Inicio > Ultimas Publicaciones de la Revista > Endocrinología y Nutrición > Efectos beneficiosos del café en el metabolismo lipídico

Efectos beneficiosos del café en el metabolismo lipídico

Efectos beneficiosos del café en el metabolismo lipídico

Introducción: El consumo de café puede disminuir el riesgo de padecer de Síndrome metabólico e hígado graso no alcohólico, se hace una revisión de los principales estudios internacionales, clínicos, epidemiológicos, y experimentalesque investigan la asociación entre el consumo de café y el riesgo de sufrir de síndrome metabólico.

Método. Se realizó una búsqueda enla literatura dirigida a encontrar artículos originales experimentales, epidemiológicos y clínicos acerca de la asociación entre el consumo de café, síndrome metabólico e hígado graso no alcohólico.

Efectos beneficiosos del café en el metabolismo lipídico

Autores.

Dres. Alfredo Arredondo Bruce. I

Delfín Londres Frómeta. II

Alfredo Arredondo Rubido. III

  1. Especialista de 2º grado en Medicina Interna, profesor auxiliar, MsC, Hospital Provincial Docente Amalia Simoni. Camagüey Cuba.
  2. Especialista de 1er grado en Cirugía General Interna, profesor instructor, Hospital Provincial Docente Amalia Simoni. Camagüey Cuba.
  3. Alumno ayudante Medicina Interna. Universidad de Ciencias Médicas Camagüey. Cuba.

Palabras clave. Hígado graso no alcohólico, síndrome metabólico, café. Stress oxidativo.

Se revisan las siguientes bases de datos: PubMed, MEDLINE, Scopus y Scielo, se incluyeron artículosen inglés y español publicados hasta julio del 2013. Resultados: Tres estudios animales experimentales investigaron los efectos de café en el síndrome metabólico, considerando que cinco examinaron de forma experimental si la ingestión de café puede reducir el riesgo de infiltración grasa del hígado. Todos los estudios animales mostraron un efecto protector del café para el desarrollo de síndrome metabólico e hígado graso no alcohólico.

Se identificaron once estudios epidemiológicos y clínicos que cumplieron los criterios de inclusión. De ellos, seis se llevaron a cabo sobre el riesgo de síndrome metabólico y cinco en el riesgo de hígado graso no alcohólico. Cuatro de los seis estudios informaron una asociación inversa entre el consumo de café y el riesgo de síndrome metabólico. La dos exhibición de los estudios que los resultados negativos eran de la misma cohorte del estudio que consiste en personas jóvenes con un bajo predominio del síndrome metabólico.

Todos los estudios epidemiológicos y clínicos en hígado graso no alcohólico informaron un efecto proteccionista de succión de café.

Conclusiones: La ingestiónde café puede reducir el riesgo de hígado graso no alcohólico. Si este efecto puede mediarse por ciertos componentes del síndrome metabólico merece la investigación extensa

Title: Beneficial effects of the coffee in the lipoids metabolism

Abstract

Introduction: Coffee consumption may modulate the risk of the metabolic syndrome and non-alcoholic fatty liver disease. We intend to review the experimental, epidemiological and clinical studies investigating the association between coffee consumption and the risk of metabolic syndrome and non-alcoholic fatty liver disease.

Methods A literature search was conducted with the aim of finding original experimental, epidemiological and clinical articles on the association between coffee consumption, metabolic syndrome and non-alcoholic fatty liver disease. The following databases were used: PubMed, Embase, Scopus and Science Direct. We included articles written in English and published up to July 2013.

Results Three experimental animal studies investigated the effects of coffee in the metabolic syndrome whereas five examined whether experimental coffee intake may modulate the risk of fatty liver infiltration. All of the animal studies showed a protective effect of coffee towards the development of metabolic syndrome and non-alcoholic fatty liver disease. Moreover, we identified eleven epidemiological and clinical studies that met the inclusion criteria. Of them, six were carried out on the risk of the metabolic syndrome and five on the risk of non-alcoholic fatty liver disease. Four of the six studies reported an inverse association between coffee consumption and the risk of metabolic syndrome. The two studies showing negative results were from the same study cohort consisting of young persons with a low prevalence of the metabolic syndrome. All of the epidemiological and clinical studies on non-alcoholic fatty liver disease reported a protective effect of coffee intake.

Conclusions Coffee intake can reduce the risk of non-alcoholic fatty liver disease. Whether this effect may be mediated by certain components of the metabolic syndrome deserves further investigation.

Key words. Metabolic syndrome, non alcoholic fatty liver disease, coffee, oxidative stress.

Introducción

Debido a su aromático aroma y delicioso sabor, el café es actualmente la segunda bebida de más alto consumo en el mundo, después del agua, con un consumo aproximado de 500 mil millones de tazas al año. (1-3) Es más, el café es una planta de enorme importancia económica en la vida moderna, y es el segundo producto más comercializado en el mercado internacional, solamente superado por el petróleo. (4) Como el consumo de café es parte de la vida diaria de tantas personas alrededor del mundo, varios estudios han explorado su composición química junto con sus efectos en la salud en los humanos. (5-7) Desde el punto de vista químico, el café es fisiológicamente una mezcla compleja de compuestos químico con potenciales principios activos. (1)

Según el Instituto para el estudio del Café, el café contiene más de 1 500 componentes químicos cuyas concentraciones pueden ser influenciadas por los factores agrícolas (por ejemplo las especies y variedad de planta, métodos del cultivo) y la técnica de preparación (por ejemplo tostado, mezcla, y preparación). (8) Los principales constituyentes solubles en agua del café incluyen los polímeros fenólicos, (8%), polisacáridos (6%), ácidos clorogénicos (4%), minerales (3%), agua (2%), cafeína (1%), ácidos orgánicos (0.5%), azúcares (0.3%), lípidos (0.2%) y aroma (0.1%). (8) Es más, el café tiene un fragmento lipídico que está principalmente compuesto por triacilgliceroles, tocoferoles, y esteres de alcohol del diterpene y ácidos grasos (principalmente los cafestol, kahweol y 16-O-metilcafestol).(9) Aunque la cafeína todavía es considerada el ingrediente más activo del café, (10) varios otros componentes (por ejemplo el acido clorogénico,(11) acido cafeico, cafestol (13) y kahweol) (14) tienen una potente actividad antioxidante que incluso puede mantenerse después del tostar los granos de café. (15)

Durante varios