Abordaje venoso profundo en UCI. Principales Indicaciones y contraindicaciones. Complicaciones. Cuidados de Enfermería

Abordaje venoso profundo en UCI. Principales Indicaciones y contraindicaciones. Complicaciones. Cuidados de Enfermería

Introducción

El abordaje venoso profundo (AVP) es uno de los procedimientos invasivos más usados en pacientes críticamente enfermos, tanto en las salas de emergencia como en las unidades de cuidados intermedios e intensivos. Este proceder data de principios de siglo, cuando en 1927 se utilizó para cateterizar al bulbo superior de la vena yugular interna.

La introducción del catéter venoso central (CVC) como forma alternativa en la obtención de un acceso venoso ha significado un gran avance en la Medicina moderna pues ha permitido el desarrollo de nuevas técnicas diagnósticas y tratamientos especializados que contribuyen a mejorar la calidad de la atención al paciente críticamente enfermo.

Abordaje venoso profundo en UCI. Principales Indicaciones y contraindicaciones. Complicaciones. Cuidados de Enfermería

Lic. Enfermería. Yelena García Alonso Especialista en Enfermería Intensiva.

Lic. Enfermería Niuris Góngora Ruiz. Msc en Atención Integral al Niño.

Dra. Aracelys Serrano Morillo. Especialista de Primer Grado en Medicina Interna. Especialista de Segundo Grado en Medicina Intensiva y Emergencia Master en Urgencias médicas.

Por lo general este proceder es realizado por personal adiestrado como médicos, residentes y enfermeras especialistas que aunque no están exentos de tener algún fallos durante la inserción del catéter, si disminuye el margen de error y por tanto las posibles complicaciones. El objetivo de esta revisión bibliográfica es lograr un incremento en la divulgación de los conocimientos sobre la realización del proceder, sus principales indicaciones, posibles complicaciones y cuidados de Enfermería en cada fase ósea antes durante y después del proceder.

Palabras Clave: Abordaje venoso, intensivo, cateterización, línea central, vena profunda, subclavia, femoral, yugular.

Desarrollo:

Se define la cateterización venosa como la colocación de un medio de acceso al sistema vascular venoso, por medio de un catéter o tubo plástico, que pone en comunicación la luz interna de una vena con el medio exterior.

Catéteres periféricos.

Las venas que se pueden cateterizar se dividen en dos grupos: las venas periféricas y las venas profundas. Las venas periféricas son aquellas que se encuentran debajo de las capas cutáneas, las cuales son visibles y palpables, por ejemplo las venas cefálicas, basílicas, venas del antebrazo y otras. Las venas profundas están, por el contrario, situadas más profundamente, ellas no se ven y no son palpables, por ejemplo subclavias, yugulares internas y femoral. Se denomina abordaje venoso periférico si la vena puncionada es periférica y abordaje venoso central si la vena puncionada está próxima al corazón, como la subclavia y la yugular.

En general, hablamos de catéter venoso central cuando el catéter accede al compartimiento intratorácico, idealmente en vena cava superior, pudiendo también quedar en aurícula derecha u otra vena de alto flujo. Esta ubicación se logra más fácilmente por vía yugular interna o externa o vía subclavia.

Las indicaciones de la cateterización venosa profunda (CVP) son:

  • Monitoreo de la cateterización venosa profunda (CVP), que permite una vigilancia racional de la hemodinámica en cuanto a la precarga.
  • En pacientes con complicaciones cardiovasculares, renales, shock, trombosis y coma.
  • Canulación arterial para monitorización de tensión arterial y obtención frecuente de muestras para análisis de gases sanguíneos.
  • Aporte de elementos nutritivos como terapéutica con Solutos hiperosmolares > de 700 MOsm, como la Nutrición Parenteral Total.
  • Administración de medicamentos flebotónicos (inotropos, vasoactivos, vasodilatadores, antibióticos, quimioterápicos).
  • Para la terapéutica fluida prolongada en pacientes cuyas venas periféricas están dañadas o perforadas por venoclisis o lesionada por flebitis o extravasación de líquidos al tejido celular subcutáneo
  • Acceso vascular rápido ante la necesidad de implantación de Marcapaso transvenoso transitorio.
  • Acceso a técnicas radiológicas dirigidas tanto al diagnóstico como a la terapéutica.

CONTRAINDICACIONES:

Relativas.

  • Alteraciones de la coagulación como trombopenia, anticoagulación.
  • Lesiones cutáneas y/o sépticas en los posibles puntos de punción.
  • Estado séptico no controlado.
  • Historia previa de acceso vascular con producción de neumotórax, trombosis venosa profunda o infección de la vía.
  • Paciente no colaborador.
  • En paciente politraumatizados en los que se sospeche o haya conocimiento de lesión de subclavia, innominada o cava superior o fractura de escápula o clavícula.
  • Historia previa de acceso vascular con producción de neumotórax, trombosis venosa profunda o infección de la vía.
  • Anomalías anatómicas óseas, adenopatías cervicales o mediastínicas, tumores de tejidos blandos, cirugía torácica previa, trayecto venoso anómalo conocido, cirugía reconstructora del cuello.
  • Neoplasia pulmonar o neumonía homolateral.

Absolutas.

  • Trombosis completa del sistema venoso profundo ejemplo síndrome de cava superior.
  • Contraindicaciones para catéteres de larga duración:
  • Fiebre nueva e inexplicable.
  • Neutropenia absoluta.

Complicaciones descritas:

Se han enumerado numerosas complicaciones relacionadas con la utilización del catéter venoso central (CVC) ya sean por accidente como por mal manejo del acceso venoso. Las primeras generalmente se relacionan con la inserción del catéter y según su gravedad, se clasifican en mayores o menores. Son complicaciones mayores las que ponen en riesgo la vida del paciente como el neumotórax, el hidrotórax, el quilotórax, el hemotórax, la fístula arteriovenosa, el desgarro de la vena y la punción carotídea. Las infecciosas tromboflebitis séptica, endocarditis, bacteriemia e infecciones metastásica también pueden comprometer la vida de paciente e incrementar el tiempo de hospitalización aumentando los costos del manejo.

Existen complicaciones inmediatas relacionadas con la postura del catéter, mientras las más tardías tienen relación con la ubicación, tipo del catéter, la frecuencia y calidad de las curaciones ósea si se cumplen las normas de asepsia y antisepsia en cada caso también debe tenerse en cuenta los factores relacio­nados a la inmunidad del huésped como son estados de caquexia, cáncer, inmunodeprimidos.