Programa para promover la salud sexual en los adolescentes

Programa para promover la salud sexual en los adolescentes

Resumen:

Con el fin de alcanzar un estado de salud integral, es imperativo promover y mantener la salud sexual, por lo cual es necesario llevar a cabo estrategias de intervención con el fin de promover una sexualidad saludable y prevenir factores de riesgos sobre todo en los grupos más vulnerables, como son los adolescentes y jóvenes. En el presente trabajo se muestra un programa de intervención cuyo objetivo general es promover la salud sexual en un grupo de adolescentes de 15 años pertenecientes al Pre-Universitario Rafael María de Mendive, en Santiago de Cuba.

Programa para promover la salud sexual en los adolescentes

Lic. Ailén Galano Estevez (I) y Lic. Sulma Alina Hing Ruano (II)

I Licenciada en Psicología. Universidad de Oriente de Santiago de Cuba. Cuba.

II Licenciada en Psicología. Universidad de Oriente. Santiago de Cuba. Cuba.

Para la realización del programa utilizamos la Metodología Cualitativa, basándonos en la Investigación Acción Participación, y consideramos pertinente apoyarnos en el Grupo de Reflexión como el dispositivo grupal más idóneo para llevar a cabo nuestro programa, en tanto posibilita el protagonismo personal, el aprendizaje, la concientización y reflexión crítica de los sujetos que participan.

Se realizaron 4 sesiones de trabajo y como principales resultados podemos mencionar la reflexión y toma de conciencia sobre la importancia que tiene asumir una actitud autónoma en el cuidado de la salud, así como la importancia de la comunicación flexible, asertiva, franca con la pareja y la familia. Además se logró reflexionar sobre la importancia de la responsabilidad en las relaciones de pareja y específicamente en las relaciones sexuales para evitar contraer enfermedades de trasmisión sexual. Se reflejaron emergentes de cambio: una actitud más responsable, una posición más activa y autónoma en los adolescentes, mayor libertad para expresar sus sentimientos y mayor autoconocimiento.

Palabras clave: salud sexual, relaciones de pareja, responsabilidad.

INTRODUCCIÓN

El logro de una sexualidad saludable es una prioridad en todas las sociedades, ocupando un lugar de gran importancia en Cuba. La salud sexual es un concepto de gran amplitud, ya que ésta se observa en las expresiones libres y responsables de las capacidades sexuales que propician un bienestar personal y social, enriqueciendo de esta manera la vida individual y social. No se trata simplemente de la ausencia de disfunción, enfermedad o discapacidad. Para que la salud sexual se logre es necesario que los derechos sexuales de las personas se reconozcan y se garanticen (Camacho, 2000). De ahí que toda medida y estrategia destinada a su logro y mantenimiento debería permitir el mejoramiento de la salud y, por consiguiente, el mejoramiento del bienestar personal y de la sociedad.

A fin de alcanzar una salud integral, es imperativo promover y mantener la salud sexual por lo cual es necesario llevar a cabo estrategias de intervención con el fin de promover una sexualidad saludable y prevenir factores de riesgos sobre todo en los grupos más vulnerables, como son los adolescentes y jóvenes. Este tema es de muchísima actualidad e importancia teniendo en cuenta que estamos viviendo en un mundo donde existe cada vez una mayor diversidad sexual y donde se hace necesario por tanto, establecer pautas que permitan vivir la sexualidad de una forma más saludable.

Tendremos que partir de legitimar que desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha considerado que la salud sexual es la integración de los aspectos somáticos, emocionales e intelectuales del ser sexual, de manera que enriquezcan y amplíen la personalidad, la comunicación y el amor (Knapp, 2005). Teniendo en cuenta este concepto, se hace necesario actualmente romper con los mitos, estereotipos y creencias de género que muchas veces se encuentran en la base de la asunción por parte de la mujer de una conducta pasiva y poco responsable ante la relación de pareja, y de igual modo en el hombre de una conducta promiscua y apresurada, producto de las concepciones de género que existen y que legitiman conductas esperadas para un sexo u otro manifestadas en los roles que deben asumir desde lo socialmente establecido. (González, A y Castellanos, B, 2007)

Precisamente en el Pre-Universitario Rafael María de Mendive, en Santiago de Cuba, Cuba, como parte del trabajo de promoción de salud y prevención de enfermedad que se realiza por parte del Departamento de Psicología de la Universidad de Oriente, llevamos a cabo el presente trabajo, cuyo Objetivo General es: Implementar un programa de intervención que posibilite promover la salud sexual en un grupo de adolescentes. Consideramos que el programa será muy efectivo ya que permitirá que los propios sujetos mediante el intercambio grupal lleguen a niveles profundos de reflexión y cuestionamiento sobre las creencias, los estereotipos y roles de género que mediatizan sus comportamientos, los cuales pueden constituirse en factores que propician la presencia de prácticas sexuales de riesgos en sus vidas. Aún cuando no se logre un nivel de modificación de esos estereotipos, roles, etc, al menos se propiciará la reflexión y valoración crítica, lo cual ya se constituye en un primer paso para lograr luego cambios más profundos. Además será muy efectivo el trabajo grupal porque permitirá que los sujetos compartan experiencias y creencias, que lleguen a acuerdos y logren un análisis crítico sobre los estereotipos de género y el papel de la responsabilidad individual en sus prácticas sexuales.

Material y método

Para la realización del programa de intervención