Inicio > Ultimas Publicaciones de la Revista > Farmacología > Calidad de los servicios farmacéuticos comunitarios del área de salud Julián Grimau > Página 2

Calidad de los servicios farmacéuticos comunitarios del área de salud Julián Grimau

comunitarios del área de salud “Julián Grimau”, del municipio de Santiago de Cuba, a partir de las normativas oficiales establecidas en el país.

MÉTODOS

Se realizó una investigación en servicios y sistemas de salud de tipo transversal y operacional. El proceso evaluativo se llevó a cabo en una muestra compuesta por 65 facultativos, 5 Licenciados en Farmacia, 10 Técnicos en Farmacia Dispensarial y 380 pacientes que fueron dispensarizados en la Farmacia de Atención Hospitalaria Garzón I, la Farmacia Especial de Área Yarayó y Semipiloto Martí, así como la Farmacia Comunitaria Normal la Normal y Bien Va, pertenecientes al área de salud Julián Grimau en el municipio Santiago de Cuba.

La calidad se evaluó a partir de los criterios, indicadores y estándares definidos por Bermúdez I y Aldana A en el 2008,4 dirigidos al análisis de la Estructura, el Proceso y los Resultados de las unidades de farmacia evaluadas.

La recolección de la información sobre el inmueble, su organización y funcionamiento adecuado, se llevó a cabo a través de la aplicación de un modelo de inspección, por personal adiestrado para ello, así como mediante la observación directa de los procesos que se ejecutaron en dichas instituciones.

Se aplicó un test de desempeño a los profesionales que laboraban en los servicios farmacéuticos evaluados y se realizaron entrevistas a los pacientes, personal médico y profesionales farmacéuticos, para conocer su grado de satisfacción.

La información obtenida se analizó estadísticamente, utilizando como medida de resumen el porcentaje y el coeficiente de calidad (Cc), coeficiente propuesto por Placencia y col. en el 2002,5 que se calculó a través de la expresión matemática:

Cc = Indicador / Estándar

Interpretándose el indicador del siguiente modo:

Cc ≥ 1: indicador o criterio adecuado o bueno.

Cc ‹ 1: indicador o criterio inadecuado o malo.

Los coeficientes de calidad obtenidos fueron comparados y analizados para emitir la consideración final sobre la calidad de los servicios farmacéuticos que se brindaron en el área de salud evaluada.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN:

En la tabla I se representan los coeficientes de calidad relacionados con la ESTRUCTURA de las unidades de farmacia evaluadas, como puede observarse la disponibilidad de Licenciados y Técnicos en Farmacia en el área de salud no cumplió con lo establecido en el Manual de Normas y Procedimientos de Farmacias Comunitarias emitido por el MINSAP en 2005 3, obsérvese como el coeficiente de calidad alcanzado es inadecuado o malo.

Los resultados obtenidos coinciden con estudios realizados por E. Fernández y colaboradores en el 2006,6 que calcularon el número de profesionales farmacéuticos que laboraban en las farmacias comunitarias cubanas y detectaron una relación deficitaria entre farmacéuticos/número de habitantes por provincia, lo cual constituye un impedimento esencial, quizás el más determinante, en el establecimiento de un modelo de Servicios Farmacéuticos con un carácter asistencial.

La baja presencia de Licenciados en Farmacia y de Técnicos en todos los servicios, resulta un hecho cuestionable en la actualidad, ya que la profesión farmacéutica ha sufrido una transformación dirigida a la satisfacción del paciente y su bienestar, por lo que gran parte de las actividades de este especialista están dirigidas a asegurar el uso adecuado de los medicamentos. 7

En la actualidad es política del Ministerio de Salud Pública Cubano, el desarrollo de la Atención Farmacéutica (AF) y la reanimación de las Farmacias Comunitarias y Hospitalarias, a fin de elevar el nivel de satisfacción de la población con los servicios de salud que se proveen en dichas instituciones, garantizando la reducción de la morbilidad relacionada con medicamentos, el mejoramiento de la calidad de vida de la población y elevación del impacto social de la actividad del profesional farmacéutico como proveedor de salud, siendo para ello vital la existencia de un número adecuado de profesionales que garanticen estas políticas. 4

No es posible brindar un servicio con calidad si no se proporciona al paciente una terapia segura y eficaz, relegar el papel de un Técnico en Farmacia dentro de los servicios no se justifica, pero es inadmisible la ausencia de un Licenciado en Farmacia como máximo responsable de las actividades que se llevan a cabo en estas instituciones.

Partiendo de estos conceptos es necesario que las autoridades sanitarias cubanas, reevalúen el Manual de Normas y Procedimientos de Farmacias Comunitarias emitido por el MINSAP en 2005 3, en aras de corregir este indicador, pues no es posible el uso efectivo, seguro y económico de un medicamento, por parte del paciente y la sociedad sin la actuación profesional de un especialista preparado para ello.

Al analizar los coeficientes alcanzados en el desempeño de los Técnicos en Farmacia, puede observarse que este fue inadecuado, no así el de los Licenciados que laboran en estas unidades, por lo que se hace necesario aprovechar el conocimiento de los mismos y desarrollar cursos, que garanticen la superación de todo el