Características físicas y cambios iniciales en el recién nacido a término

Características físicas y cambios iniciales en el recién nacido a término

La llegada de un nuevo ser al núcleo familiar comporta modificaciones en el desarrollo de las personas y de estructuración familiar. 

Autor Principal:

Diego Sorli Latorre (Graduado en enfermería y Máster en Salud Pública)

Entidad: Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa (Zaragoza)

Autores Colaboradores:

Patricia Sorli Latorre (Diplomada en enfermería)

Lorena García Hernández (Diplomada en enfermería)

Cintia Pérez Torrero (Diplomada en enfermería)

Patricia Sánchez Ferrer (Diplomada en enfermería)

María Casamián Cabero (Diplomada en enfermería)

RESUMEN

Son especialmente relevantes las semanas iniciales tras el nacimiento del bebé ya que se trata de una etapa de relevantes modificaciones físicas y psicológicas para todos los miembros afines.

Sin embargo, un mayor entendimiento y conciencia acerca de las alteraciones que pueden acontecer en los primeros días de vida del bebé pueden facilitar una adaptación más sencilla del entorno familiar, soslayando dudas y experimentar con mayor capacidad las potenciales desviaciones de la normalidad del recién nacido, y por lo tanto implementar la calidad de los cuidados de su bebé, como es el caso de los cambios morfológicos, del crecimiento, sexuales o vitales.

ABSTRACT

The arrival of a new being to the family nucleus involves changes in the development of people and family structure. The initial weeks after the birth of the baby are especially relevant since it is a stage of relevant physical and psychological changes for all the related members.

However, a greater understanding and awareness about the alterations that may occur in the first days of the baby’s life can facilitate a simpler adaptation of the family environment, avoiding doubts and experimenting with greater capacity the potential deviations from the normality of the newborn, and therefore implement the quality of your baby’s care, as is the case of morphological, growth, sexual or vital changes.

PALABRAS CLAVE

Recién nacido, Cambios físicos, Lactante

KEY WORDS

Newborn, Physical changes, Infant

INTRODUCCIÓN

La relación materna dispone no sólo la adaptación del recién nacido (RN) a su entorno, sino también a la acomodación bilateral entre los padres y su hijo. En confrontación a ello, los padres se apreciarán glorificados con la expresión y el afecto de su bebé y no percibirán nada que les complete más  como familia que observarlo diariamente prosperar y desarrollar su potencial como ser individuo de la sociedad.

No sólo la madre y el padre, sino también otro familiares como hermanos, abuelos y personas cercanas se transforman en modelos de cariño. Por tanto, es muy saludable beneficiar la unión con otros seres cercanos al medio familiar.

Los días iniciales con el bebé en la familia quizás no sean de fácil manejo, ya que la madre continua restaurándose de los traumatismos del parto, la iniciación de la lactación, al agotamiento casi permanente, a la impresión de que no existen momentos planificados ni programación para esta época. Sin embargo, instruirse en identificar las necesidades más fundamentales del RN (ingestas, aseo o descanso) y a establecer objetivos para que todo sea más cómodo.

Tradicionalmente era la madre quien se solía ocupar de la crianza, y principalmente los primeros días, cuando las demandas son mayores y ello genera una dedicación casi exclusiva hacia sus hijos. Frente a ello, es necesario que el padre construya con su hijo vinculaciones afectivas tan enérgicas como las de su pareja, lo cual no implicará únicamente una relación intensa entre ambos que afianzar a lo largo de la vida, sino que conseguirá que la correspondencia de los progenitores entre sí sea más cercana y democrática entre ellos. Para los papás suele ser todo un reto sumergirse en el complejo y emocionante hecho de la paternidad.

Sin embargo, acercarnos a la idea de formar una familia e informarse sobre como se desarrolla un RN, así como las modificaciones que en el ocurrirán en los inicios de su vida, consigue mejorar la adaptación del entorno familiar, salvando dudas y descubriendo más fácilmente sus variabilidades en el crecimiento, tanto significativos como fútiles, y por lo tanto perfeccionar la calidad de la atención prestada a su bebé.

CARACTERISTICAS FISICAS DEL RECIEN NACIDO

Cabeza y cara:

  • Fontanelas

En la parte craneal del RN se consiguen distinguir unas aéreas más laxas denominadas fontanelas. Esto es así dado que la bóveda craneal no se ha sellado íntegramente para así facilitar el crecimiento. En algunos casos las uniones de los huesos craneales llegan a estar sobre montadas, fenómeno llamado como acabalgamiento, debido a que las diferentes partes óseas se han adaptado durante el paso por el canal del parto. En unos días retorna a la normalidad. La fontanela anterior o bregmática mide aproximadamente 3,5 centímetros, mientras que la fontanela posterior o lambdoidea se encuentra casi cerrada en los bebés a término o apenas es penetrable a punta de dedo. Durante el primer año de vida se da lugar a la calcificación de la fontanela anterior, reduciendo gradualmente su tamaño hasta que hacia los 12-18 meses se cierra. Si la clausura  de esta fontanela se retarda deberíamos sospechar de alteraciones patológicas, tales como raquitismo o hipotiroidismo. Cuando se consolida muy tempranamente, se deben descartar otros síndromes.

  • Dientes

El proceso de dentición comienza desde el periodo embrionario. Generalmente los RN nacen sin piezas dentales pero no es infrecuente hallar bebés que muestren algún diente, sin que esto incurra en una complicación de la salud.

Los dientes primarios son transitorios y tienden a completarse alrededor de los 2 años. Con el proceso de dentición finalizada, se presencia un total de 20 dientes. Con el paso de los años se han de caer para permitir el camino a los dientes definitivos lo que se producirá alrededor de los 7 años de vida.

El orden de aparición de los dientes transitorios suele ser:
–    Incisivos: a partir de los 5-6 meses.
–    Premolares: en torno a los 14-18 meses.
–    Molares: los últimos en aparecer cercanos a los 2 años de edad.

  • Cara

La cara puede aparecer ligeramente edematizada, especialmente en la zona palpebral y los labios que gradualmente reducirán su tamaño.

Ocasionalmente se pueden observar unas pequeñas descamaciones llamadas dermatitis seborreica, cuyo cuidado culinario con aceite de almendras y posterior raspado con un paño suave es suficiente para su completa desadherencia.

A lo largo de los días, las mejillas se tornan menos redondeadas y la nariz incrementa.

Esporádicamente, pueden surgir unos diminutos quistes por acumulación de material sebáceo, de aspecto blanquecino, es usual distinguirlos congregados y limitados en la frente, mejillas, nariz y mentón, citados como milium, que surgen cercanos al la mitad de los bebés, considerándose un manifestación normal.

Otro tipo de puntos blancos pero con localización en encías y paladar son conocidos estos con el nombre de perlas de Epstein, los cuales a lo largo del primer trimestre de vida tienen a desaparecen de carácter espontáneo.

El pelo del RN es delicado y suave y su caída es marcada durante los periodos iniciales.

  • Ojos

Generalmente denotan un semblante azulado, aunque el color concluyente se puede vaticinar hasta casi el final del primer año de vida.

Es característico y corriente que el RN llore sin aparecer lágrimas, puesto que sus glándulas lagrimales son inmaduras hasta casi el primer mes de vida, momento en el que brotan lagrimas reales con el llanto a fin de mantener los ojos limpios y húmedos. Si perdurase su inmadurez u obstrucción del conducto de drenado, se revelaría una hinchazón de los bordes internos de los parpados inferiores.

Otra alteración que puede acontecer es el estrabismo considerado normal al nacimiento. El bebe desviará un ojo o ambos, que suele explicarse por la inmadurez de sus músculos oculares. Si la situación no revierte en torno a los 6 meses, este hallazgo hasta el momento normal deberá ser de consideración por el pediatra.

  • Hipo y estornudos:

Normales y habituales durante los dos primeros meses.

  • Piel:

Tras el parto la piel se encuentra impregnada de una materia sebácea y blanquecina denominada vérnix caseosa. Muestran además un delicado manto de vello en brazos, piernas y espalda llamado lanugo. Tanto vérnix y lanugo irán desvaneciéndose gradualmente en los primeros días.

Los RN exhiben una piel muy sensitiva que en un gran número de ocasiones padece de  reacciones normales pero que atemorizan a sus padres. Es aconsejable prescindir del uso de cremas y jabones aromatizados para el aseo del bebé, siendo los más recomendables los jabones neutros, ya que los aromatizados lograrían desatar o perjudicar otras alteraciones dermatológicas.

A partir de las 24 horas tras el nacimiento, se puede distinguir el fenómeno de ictericia fisiológica del RN. Se llama así a la coloración amarillenta en piel, ojos y mucosas. Esto es ocasionado generalmente por la inmadurez hepática del RN y el desecho del excedente de glóbulos rojos de la poliglobulia fetal. Esta coloración se desvanecerse naturalmente en torno a la semana o 10 días. Si la piel del bebé torna dorada previo a las 24 horas tras parto o persevera de este color tras dos semanas, es ineludible de valoración por el pediatra.