Enfrentamiento práctico a la infección del tractus urinario

  • muchos de estos episodios.
  • La Escherichia coli obtenida en un cultivo con flora mixta obtenida por micción predice el bacteriuria vesical en 91% de los episodios y no debe ser considerado un contaminante.

En el 29o Congreso anual de la Sociedad Europea de Urología celebrado en Ciudad del Cabo, el Prof. Johnson 41 presento su investigación sobre métodos más rápidos y certeros para el diagnóstico de la sepsis urinaria, según explicó el olor de la orina se produce por sustancias orgánicas volátiles, las cuales pueden ser detectadas por la cromatografía de gas y espectrometría de masa.

Las bacterias y otros patógenos marcan su característica por los compuestos orgánicos volátiles que pueden descubrirse por la “nariz electrónica” donde quizás no se pueda detectar el germen especifico pero si la familia con una especificidad de casi 100%. La cromatografía de gas y la espectrometría de masa, pueden detectar los gérmenes con una sensibilidad de 80.5%, una especificidad de 98%, un valor predictivo positivo del 96.7%, y negativo de 87.9%. Se está trabajando intensamente en esas técnicas para lograr en los próximos años el diagnóstico correcto al lado de la cama en 20 minutos.

Inicio de la terapia

El tratamiento empírico inicial de la cistitis aguda no complicada requiere conocer el patrón de resistencia local de los microorganismos productores de infección de tracto urinario (ITU) (el cual cambia en el tiempo) y no debe incluir antimicrobianos cuyas tasas de resistencia superen el 10 al 20%. 36,37 En este sentido, es de gran utilidad revisar los datos aportados por los departamentos de microbiología acerca del mapa microbiano. Cuando el microorganismo es conocido se debe utilizar el antimicrobiano «más simple» considerando no sólo el costo monetario sino también el costo microbiológico lo que significa que el uso de fármacos de segunda o tercera generación que llevaran a la larga al desarrollo de resistencia. (Ver anexo 1)

En las pacientes con una infección de tracto urinario (ITU) simple no complicada el tratamiento es sencillo y puede ser empleadas las siguientes drogas inclusive por el propio paciente: 42-44

  • Trimetoprim/sulfametoxazole 160 mg/800 mg 1 Tableta dos veces al día por tres días. o
  • Trimetoprim 300 mg una tableta diaria por tres días o
  • Nitrofurantoína 50-100 mg una tableta cada seis horas por siete días o
  • Ciprofloxacina 250 mg una tableta dos veces al día por tres días o
  • Levofloxacina 250 mg una tableta al día por tres días

La terapia antibiótica auto indicada, puede ser una alternativa aceptable para las mujeres con ITU- R. El médico debe educar a la paciente sobre la posibilidad de una persistencia o empeoramiento del cuadro para entonces visitarlo.

En un estudio realizado por Gupta et al 45, en mujeres con historia de por lo menos 2 infecciones del tracto urinario (ITUs) en el último año demostró la auto capacidad de estas de auto diagnosticarse y tratarse. Se aislaron Uropatógenos en 84% de 172 infecciones del tracto urinario (ITU) y piuria estéril en 11%; se obtuvieron curaciones clínicas y microbiológicas en aproximadamente 95% de los episodios. El tratamiento consistió en tabletas de ofloxacina, 200 mg dos veces/día durante 3 días, o levofloxacina, 250 mg una tableta /día durante 3 días.

Zhong et al 15 realizó un estudio en China donde evaluó el uso de dosis única para la profilaxis y el tratamiento continuado a bajas dosis, para la prevención de la infección de tracto urinario (ITU) recurrente en 68 mujeres post menopáusicas, encontró que ambos eran era eficaces, pero la dosis única estuvo asociada a menos eventos adversos gastrointestinales.

En las mujeres con más de 3 infecciones recurrentes del tracto urinario (UTI-R) al año se debe considerar el uso de regímenes profilácticos más agresivos además de la modificación conductual. A las mujeres cuyas infecciones del tracto urinario (ITU) estén asociadas a la relación sexual se le debe ofrecer profilaxis post coito. Esto involucra la toma una sola dosis de un antimicrobiano eficaz (Ej. nitrofurantoína 50 mg, trimetoprim-sulfametoxazole [TMP-SMX] 40/200 mg, o cefalexina 500 mg) después de la relación sexual. 45

La profilaxis antimicrobiana continua puede indicarse para las mujeres en quien falle el régimen postcoital; mujeres que no asocian la ITU- R con una causa modificable; o aquéllos que están en riesgo para ITU complicado recurrente. Los regímenes incluyen a lo siguiente: 45

  • TMP-SMX – 40/200 mg en la noche 3 veces a la semana
  • Nitrofurantoina – 50-100 mg en la noche 3 veces a la semana
  • Norfloxacina – 200 mg en la noche 3 veces a la semana
  • Trimetoprim – 100 mg en la noche 3 veces a la semana

Estos regímenes han mostrado seguridad y eficacia, incluso después de 5 años de uso. Sin embargo, después de 6-12 meses, sin la medicación asegurada un 30% de de las mujeres todavía experimentan un período prolongado sin infección de tracto urinario (ITU). La profilaxis puede ser reinstituida si el paciente desarrolla ITU –R de nuevo.

Las mujeres post menopáusicas que tienen infecciones recurrentes del tracto urinario (UTI-R) se pueden beneficiar con el reemplazo con estrógeno, sistémico o local. Un estudio aleatorizado, doble-ciego, placebo-controlado en 93 las mujeres post menopáusicas encontró que el uso de estriol en crema vaginal (0.5 mg en la noche por 2 semanas, y luego dos veces semanal durante 8 meses) redujo significativamente la incidencia de infecciones recurrentes del tracto urinario (UTI-R). El efecto está relacionado a la restauración del lactobacilli que reemplaza las enterobacteriaceae y disminuye el pH vaginal. 46

El arándano rojo (cranberry) es el fruto de una planta cuyo nombre científico es Vaccinium macrocarpon y se puede disponer como fruta fresca, concentrado, jugos bebestibles y como polvo concentrado formulado en cápsulas o tabletas. 47 La actividad inhibitoria bacteriana del jugo de arándano rojo se realiza a través de dos compuestos: la fructosa que interfiere la adhesión del pili tipo 1 (manosa-sensible) y la pro-antocianidina que inhibe la adhesión del pili P (manosa-resistente). 47

En el año 2004, The Cochrane Library publicó una revisión sobre el uso de arándano rojo para prevenir las infecciones del tracto urinario (ITU), en la cual se consideran tres estudios para el análisis de su efecto en las mujeres y concluye que «existe alguna evidencia de dos estudios aleatorios controlados que el arándano rojo puede disminuir el