Niveles de dosis en estudios de tórax posteroanterior

Tórax Postero – Anterior que a partir de ahora tórax PA.

Al fijar un NRD para procedimientos realizados con sistemas digitales es importante recordar que el nivel de calidad de imagen puede ser seleccionado por el usuario o establecido de forma automática por el sistema de rayos X. En cualquier caso:

El nivel de calidad de imagen seleccionado debe estar justificado por exigencias clínicas, pues de otro modo aumentaría la dosis administrada al paciente sin justificación clínica.

El sistema de rayos X y los programas informáticos de tratamiento de imagen deben optimizarse, pues de otro modo aumentaría la dosis administrada al paciente sin que mejoren los resultados.

Puesto que es muy fácil obtener imágenes digitales, el médico debe tener presente la dosis por imagen impartida al paciente y limitar el número de imágenes a lo estrictamente necesario para el diagnóstico de un paciente determinado [3].

Por último, pero no por ello menos importante, recordemos el peso del factor humano. Las dosis pueden ser innecesariamente elevadas debido a negligencia, a indiferencia o exceso de trabajo, aunque también se puede dar el caso de que el facultativo esté poco dispuesto a utilizar procedimientos estándar generalmente aceptados de ahí la importancia de investigar prácticas diagnósticas frecuentemente utilizadas como los estudios de Tórax Posteroanterior.

En Cuba se hacen esfuerzos para garantizar la protección radiológica de la población cubana se han venido realizando desde el año 2000, numerosos estudios en los departamentos de radiología del Sistema Nacional de Salud con el fin de evaluar el cumplimiento de los parámetros físicos de los equipos y las características del personal, ya que influyen en la calidad del diagnóstico radiológico, el que a su vez constituye una importante guía para la decisión en estudios radiodiagnósticos, en nuestro caso estudios de tórax PA por ser estos los más frecuentes en imagenología.

Asimismo se ha tomando en cuenta para dichos estudios que las radiaciones ionizantes no presentan umbral de seguridad, pudiendo inclusive la mínima dosis provocar un efecto biológicamente importante; de tal modo que un solo fotón puede dañar el ADN de una célula, y hacer que comience a volverse maligna. Por ejemplo una radiografía de tórax de tan sólo 1,50 Gy emite 30 millones de fotones por gramo de tejido, que contienen aproximadamente 675 millones de núcleos celulares. Los riesgos, reducidos pero posibles, son mayores cuando se trata de población infantil, por dos razones: en primer lugar, porque la mayor expectativa de vida permite que, con el paso del tiempo, se manifiesten las consecuencias de un daño que tuvo su origen en la infancia, algo que en un adulto no llegaría a ocurrir, porque falta el parámetro tiempo y en segundo lugar, porque la actividad celular en un organismo joven es mucho mayor, pero también lo es la sensibilidad de sus células a la radiación. Estudios recientes muestran que, aún tratándose de un riesgo remoto, los 10-15 primeros años de vida son, comparativamente, los que exigen mayor cautela.[4]

En Santiago de Cuba están operando 68 equipos radiodiagnósticos convencionales y 23 portátiles distribuidos en 27 hospitales (atención secundaria de salud) y 32 policlínicos (atención primaria de salud). De estos equipos diagnósticos, 26 son de la marca TOSHIBA representando el (29%).

En los hospitales Infantil Sur y HCQ “Saturnino Lora” existen instalados equipos de esta marca por lo que se propone como Problema científico:

Desconocimiento de los niveles provinciales de dosis de entrada recibidos por pacientes comprendidos en tres grupos etarios: 0-1, 4-6 y de 23-68 años para estudios de Tórax Posteroanterior.

Por esta causa se trazó como objetivo general verificar los niveles de dosis de entrada en superficie utilizados en estudios de Tórax PA en pacientes de grupos etarios (0-1, 4-6 y 23-68 años)

en el Hospital Infantil Sur o Antigua Colonia Española y el Hospital Clínico Quirúrgico “Saturnino Lora”.

Para desarrollar esta investigación se plantean los siguientes objetivos específicos:

  • Realizar las pruebas de control de calidad referentes a la calidad del haz en ambas instituciones.
  • Caracterizar los pacientes estudiados según variables demográficas y morfométricas.
  • Corregir las mediciones según ley del inverso de los cuadrados para cada grupo etario.
  • Correlacionar variables demográficas y morfométricas respecto a dosis de entrada.

Y como campo de acción:

Dosis de entrada en pacientes de 0-1, 4-6 y de 23-68 años en el Hospital Infantil Sur y Hospital Clínico Quirúrgico “Saturnino Lora”.

Lo que determinó como Objeto de estudio:

Equipos de rayos X convencional del Hospital Infantil Sur y Hospital Clínico Quirúrgico “Saturnino Lora”.

Lo que permite plantear la hipótesis científica:

Si las dosis de entrada en superficie para estudios de PA realizados en el Hospital Infantil Sur y Hospital Clínico Quirúrgico “Saturnino Lora” para pacientes de los tres grupos etarios seleccionados sobrepasan los niveles orientativos internacionales, entonces se podría arribar a recomendaciones técnicas y de operación de los equipos de rayos X que prestan servicios en estas dos entidades.

Cronograma de trabajo:

  1. Recolección de datos técnicos de los equipos radiodiagnósticos que se utilizaron.
  2. Realización de las pruebas referentes a la capa hemirreductora en cada equipo radiodiagnóstico.
  3. Realización de las pruebas referentes al tiempo de exposición en cada equipo radiodiagnóstico.
  4. Realización de las pruebas de consistencia de los generadores de rayos X.
  5. Realización de las pruebas referentes a la dosis en superficie de la piel para 23 cm de espesor.
  6. Recolección de datos en pacientes reales (edad, sexo, talla, peso y espesor) en el mes de Febrero en los dos hospitales para estudios de Tórax PA.
  7. Selección de los 120