Factores asociados al riesgo de prediabetes, desde un enfoque biopsicosocial

Consumo de alcohol

El consumo excesivo de alcohol en algunos estudios se ha relacionado con el riesgo de prediabetes y diabetes mellitus tipo 2, experimentos en ratas encontraron que el consumo excesivo de alcohol induce resistencia a la insulina (49).

Factores sociodemográficos

Las condiciones socioeconómicas adversas tienen una relación moderada con el incremento del riesgo de obesidad y alteraciones metabólicas.(50)

El tipo de ocupación tienen influencia en el nivel de ingresos, en el sedentarismo o actividad física, la conducta alimentaria, estrés percibido, los cuales pueden actuar como factores de riesgo o protectores de desarrollar obesidad y trastornos del metabolismo de la glucosa.

En el estudio NHANES 1999-2002, la prevalencia de diabetes en adultos de Estados Unidos, fue más frecuente en mujeres de raza negra, no hispanas, en personas mayores de 60 años y fue mayor en grupos con nivel socioeconómico de pobreza, y menor nivel educativo (51).

Encontramos estudios que relacionan la polución o contaminación ambiental con un mayor riesgo de diabetes, Tolerancia anormal a la glucosa (TAG), resistencia a la insulina y diabetes gestacional (52).

Así como, diversos estudios reportan mayor prevalencia de diabetes en zonas urbanas con respecto a las rurales, posiblemente debido al estilo de vida de las zonas urbanas como menos actividad física, menor consumo de alimentos ricos en fibra y mayor sedentarismo y consumo de alimentos procesados, ricos en azúcares y grasas. (44,50)

La migración interna y sobre todo la migración internacional, provocan varios cambios en la salud física y mental del migrante y su familia. El inmigrante puede padecer estrés por aculturación y presentar problemas físicos y psicológicos, el estrés por las dificultades de adaptación en el país de acogida, aislamiento social, frustración personal, desorientación, le pueden causar depresión y problemas en la salud. Se modifican los hábitos alimentarios en los que intervienen factores culturales y sociales, así como el estado nutricional (53). En países como España y Estados Unidos con un alto número de inmigrantes, la intolerancia a la glucosa, los valores de glucemia en ayunas, el riesgo y prevalencia de diabetes, y las complicaciones puede ser mayores en inmigrantes, encontrándose variaciones en dependencia de la etnia, nivel socioeconómico, nivel educativo y laboral (53).

En el mismo sentido un estudio en personas procedentes de Zacatecas, México, encontró que la prevalencia de síndrome metabólico en emigrantes hacia Los Ángeles, California, fue mayor que en la población no migrante de zona urbana y menor aún los no migrantes residentes en zona rural (54). Una revisión en 18 estudios, de los efectos de la migración de zona rural a urbana en países de bajos y medianos ingresos, informó que varios factores de riesgo cardiovascular fueron mayores en migrantes que en no migrantes rurales y menos frecuentes que en personas de zonas urbanas, los datos fueron insuficientes para índice cintura-cadera, glucemia en ayunas y resistencia a la insulina. (55)

Factores psicosociales

Según el modelo biopsicosocial, tanto en el mantenimiento de la salud, como en el origen, prevención, evolución y tratamiento de las enfermedades intervienen e interactúan factores biológicos, psicológicos, conductuales y sociales (56).

Desde el siglo 17 el médico Thomas Willis, mencionaba una relación entre factores psicológicos y la aparición de diabetes. (12)

En trabajadores japoneses con prediabetes, el estrés, realizar turnos nocturnos, Glucosa de ayuno anormal (GAA) (OMS) y la posición administrativa fueron factores de riesgo de diabetes tipo 2. (57)

Una revisión reciente reportó, que, a menor posición social y educación, son mayores los comportamientos de riesgo para la salud, aumenta la exposición a estresores sociales y psicológicos, ya sea con la pareja, comunidad, o el trabajo, aumentan los problemas económicos y pueden aumentar las tasas de diabetes tipo 2. Así como encontró relación entre los eventos adversos o traumáticos durante la primera infancia y aumento en el riesgo de desarrollar diabetes. Así como el riesgo de diabetes, fue mayor en personas con depresión y baja condición social (58).

Factores de riesgo para prediabetes como el sobrepeso y obesidad, en niños, adolescentes y adultos se han relacionado con factores psicológicos (59) como depresión, ansiedad, estrés crónico (60), así también el nivel estrés percibido se asoció con el trastorno por atracón en adolescentes (61).

En un estudio sueco el distrés psicológico fue mayor en mujeres, y se relacionó con prediabetes. En los hombres de mediana edad, el distrés psicológico se asoció con prediabetes y diabetes tipo 2. (58)

Por otro lado, en hombres y mujeres una mayor capacidad hedónica fue un factor protector de los trastornos de la regulación de glucosa (62).

El estrés puede ser considerado como un estímulo, una respuesta o la interacción entre ambos; ha sido definido como una “experiencia emocional negativa, acompañada de cambios bioquímicos, fisiológicos y conductuales dirigidos a la adaptación” (63). El estrés también es considerado como una interacción entre la persona y el ambiente, en el que las demandas superan a los recursos con los que la persona cuenta y pone en peligro su bienestar (64,65). Es un proceso difícil de medir, algunos método miden las respuestas físicas al estrés como la frecuencia cardíaca, presión arterial, niveles de las hormonas adrenalina, noradrenalina, cortisol en sangre o saliva, también existen cuestionarios y escalas que evalúan los sucesos estresantes, recursos percibidos, del tipo de afrontamiento ante el estrés, escala de estrés percibido entre otros, pero ninguno es determinante (65).

El estrés puede afectar a la salud por sus efectos directos o indirectos. a) Vía directa: El estrés sobre todo crónico, puede causar modificaciones en la función del sistema inmune y endocrino, pudiendo causar síntomas y enfermedades. b) Vía indirecta: Puede influir en la salud, por medio de las formas de reaccionar al estrés, como las conductas de riesgo, como el consumo de alcohol, tabaco, conducta alimentaria de riesgo (65).

No existen estudios concluyentes sobre la relación del estrés y el origen de diabetes y enfermedades cardiovasculares, pero en enfermedades ya establecidas se ha reconocido la influencia del estrés en su evolución, así como en trastornos del sistema inmunológico, endocrinológico, obesidad abdominal, úlcera péptica, alergias, asma bronquial (66), conductas de riesgo como fumar, consumo de alcohol, conductas alimentarias. (60,66–68) Así también existe relación entre el estrés y la falta de adherencia al tratamiento en enfermedades como la diabetes y mal control metabólico (69).

El estrés puede influir directamente sobre la glucemia por los efectos de las hormonas y efectos sobre los núcleos hipotalámicos del apetito, durante el estrés la adrenalina, cortisol, glucagón, GH, provocan gluconeogénesis,