Cambio psíquico en la sexta década de la vida

pasión. Generalidades: Desde el punto de vista descriptivo, la pasión se caracteriza por la intensidad afectiva, (habitualmente un sentir masoquista) una fuerte dependencia de otro (un objeto, una actividad, una circunstancia o un resultado), acompañado de gran actividad. Teóricamente la constelación pasional está constituida por un deseo, acompañado de afectos del tipo de los celos, terror, humillación de los cuales el yo intenta sustraerse mediante una conjunción de actos, (David Maldavsky, 1991a.b.) La trama sobre la que se sustenta el entretejido de la pasión se constituye por: las erogeneidades en juego, las defensas predominantes, la hipertrofia del afecto y la tramitación de éste en una intensa actividad, que marca una manera de ser. El afecto, constituye la parte del sostén identificatorio, como cuando alguien afirma de sí «soy un apasionado de (el Barca)».

Tomemos el ejemplo de Dostoievski. Con respecto a éste Freud, (1928b), dice que de acuerdo con la relación de fuerzas entre las exigencias pulsionales y las inhibiciones que las contrarrestan (más las vías de sublimación disponibles) habría que clasificar a Dostoievski como uno de esos caracteres llamados «apasionados». Como el yo es pasivo ante la pulsión, transforma ésta pasividad en actividad colocándose en la posición sujeto (identificado con un ideal), y le hace a otro lo que padece. Sin embargo, la dependencia del apasionado delata la pasividad ante la pulsión. Cuando la actividad es cedida a otro yo, el yo apasionado desarrolla afectos masoquistas intensos, combinados con dependencia y necesidades de respuestas del objeto, para advenir a una ilusión identificatoria. La pasión se acompaña regularmente de una desmentida del juicio que tiende a disminuir el prestigio y valor del objeto de la pasión, previamente investido como ideal. Sucede algo semejante al enamoramiento, tiene eficacia en lo anímico, promueve perversiones y cancela represiones. (Los tan comunes observables “viejos verdes, mirones, abusadores, pedófilos.

El ángel azul, amigos de la familia, altos funcionarios que dejan sus altos puestos por jóvenes amantes, organiza cio-nes criminales y traficantes de menores, tours turísticos, aprovechamiento de instituciones de ayuda a los niños, de la calle, huérfanos, víctimas de guerras y catástrofes ……….Según el tipo de pulsión parcial que se tramita tiene otras singularidades. Por ejemplo: en la fijación libidinal preoral intrasomática, puede devenir en la pasión numérica especuladora remanente de carácter regresivo ante la imposibilidad de sostener vínculos humanos; ancianos que caen víctimas de estafas, financieras, bancos, altos intereses; en la fijación oral primaria, se puede transformar en la pasión cognitiva por develar incógnitas abstractas; y así es que vemos súbitamente los adoradores de gurúes de religiones exóticas, en la oral secundaria la pasión amorosa de consustanciación con el objeto; en la anal primaria la pasión justiciera vindicatoria, políticos fundamentalistas justicieros abanderados de una causa; En estas pasiones, la debilidad de la ensambladura psíquica, es fácilmente arruinada, porque no se tolera el displacer como forma de ser.

Desde el punto de vista vincular, el apasionado promueve que los otros se distribuyan en torno de la desmentida y el esfuerzo por sostener la idealización. Rechaza aquello que pueda denunciar alguna diferencia entre el objeto de la pasión y el ideal. Esta promoción de ciertas posiciones para el otro, corresponde al criterio de Freud de «psicología de las masas…» (1921c), modelo, objeto, auxiliar y enemigo, con una regresión del yo y el privilegio de la afectividad sobre el pensar.

8- Exacerbación de tensiones económicas: La caída de la energía de reservas, es autopercibida y proyectada en el tiempo vital, y en consecuencia hay «menos tiempo para vivir»

Proyectada en el tiempo cotidiano surge el sentimiento de la falta de tiempo diario, en los bienes materiales el sentimiento de pobreza- En casos extremos con una patología previa obsesiva o melancólica puede devenir en un delirio, o también instrumentarse el dinero al servicio del poder para compensar la caída de la potencia declinante-Son los “viejos amarretes”, los frecuentes desfalcos que son objeto la gente mayor con la ilusión de ganar mucho dinero-

9- El camino a la sabiduría: La capacidad para reconocer la finitud de la existencia, y aceptando la pena que este descubrimiento produce, es quizá, el logro psicológico más grande. Cuando se alcanza la certeza de la muerte, el sentimiento oceánico inicial, que se experimenta de manera pasiva y transitoria, se trasmuda en un sentimiento cósmico, Kohut, (op.cit). Este es perdurable, creativo y resultado de una actividad del yo. Finalmente, y solo a veces, se atisba el camino a la sabiduría. Esta implica la aceptación de los límites de las capacidades físicas, intelectuales y emocionales, en una síntesis. Una amalgama de adquisiciones cognitivas, con el enriquecimiento que acompaña a la renuncia de los ideales narcisistas, apoyado en la firme convicción de un sistema de ideales. Es el momento en que se puede vislumbrar el resultado victorioso de la personalidad total, durante la vida.

10- Palabras clave: nieto, envejecimiento con éxito, pasión, sabiduría, telómeros, tensión económica, postgenital, perelaboración

  1. Resumen: En este trabajo, el autor se propone desarrollar algunas transformaciones psíquicas en la sexta década de la vida.

1- El nieto. Se trata de representaciones preconscientes, que tienen el valor de una transacción entre los deseos edípicos revertidos, del narcisismo y de la conservación de la especie. Luego, por proyección, busca plasmarse en el mundo. Otros niños ajenos, pueden operar como una suerte de «iniciadores». De la misma manera que nuestros años infantiles, en que jugábamos con muñecos que sustituían el deseo de tener niños, estos nietos iniciadores nos encaminan hacia el nieto propio.

2- Envejecimiento con éxito- la definición posee tres connotaciones generales. La primera se refiere a la realización del potencial individual capaz de generar satisfacción física, psicológica y social según el individuo y su grupo de edad. Es evaluada de acuerdo a condiciones objetivas disponibles, por la visión que la gente e instituciones poseen sobre tales condiciones y por lo que se considera necesario para la realización plena de este potencial.

La segunda significación toma como parámetros de envejecimiento exitoso el funcionamiento que más se acerque al de la media de la población más joven, siendo