Inicio > Ultimas Publicaciones de la Revista > Angiología y Cirugía Vascular > Factores de riesgo asociado a la enfermedad arterial de la mujer en edad mediana. Dos consultorios médicos > Página 5

Factores de riesgo asociado a la enfermedad arterial de la mujer en edad mediana. Dos consultorios médicos

encontramos con 64 mujeres que presentan Hipertensión Arterial para un 21.4% del total de féminas encuestadas, no hubo diferencias en cuanto a las mujeres peri y posmenopáusicas.

Es muy importante la realización de ejercicios debido a que se evita el sedentarismo así como que mejora la calidad de vida y fundamentalmente si presenta patologías de base como hipertensión arterial (HTA), diabetes mellitus (DM) o cardiopatía isquémica, entre otras.

El sedentarismo es otro factor de riesgo que se encuentra muy relacionado con HTA. En estudios realizados encontramos relación causal entre sedentarismo e hipertensión, siendo altamente significativa en el sexo femenino. El doctor Mazorra y colaboradores encontraron una reducción importante en la tensión arterial con la aplicación de ejercicios aeróbicos. Montero JC y otros autores plantean la alta prevalencia de la obesidad en mujeres en edad reproductiva, así como mayor incidencia en mujeres que en hombres y que la obesidad es uno de los factores de riesgo más importante de hipertensión. (19)

Otro factor de riesgo muy importante encontrado fue la Hipercolesterolemia en un total de 34 mujeres para un 11.4% del total de féminas encuestadas, acentuándose en las mujeres pos menopáusicas. Este es uno de los factores de riesgo más importante que prever en la etapa menopáusica debido a que el cese de la producción hormonal por los ovarios se asocia con un incremento de los triglicéridos, de la apolipoproteína B y del colesterol total y sus fracciones LDL e IDL, lo que constituye un factor de riesgo para padecer enfermedad coronaria como muestran los datos epidemiológicos del Programa de investigaciones en lípidos (Lipid Research Clinics Program)y otros estudios. (20, 21)

Otras variables no menos importantes deben tenerse en consideración cuando se analiza el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares: la ingestión de grasas saturadas, el hábito de fumar, el sedentarismo, el estrés, la Diabetes Mellitus y la Hipertensión Arterial son algunas de estas.

Con relación a la Diabetes Mellitus como factor de riesgo encontramos que solamente hay 33 mujeres para un 11.0%, dato no muy significante para nuestro estudio por la no prevalencia de la enfermedad en el grupo de mujeres estudiadas, pero preocupante para el análisis de factor predeterminante en las afecciones cardio cerebro vascular. Revisando bibliografía vemos comentarios de autores donde plantean que la aplicación de la farmacoterapia hipolipemiante en pacientes diabéticos ha sido objeto de diferentes publicaciones. La obesidad y el estilo de vida sedentario son elementos que conspiran contra la salud humana y de hecho, en mujeres diabéticas, aceleran la aparición de aterosclerosis. (22, 23)

La Terapia Hormonal de Reemplazo (THR), en nuestro estudio arrojó que 15 mujeres usan o usaron este tratamiento como elemento sustitutivo de los síntoma climatéricos para un 5.0% del total de mujeres encuestadas, las mismas están histerectomizadas.

En bibliografía consultada encontramos que en estudios similares hay autores que plantean el empleo de la THR con enfoque terapéutico y ser valorados con los factores de riesgo, sobre todo en la mujer premenopáusica alrededor de los 40 años, pues existen enfermedades que pueden prevenirse como la osteoporosis y la ateroesclerosis, las mismas establecidas, el tratamiento es poco efectivo.

La eficacia de la terapia hormonal de reemplazo (THR) en el control de las consecuencias clínicas (inmediatas y mediatas) del envejecimiento ovárico se han reconocido sus beneficios en la prevención de la pérdida de la masa ósea, la disminución en la incidencia de fracturas y las afecciones cardiovasculares; por lo que su uso da lugar a la disminución de la morbilidad y la mortalidad femeninas y, por tanto, mejora la calidad de vida.

Sin embargo, en la actualidad, el posible efecto beneficioso de la terapia hormonal de reemplazo (THR) en la prevención tanto primaria como secundaria de la enfermedad cardiovascular en mujeres en la etapa del climaterio y la menopausia resulta controvertido, según estudios que se han realizado. A partir de la década de los años 90 del pasado siglo y principios de este, se han realizado diferentes estudios, que han puesto en evidencia que la terapia hormonal de reemplazo no resulta ser tan inocua. los que señalaremos a continuación. (24, 25, 26).

Uno de los aspectos más importantes que debemos considerar en el futuro es poder determinar si la terapia hormonal al comenzarla en la etapa de transición hacia la menopausia es capaz o no de proteger el aparato cardiovascular, así como el papel de los diferentes regímenes terapéuticos, considerando también a los gestágenos, en este sentido. (27, 28)

Tabla 9

Prevalencia de Enfermedad Arterial en mujeres Peri menopáusicas y Pos menopáusica, de dos Consultorios Médicos de la Familia. Policlínico Universitario Docente Cerro.

Enfermedad Arterial A B Total %
Claudicación intermitente a la marcha 9 42 51 17.1
Insuficiencia arterial de Miembros Inferiores 27 5 32 10.7
Total 36 47 83 27.8

A: Mujeres Perimenopáusicas

B: Mujeres Posmenopáusicas

Fuente: Encuesta

La Tabla 9, representa la prevalencia de la Enfermedad Arterial (EA), en las mujeres según etapa climatérica, donde se comprueba que la misma está presente en 83 féminas para un 27.8%, de las cuales 51 presentan claudicación intermitente a la marcha para un 17.1% y el resto presentan insuficiencia arterial periférica 32 para un 10.7%, dato este que es uno de los objetivos de nuestra investigación de las cuales son factores importante para desencadenar alteraciones vasculares importante.

Cabe destacar que de las