Colonización por patógenos bacterianos en las conexiones y válvulas espiratorias de los ventiladores mecánicos

DISCUSIÓN.

En este trabajo se encontró que de 102 muestras tomadas de los circuitos y válvulas de los ventiladores, el 38,3% resultaron positivas para gérmenes bacterianos patógenos, micro-organismos que habitualmente se identifican en los pacientes hospitalizados en nuestra unidad de cuidados intensivos (25). El 61,7% fueron negativas.Durante la investigación pudo observarse que el paquete que va a esterilización con gas contiene sólo las conexiones y las cascadas, las válvulas no son esterilizadas si no solamente desinfectadas. Viendo que todas las muestras tomadas del paquete esterilizado a gas resultaron negativas, en tanto que 44,4% de las muestras tomadas de las válvulas espiratorias (antes del armado del ventilador) fueron positivas, se decidió evaluar el procedimiento de desinfección de las válvulas.

Pudo notarse que el personal encargado de la esterilización (en la UCI del IAHULA se les llama “ayudantes”) incurría en reiteradas violaciones de los procedimientos de desinfección, tales como uso de recipientes no estériles, ausencia de lavado de manos del operador quien hacía contacto directo con la válvula y colocación de la válvula en bolsas plásticas no estériles luego de haber sido desinfectadas. Debido a estas fallas se procedió a incluir las válvulas en el proceso de esterilización a gas posteriormente ninguna muestra resultó positiva, pero la esterilización a gas disminuyó considerablemente el tiempo de vida útil de la válvula, por lo que fue necesario volver a los procedimientos de desinfección haciendo los correctivos necesarios en el proceso de lavado, desinfección y montaje.

Las segundas muestras tomadas después de armado el ventilador por parte del personal de Enfermería resultaron colonizadas en 51,8% y hubo relación entre la colonización de las válvulas y la colonización hallada en las muestras tomadas luego del montaje del ventilador. La frecuencia de colonización fue in crescendo con el tiempo, lo cual indica que posiblemente sí ocurrió contaminación a partir del procedimiento de montaje del ventilador.

También se observó que para las terceras muestras, el 61,9% de las conexiones ya estaba colonizada, determinándose que la frecuencia de colonización de los ventiladores no se relacionaba estadísticamente con el hecho de estar conectados a los pacientes lo cual sugiere que la contaminación no provino del paciente sino de conexiones previamente contaminadas. Este hallazgo es diferente al reportado por Inglis y cols, quienes reportaron que las bacterias comúnmente encontradas en tubos traqueales y conexiones eran de origen endógeno (11).Si esta suposición es cierta, es decir que la fuente de colonización fue exógena, cabe pensar que el personal involucrado en el montaje de los ventiladores no está siguiendo rigurosamente los protocolos de bioseguridad. En esta investigación se detectó que el lavado de manos y el uso de bata y gorro no se cumplen totalmente, independientemente del status laboral del personal, observando tasas de cumplimiento que estuvieron entre 40 y 60% según el caso.

El lavado de manos es considerada la medida más efectiva para prevenir infecciones nosocomiales (26). Los gérmenes comúnmente encontrados en las conexiones y válvulas durante la investigación fueron Acinetobacter baumannii, Acinetobacter calcoaceticus, Acinetobacter sp. y Staphylococcus aureus, dichos gérmenes están caracterizados por su virulencia y resistencia a los antimicrobianos además de ser causante de brotes epidémicos de infecciones nosocomiales (15, 23, 24), también son los microorganismos comúnmente implicados en las neumonías intrahospitalarias ocurridas en la UCI (15). La aparición de cepas de Acinetobacter resistentes a todos los antibacterianos comercialmente disponibles y la carencia de nuevos antimicrobianos en desarrollo ha generado alarma en el ambiente asistencial de todas las UCI en el mundo (27)

Se ha reportado que los humidificadores de cascada con agua, tienden a producir condensaciones en los circuitos, que se colonizan y pueden transmitir los microorganismos al paciente; para reducir este riesgo se recomienda el uso de humidificadores externos conocidos como nariz de camello (27) En esta investigación se detectó que 13 ventiladores tenían cascadas y 14 no la tenían, aunque se pensaba que el uso de éstas pudieran contribuir a la colonización de las tubuladuras, la diferencia estadística no fue significativa.

CONCLUSIONES

Las válvulas espiratorias y conexiones de los ventiladores en la Unidad de Cuidados Intensivos del Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes exhiben una frecuencia de colonización de 38.3%

– Las válvulas espiratorias contaminadas probablemente son la causa más importante de la colonización del resto del circuito ventilatorio.

– La manipulación posterior por parte del personal de Enfermería también parece influir en la tasa de colonización.

– Las conexiones y válvulas resultaron colonizadas con gérmenes bacterianos patógenos de alto impacto asistencial por su implicación en las infecciones nosocomiales más frecuentes en la UCI del IAHULA, especialmente las NAV, por su gran virulencia y por la multirresistencia de estos gérmenes.

– La utilización de medidas básicas de asepsia y antisepsia no se sigue con la frecuencia necesaria, lo cual podría contribuir a la colonización de