi M, Baraldi C, Brito L. Perineal Trauma in a Low-risk Maternity with High Prevalence of Upright Position during the Second Stage of Labor. Revista Brasileira de Ginecologia e Obstetrícia / RBGO Gynecology and Obstetrics. 2018 Jul;40(07):379–83.