Inicio > Ultimas Publicaciones de la Revista > Formación en Ciencias de la Salud > Del nombre de algunas enfermedades (por números, tamaños, etc.)

Del nombre de algunas enfermedades (por números, tamaños, etc.)

Del nombre de algunas enfermedades (por números, tamaños, etc.)

Introducción

Actualmente, es frecuente que debido a la deshumanización de la medicina, se hable no del nombre del paciente, sino del número de la cama que ocupa (o sea, por ejemplo.: «el paciente de la cama 25»). No hace mucho, nuestros colegas del siglo XX, manejaron en su lenguaje a algunas enfermedades por un número, tamaño, etc.; ejemplo de ello fueron las enfermedades exantemáticas más comunes en la infancia, y las enfermedades venéreas; sin embargo en el primer caso, aún a más de 100 años después, existe confusión sobre cuál correspondía a qué número, y sobre cuál fue el motivo de su numeración.

Del nombre de algunas enfermedades (por números, tamaños, etc.)

Guillermo Murillo-Godínez. Medicina Interna

Variedad de motivos para la numeración de las enfermedades exantemáticas de la infancia

En la era del ciberespacio, hay quien dice que «los nombres de las enfermedades exantemáticas se fueron enumerando conforme se fueron identificando» (1), mientras que otros dicen que se les denominó así, por su frecuencia (2,12), y otros más dicen que, simplemente, se debe a la numeración progresiva, como en el caso de la cuarta enfermedad en que su denominación se debe a que en el grupo, viene después de las tres primeras (3).

Sobre la numeración de las enfermedades exantemáticas de la infancia, sus causas, y sus sinónimos

La enumeración de las enfermedades exantemáticas, sus causas, y sus sinónimos, es como sigue (1,4,6,7,8):

La primera enfermedad, fue el sarampión (Nota 1) o morbilli (Nota 2), causada por un morbilivirus (paramixovirus).

La segunda enfermedad, la escarlatina, por la exotoxina piogénica del estreptococo.

La tercera enfermedad, la rubéola, o «sarampión alemán», o alfombrilla (18,20), o roséola epidémica (25), debida a un rubivirus, fue descrita en 1881.

La cuarta enfermedad, la de Filatov (Nota 3) -Dukes (Nota 4), o enfermedad «pie-mano-boca-» (9), o paraescarlatina (10), o escarlatinela (Nota 5) (17), o seudo rubéola (29), secundaria a la toxina epidermolítica del estafilococo dorado (causa descrita por Keith Powell, en 1979), fue descrita en 1900 (Nota 6); sin embargo, hay quien no está de acuerdo en la existencia de ésta enfermedad en particular (5,6,8,15).

La quinta enfermedad, el eritema infeccioso,  o megaloeritema, o «enfermedad de la cachetada en la mejilla» (2) o rubéola (alfombrilla) anular (17), por el parvovirus B19, fue descrita en 1905.

La sexta enfermedad, el exantema súbito, o roséola infantum, o también conocida con «el mejor» nombre de «exantema crítico tras fiebre de tres días de los niños pequeños» (17), causada por el virus herpes humano tipo 6; fue descrita en 1910, por Zahorsky (por lo que también se le denomina enfermedad de Zahorsky) (17).

En cuanto a las enfermedades primera y segunda, la escarlatina y el sarampión, no se puede especificar a cuál de las dos corresponde el privilegio de ser reconocida, como la primera enfermedad (4,5). Si nos atenemos al criterio de que la numeración de las enfermedades exantemáticas fue por el año en que se describieron, la confusión existente entre la primera y la segunda, es debida a que ambas fueron descritas en 1627 (8) (por lo menos así parece ser para el caso del sarampión, debida la descripción a Sydenham (Nota 7) (18).

Confusión de sinónimos en las enfermedades exantemáticas de la infancia

Cabe señalar, que hay quien pone como sinónimos sarampión, y rubéola, confundiéndolas (8). Tan fuerte era en inglés la asociación de la tercera enfermedad exantemática con Alemania, que hasta hace poco era relativamente frecuente encontrar en inglés el nombre alemán de la rubéola: röteln (Nota 8) (8,12,13).

Sobre la numeración de las enfermedades venéreas

Con respecto a la primera, y segunda enfermedad venéreas, aunque no se específica, parece sobreentenderse que la primera es la sífilis, y la segunda la gonorrea (blenorragia) (Nota 9); por otra parte, unos dicen que la tercera enfermedad venérea es el chancroide (21), mientras que otros dicen que el término fue acuñado, en 1960, para referirse a la hepatitis o a la mononucleosis (22)

Se conoce como la cuarta enfermedad venérea a la enfermedad de Nicolás-Favre (Nota 10), también llamada poradenitis inguinal (3), o balanopostitis (Nota 11), o granuloma inguinal (13), o linfogranuloma venéreo (Nota 12) (3,14), o linfogranuloma inguinal (16), o úlcera adenógena, o poro-adeno-linfitis (26), descubierta en 1913 (7).

Nombre de ciertas enfermedades por tamaños, y otros detalles

Algunas veces el término pox en inglés, se utiliza como sinónimo de sífilis (the pox; también French pox –sífilis francesa- o great pox –gran sífilis-); de pox se derivan otros dos nombres: chickenpox (varicela, literalmente «sífilis de pollo»), y smallpox (viruela, literalmente «pequeña sífilis») (13).

Notas:

  1. En algunos casos, «la rubeola de los autores ingleses» (25)
  2. La voz morbilli, con que se le designó, significa «enfermedad benigna», y era usada en contraposición a morbus, la viruela (19).
  3. Variantes Filatow (11), y Filatoff (28)
  4. Nil Fiódorovich Filátov (1847-1902), en 1885 (o en 1886, o en 1897, según otros), y Clement Dukes (1845-1925) en 1894, describieron dos formas distintas de rubeola (8,11).
  5. calificativo empleado por Hochsinger, imitando la calificación que se había hecho de la varicela con respecto a la viruela (17).
  6. En 1900 Dukes propuso que una de éstas formas era una entidad a la que llamó cuarta enfermedad (8,11).
  7. se refiere escuetamente que hizo la descripción en el siglo XVII, pero en cambio, aunque se refiere que Sydenham fue el primero que describió la escarlatina con el nombre de proteo, otros dicen que lo hizo hasta 1661, considerando inicialmente que era «una enfermedad que sólo podía ser mortal, a lo sumo, por «culpa del médico»» (18).
  8. Variantes rotheln (8), y roeteln (20)
  9. La sífilis y la blenorragia, fueron diferenciadas a principios del siglo XIV, por Vigo (31)
  10. Variante en desuso: enfermedad de Nicolás-Durand-Favre (11); se considera injusta la omisión posterior de Durand (27).
  11. no debe confundirse con la balanitis erosiva y gangrenosa (Corbus, Harris. JAMA 1909 may. 8, p. 1474) (citado en (23) )
  12. para otros (12), el linfogranuloma venéreo es, indistintamente, la quinta, y la sexta enfermedades venéreas, y a la sexta, también le llaman bubón climático (24) o bubón protopático (30), siendo para otros esta última denominación, sinónimo de la linfogranulomatosis inguinal subaguda (27), correspondiendo ésta a su vez a la adenitis supurada simple, descrita