Inicio > Ultimas Publicaciones de la Revista > Formación en Ciencias de la Salud > La importancia de hablar tras el pase de visita médico

La importancia de hablar tras el pase de visita médico

La importancia de hablar tras el pase de visita médico

RESUMEN:

Hemos pasado en muy poco tiempo de la Historía Clínica en papel, con anotaciones indescifrables por parte del personal Médico al uso de la Historía Clínica Electrónica y de la Prescripción Electrónica Asistida. Las ventajas son muchas pero también los inconvenientes ya que este lenguaje electrónico ha originado grandes cambios en los patrones de comunicación entre médicos y enfermeros. El uso de estos formatos ha deshumanizado la relación y donde antes se producía un contacto cara a cara, directo y claro, ahora se tiende al uso de la comunicación escrita, sobre todo por parte del personal Médico.

La importancia de hablar tras el pase de visita médico

AUTORES:

1.- José Antonio Subiela García. Diplomado en Enfermería. Enfermero de Hospitalización en Hospital Universitario Los Arcos del Mar Menor. San Javier (Murcia).

2.- Antonio Manuel Torres Pérez. Diplomado en Enfermería. Experto Universitario de Enfermería en Urgencias y Emergencias. Equipo de Atención Primaria del Centro de Salud de Andorra (Teruel).

3.- Juan José Aguilón Leiva. Diplomado en Enfermería. Equipo de Atención Primaria del Centro de Salud de Calacéite (Teruel).

4.- María Martínez Soriano. Diplomada en Enfermería. Hospital de Alcañiz (Teruel).

Palabras clave: Comunicación, pase de visita, seguridad del paciente, errores de medicación, prescripción electrónica.

Key words: Communication. Medical ward round. Patient safety. Medication errors. Electronic Prescribing

Con este trabajo lo que se solicita a la comunidad Médica es que tras el pase de visita del Médico, éste dedique un minuto al Enfermero para poner en orden y con agilidad los cambios previstos en el tratamiento Médico, así como la actitud terapéutica a seguir con el fin de favorecer y mejorar la evolución clínica del paciente.

ABSTRACT:

We have passed a very short time in the clinical history on paper, with annotations unintelligible by the Physician to use Computerised medical records and Computerized physician medication order entry. There are many advantages but also the inconveniences as this electronic language has caused great changes in the patterns of communication between physicians and nurses. The use of these formats has dehumanized the relationship and where before there was a face to face contact, direct and clear, now tending to use the written communication, especially by the Physician. With this article we ask to the Medical community is that after the medical ward round, it takes a minute to Nurse put in order the changes in medical treatment, and the therapeutic approach to follow in order to promote and improve the clinical evolution.

ARTICULO:

Con esta reflexión lo que pretendemos es alentar a todos los enfermeros a luchar por algo que consideramos prioritario no solo desde el punto de vista de seguridad del paciente si no también desde el punto de vista de la interrelación y comunicación entre profesionales sanitarios. De la historia clínica en papel con mil anotaciones indescifrables por parte del personal médico llegamos a la era digital donde la necesidad de gestionar gran cantidad de información condujo a la utilización de los ordenadores y al uso de la historia clínica electrónica donde en 2004 se utilizó por primera vez en el ámbito del Servicio Murciano de Salud (1).

La prescripción farmacológica paso de ser difícilmente entendible a ser de fácil comprensión al tener que prescribir los tratamientos médicos en formato electrónico mediante el programa SELENE. Conseguimos un gran avance en una guerra que teníamos perdida tras varias décadas demandando una prescripción y unos tratamientos legibles para el personal sanitario que tenía que ponerlos en práctica, nosotros los enfermeros, y que tantos quebraderos de cabeza y tantos errores en la administración de medicamentos ha generado este aspecto (2). La fácil y a la vez compleja atención médica moderna puede hacer que se exponga al paciente a riesgos innecesarios y fácilmente prevenibles que requieren del trabajo coordinado y armonioso de todos y cada uno de los integrantes del equipo de salud para evitar y/o eliminar estos riesgos.

No obstante queda mucho por mejorar en este terreno ya que aún la comunicación de órdenes simples puede ser problemática, el retraso de un solo procedimiento puede llevar a la frustración y a la búsqueda de culpables y los malos entendidos pueden fácilmente crear tensiones dentro del equipo (3). Los problemas de comunicación entre profesionales son una fuente común de errores. La Joint Commission (JCAHO) de los EEUU, organización encargada de acreditar hospitales informó hace años que los cortocircuitos en la comunicación fueron los responsables de casi el 70% de 2.455 “eventos centinelas” (daños graves y muertes por actos médicos evitables) comunicados (4).

La llegada de la Historia Clínica Electrónica (HCE) inicialmente y el empleo de la Prescripción Electrónica Asistida (PEA) como segundo gran bloque tecnológico en la práctica diaria ha hecho que en nuestro ámbito laboral en la relación médico-enfermero se haya producido deficiencias en la comunicación hasta el punto de que en ocasiones no exista. Los médicos de nuestro servicio utilizan la Historia Clínica Electrónica (HCE) y la Prescripción Electrónica Asistida (PEA) como elemento comunicador entre ambos colectivos, obviando el refuerzo positivo que se obtiene con la comunicación verbal directa, sobre todo para ciertos aspectos relacionados con el tratamiento y la evolución del paciente.

La mayoría de nuestros Médicos siguen utilizando la historia clínica en papel para escribir la evolución clínica del paciente y en cambio los Enfermeros escribimos la evolución clínica en las notas de la Historia Clínica Electrónica (HCE). Ellos se ven favorecidos al disponer de toda la información clara y sin fallos de interpretación en tiempo real y desde cualquier ordenador, en cambio nosotros, al no ser informados de la evolución clínica de los pacientes y de las actitudes a seguir, si queremos llevar a cabo las indicaciones en tiempo y forma adecuada tenemos que revisar las historias clínicas una a una, y revisar las anotaciones que se hacen junto con la historia en papel, la Historia Clínica Electrónica (HCE) y la Prescripción Electrónica Asistida (PEA).

Esta situación, vista así parece no ser un problema, pero dada la actual carga asistencial donde el ratio de Enfermero/paciente es 1:12 y 1:19