La leche materna. Extracción, almacenamiento y conservación en el ámbito domestico

La leche materna. Extracción, almacenamiento y conservación en el ámbito doméstico

RESUMEN

La lactancia materna es la forma de nutrición natural del lactante y sus ventajas nutritivas, inmunitarias y psicológicas son conocidas. Es el alimento óptimo para el lactante y su composición es la ideal para el mejor crecimiento, desarrollo y maduración desde el nacimiento hasta los seis meses de edad. Muchas madres se tienen que ausentarse por diversas causas, por lo que la administración de leche materna almacenada en el refrigerador y congelador en una buena opción dado que conserva las mismas propiedades.

La leche materna. Extracción, almacenamiento y conservación en el ámbito doméstico

Autora: María de Orte Pérez. Diplomada en Enfermería. Master oficial en Ciencias de la Salud

Índice

  • Resumen / Abstract
  • Lactancia Materna: Justificación
  • Objetivo
  • Extracción
  • Conservación y almacenamiento
  • Bibliografía

En este artículo se proporcionan los datos prácticos para el almacenaje y conservación de la leche materna en el ámbito doméstico en condiciones óptimas

Palabras clave: leche materna, conservación, almacenaje, extracción.

LACTANCIA MATERNA: JUSTIFICACIÓN

La lactancia materna (LM) es, por naturaleza, la mejor forma de alimentación del lactante y niño pequeño. Alimentar a los bebés con leche materna exclusiva hasta los seis meses de vida y después complementarla con otros alimentos oportunos, adecuados y correctamente preparados, es la vía para conseguir un desarrollo, salud y crecimiento óptimos en el niño, asegurar la salud futura de la madre y ahorrar costes innecesarios a las familias y a la sociedad.

La leche materna constituye, por sí misma, el mejor alimento que puede darse a un niño por lo cual resulta fundamental almacenarla cuando las circunstancias impidan que la madre se la pueda proporcionar de manera directa a su bebé.

Para todos es conocidas las ventajas de la leche materna para la alimentación del lactante; muchos profesionales sanitarios conocen sus propiedades de digestibilidad y esterilidad, además de ayudar a desarrollar el cuerpo y la inteligencia de los niños; contiene aminoácidos que son necesarios para el normal desarrollo del cerebro; los protege contra las infecciones y enfermedades y contiene las cantidades necesarias de vitaminas (fósforo, hierro, proteínas, grasas y azúcares). La leche de la madre es la mayor protección para el niño contra las diarreas y la deshidratación, las infecciones respiratorias, el estreñimiento, los cólicos y las alergias, las enfermedades de la piel, el sarampión, el cólera y otras.

La OMS/UNICEF ha publicado unas recomendaciones con el fin de aumentar las posibilidades de una lactancia materna con éxito. En síntesis, la lactancia materna ha de ser:

– Precoz, inmediatamente después del parto, si la madre se encuentra bien.

– Exclusiva, sin agua, suplementos o chupetes.

– A libre demanda, cuando el niño requiera

OBJETIVO

Proporcionar los conocimientos necesarios para que los padres de un niño lactante puedan conservar y almacenar correctamente la leche materna

EXTRACCIÓN

Existen dos técnicas para la extracción de la leche:

La manual consiste en “ordeñar” la glándula, estimulando la expulsión o eyección de la leche de los lóbulos y conductos por medio de un masaje rítmico y suave que la madre puede regular, de manera que no le cause daño ni dolor. Este tipo de técnica se debe enseñar a todas las madres.

La mecánica o eléctrica, la leche es extraída por una fuerte succión al vacío ejercida por una presión negativa que produce el émbolo o el sistema mecánico que utilice la bomba.