Síndrome de abstinencia neonatal

Síndrome de abstinencia neonatal

El síndrome de abstinencia neonatal (SAN) es el conjunto de síntomas que ocurren cuando un neonato es expuesto dentro del útero a drogas de adicción maternas. Este síndrome ocurre en neonatos cuyas madres han tomado opiáceos, benzodiazepinas, barbitúricos y alcohol durante el embarazo.

Autores:

– 1ª Autora responsable de la correspondencia del artículo: Lucia Simón-Melchor.

Profesión: Enfermera especialista en obstetricia y ginecología. Diplomada Universitaria en Enfermería. Diploma de Especialización en accidentes de tráfico. Título de experto en indicación, uso y autorización de medicamentos y productos sanitarios.

Lugar de trabajo: Enfermera especializada en obstetricia y ginecología (matrona) en el Hospital Comunitario de Norwich (Norwich, Reino Unido).

– 2ª Autora: María Luisa Jiménez-Sesma.

Profesión: Diplomada Universitaria en Enfermería. Máster Interuniversitario en Ciencias de la Enfermería. Experto en Gerontología Clínica y Social.

Lugar de trabajo: Enfermera de Atención Continuada del Centro de Atención Primaria de Sector Alcañiz (Alcañiz).

– 3ª Autor: Javier Solano-Castán.

Profesión: Licenciado en Farmacia. Experto en Ortopedia.

Lugar de trabajo: Farmacéutico de Loporzano. Huesca (España).

– 4ª Autora: Alba Simón-Melchor.

Profesión: Diplomada Universitaria en Enfermería. Diploma de Especialización en accidentes de tráfico. Título de experto en indicación, uso y autorización de medicamentos y productos sanitarios.

Lugar de trabajo: Enfermera de Atención Continuada del Centro de Atención Primaria de Calaceite (Alcañiz).

Resumen:

El síndrome de abstinencia neonatal (SAN) se caracteriza por irritabilidad, temblores, hipertonicidad, taquipnea, vómitos y diarrea 1. Este síndrome afecta desde un 54% a un 94% de todos los bebés que han estado expuestos a opiáceos en el útero 2.

A pesar de que hay pocos ensayos controlados acerca de los fármacos para tratar el síndrome de abstinencia neonatal (SAN) del recién nacido, se ha demostrado que los opiáceos son eficaces en el manejo del síndrome de abstinencia neonatal (SAN) después de retirarse la metadona u otros agentes opiáceos. Se ha demostrado que la exposición a drogas dentro el útero reduce el peso al nacer, la circunferencia de la cabeza de los neonatos y ocasiona problemas cognitivos y de comportamiento en la etapa adulta por lo que es seguimiento de estos bebes a largo plazo es esencial 3,4.

Palabras clave: síndrome de abstinencia neonatal, metadona, lactancia materna, discapacidades del desarrollo, efectos de drogas.

Introducción:

Una encuesta nacional demostró que un 7,5% de las mujeres de entre 15 y 44 años consumían drogas ilícitas durante el embarazo. Además el 30,3% de las mujeres de ésta encuesta admitió fumar nicotina y el 42,7% admitió consumir alcohol durante el embarazo 5. Los bebés expuestos dentro del útero a drogas de adicción maternas desarrollan a menudo una dependencia física a estas drogas y la supresión de estas drogas después del parto da como resultado un síndrome de abstinencia neonatal caracterizado por signos físicos como irritabilidad con grito agudo, temblores, hipertonía, taquipnea, vómitos, diarrea y problemas de succión del pecho.

En algunos casos los neonatos pueden tener espasmos mioclónicos y convulsiones. La hiperfagia es también una característica del síndrome de abstinencia neonatal (SAN) y puede resultar paradójicamente en un aumento de peso excesivo del neonato debido a una alta tasa metabólica 1.

La metadona tiende a provocar síntomas más prolongados que la heroína debido a que la metadona tiene mayor vida media que la heroína 6. Los bebes cuyas madres han consumido metadona pueden presentar síntomas hasta 7-14 días después del nacimiento, mientras que los neonatos cuyas madres han consumido heroína suelen tener síntomas únicamente dentro de las 48-72 horas posteriores al nacimiento. Existe una fuerte correlación entre la dosis materna de metadona en el momento del parto, la gravedad de los síntomas de abstinencia mostrados por el bebé y la duración del ingreso en la unidad de cuidados intensivos neonatales 7.

También se ha demostrado que los fármacos no opiáceos están asociados con efectos a corto plazo en el neonato. Las benzodiacepinas 8, los barbitúricos 9 y el alcohol 10 también ocasionan temblores, irritabilidad y en casos severos convulsiones. La retirada de las anfetaminas ocasiona somnolencia que causa dificultades para la alimentación 11. Más recientemente se ha demostrado que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) durante el embarazo también pueden causar síndrome de abstinencia neonatal 12. La cocaína en asociación con la heroína causa un síndrome de abstinencia neonatal (SAN) significativo comparado con el de la heroína sola 13.

Objetivos:

El objetivo general de este artículo es dar a conocer la importancia del diagnóstico precoz y tratamiento del síndrome de abstinencia neonatal debido a las graves consecuencias que puede ocasionar en el neonato. Los objetivos específicos son exponer los efectos a corto, medio y largo plazo de las drogas maternas en los neonatos expuestos, además de dar a conocer la terapia de sustitución con metadona, tratamiento farmacológico del síndrome de abstinencia neonatal (SAN) y el impacto de la lactancia materna en el síndrome de abstinencia neonatal (SAN).

Material y métodos:

Se ha realizado una búsqueda bibliográfica sistemática y exhaustiva desde enero de 2016 hasta enero de 2017, en diferentes fuentes de información utilizando la herramienta CASPe para la lectura crítica de los documentos obtenidos, la cual evalúa su validez, importancia y aplicabilidad. Para no incurrir en el sesgo de selección se han empleado numerosas fuentes de información. En primer lugar se han consultado revisiones sistemáticas y guías de práctica clínica, se ha continuado con fuentes secundarias como las bases de datos Medline Cuiden, Ibecs, Enfispo, Lilacs, Amed, Trip Database y Science Direct y en tercer lugar se ha realizado la búsqueda en las propias revistas tanto electrónicas como en formato papel.

La estrategia de búsqueda se ha basado en los Descriptores en Ciencias de la Salud (DeCS/MeSH) como términos de indización. La terminología empleada ha sido

empleando distintas combinaciones, seleccionando los documentos escritos en los idiomas castellano, inglés y portugués.

Resultados:

Efectos a corto y medio plazo en los neonatos expuestos a drogas dentro del útero:

La exposición a drogas en las primeras semanas de embarazo puede provocar aborto espontáneo y la exposición posterior en el primer trimestre puede dar lugar a anomalías congénitas ya que la organogénesis ocurre en el primer trimestre del embarazo. La cocaína puede causar desprendimiento prematuro de placenta y se ha demostrado que los opiáceos incrementan el riesgo de hemorragia anteparto 14,15. También existe un mayor riesgo de sufrimiento fetal, líquido amniótico teñido de meconio y un mayor riesgo de prematuridad en lactantes expuestos a drogas intraútero 16,17.

Es también común el bajo peso al nacer en los bebés cuyas madres consumen drogas. La heroína se ha asociado con una reducción media del peso al nacer de 489 gramos, la metadona con una reducción de 279 gramos, la combinación de metadona y heroína con una reducción de 557 gramos 18 y el cannabis con una reducción media de 131 gramos 19. El 50% de los niños nacidos de madres que consumen heroína tendrán bajo peso al nacer, es decir, menos de 2500 gramos al nacer. El retraso del crecimiento intrauterino es a menudo simétrico y hasta el 40% de los lactantes tiene una circunferencia de la cabeza de menor tamaño lo que provocaría anomalías en el crecimiento cerebral 3,4. El motivo por el que la cocaína reduce el crecimiento fetal es porque ocasiona una constricción de los vasos sanguíneos placentarios lo cual afecta a la transferencia de nutrientes de la madre al neonato 20. También se ha demostrado que fumar nicotina ocasiona una reducción media del peso al nacer de 256 gramos 21.

Efectos a largo plazo en los neonatos expuestos a drogas dentro del útero:

La exposición dentro del útero a sustancias también puede causar problemas significativos a largo plazo en el desarrollo neurológico. La exposición a cocaína está relacionada con un aumento de la parálisis cerebral, con cocientes de inteligencia significativamente más bajos y con un desarrollo lingüístico más pobre, es decir, falta de vocalización espontánea, balbuceo y falta de juego imitativo. Los neonatos expuestos a cocaína en el útero también tienen un aumento en el comportamiento delincuente y agresivo 22. Las evaluaciones seriadas de niños de hasta cinco años y medio han demostrado retrasos en el desarrollo del lenguaje de los niños de madres que abusan de cocaína, heroína y metadona 23.

Los problemas visuales también pueden ocurrir después de la exposición a ciertas drogas durante el embarazo. El daño del nervio óptico está relacionado con el abuso materno de cocaína y la exposición fetal a la marihuana puede provocar retrasos en la maduración del sistema visual 24. La exposición a opiáceos se asocia con un menor nivel de aprendizaje y dificultades para mantener la concentración 25.

Terapia de sustitución con metadona:

Es importante que los profesionales sanitarios detecten de manera temprana a las mujeres que abusan de sustancias durante el embarazo y esto se puede lograr mediante la realización de una extensa entrevista a las madres. La entrevista acerca del uso de drogas puede verse afectada por la desconfianza de la madre hacia los profesionales sanitarios y por el temor a las consecuencias de admitir el consumo de drogas. Un estudio realizado observó que el 40% de las mujeres que negaron el consumo de drogas ilegales durante el embarazo tuvieron posteriormente pruebas de orina de drogas positivas 17.

Existen diversos estudios que demuestran el éxito de los programas que usan metadona como terapia de sustitución 26. El motivo de usar una terapia de sustitución es para prevenir la recaída de las mujeres que abusan de los opiáceos. Las mujeres embarazadas que mantienen el uso de la terapia de sustitución son más propensas a cumplir con la vigilancia antenatal que las mujeres que no usan la terapia de sustitución. La metadona está asociada con un menor riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer que la heroína 27.