Misoprostol en la interrupción del embarazo por causa genética

introducción del diagnóstico prenatal masivo y gratuito desde el año 1981, con vistas a la prevención de las malformaciones congénitas y enfermedades genéticas, incluye, entre otros estudios, la realización a toda embarazada de la alfafetoproteína, electroforesis de hemoglobina y ultrasonido diagnóstico en el segundo trimestre del embarazo, y técnicas más específicas como la amniocentesis y el cultivo de vellosidades coriónicas en pacientes con determinados riesgos. Ello ha permitido una disminución en la incidencia al nacimiento de niños con anomalías congénitas incompatibles con la vida, y por tanto, una disminución de la mortalidad en niños menores de 1 año de edad; no obstante, aún la morbilidad por esta causa es elevada, por lo que es importante la prevención para lograr una mejor calidad de vida en los infantes.

Desde hace más de 15 años se cuenta con un sistema de vigilancia epidemiológica de malformaciones congénitas, con una metodología que permite la comparación de sus resultados con el resto de los registros de malformaciones que se encuentran incorporados al International Clearing House of Birth Defects Monitoring Systems (ICBDMS). La detección de incrementos o descensos de las frecuencias de defectos congénitos, constituye el primer paso para tratar de identificar los factores responsables de esas variaciones y posibles causas por las que se producen estos defectos, y es el evento más importante en su prevención. (3,4)

Particularmente en la provincia de La Habana, desde el año 1988 se incorporó al Registro Cubano de Malformaciones Congénitas (RECUMAC).

En la actualidad el Sistema Nacional de Salud cuenta con personal altamente calificado para el diagnóstico prenatal de los defectos congénitos, y brinda asesoramiento genético no directivo a las gestantes, y en caso de ser necesario, se orienta y propone la interrupción del embarazo.

Ante la problemática que enfrenta una mujer, su pareja y la familia en general cuando se realiza un diagnóstico prenatal y se detectan alteraciones en el feto que resultan incompatibles con la vida extrauterina, en Cuba, luego de un asesoramiento genético no directivo existe una necesidad de asumir este evento de forma segura, con un personal confiable, que tenga una preparación científica necesaria y que aplique un proceder lo menos cruento posible, viable y seguro. (4,5)

Desde las últimas décadas del siglo pasado se comienza a emplear el aborto farmacológico. En 1985 el misoprostol fue registrado por primera vez bajo la marca del fabricante como Cytotec, este es un análogo de la prostaglandina E1, utilizado como antiinflamatorio gastroprotector y por sus propiedades uteroconstrictoras. Tiene una alta efectividad como abortígeno y evita complicaciones tanto anestésicas como quirúrgicas.

Las principales ventajas del misoprostol son: no necesita refrigeración, no tiene acción broncoconstrictora pero sí ligeramente broncodilatadora, se absorbe con rapidez por vía oral y vaginal, menos riesgo de efectos colaterales, tiene un bajo costo y es fácil de usar. (6)

En el Hospital Universitario Ginecobstétrico Provincial «Ana Betancourt de Mora» de Camagüey se comenzó a emplear el misoprostol como método farmacológico para el aborto desde el año 2004.

El empleo del Misoprostol en la interrupción del embarazo por causa genética en esta institución en el período comprendido de enero del 2006 a diciembre del 2014 motiva la realización de esta investigación con el fin de determinar los resultados de la aplicación de este método.

Marco Teórico

Historia natural del aborto:

La palabra “aborto” viene del latín abortus, formada por el prefijo ab (privación, separación) y ortus (nacimiento). Así pues, se entiende como “privación del nacimiento”.

La práctica del aborto data de tiempos ancestrales. Los embarazos se terminaban a través de numerosos métodos, incluyendo la administración de hierbas abortivas, el uso de instrumentos afilados, la aplicación de presión abdominal, y otras técnicas.

Prehistoria al siglo V:

La primera evidencia registrada de aborto inducido, procede de los Papiros Egipcios Ebers en el año 1550 AC. 6

Un registro de China documenta el número de concubinas reales que tuvieron abortos en China entre los años 500 y 551 AC (7). De acuerdo con la cultura china, el legendario emperador Shennong prescribió el uso de mercurio para inducir abortos aproximadamente 5000 años antes. (8)

Muchos de los métodos empleados en culturas tempranas y primitivas no eran quirúrgicos. Actividades físicas como trabajos enérgicos, escalada, levantar pesos, o saltar eran técnicas comunes. Otras incluían el uso de hojas irritantes, el vertido de agua caliente sobre el abdomen y tumbarse sobre cáscaras calientes de coco. (9)

Descubrimientos arqueológicos indican intentos quirúrgicos tempranos para la extracción del feto; sin embargo, no se cree que tales métodos hayan sido comunes, dada la infrecuencia con que son mencionados en textos médicos antiguos. (10,11)

Mucho de lo que se conoce sobre los métodos y práctica del aborto en Grecia y la historia romana proviene de textos clásicos:

  • Juramento Hipocrático: Contrariamente a la opinión popular, el antiguo Juramento Hipocrático no prohibía el aborto; este prohibía el uso con tal fin de “supositorios vaginales” (pesarios), presumiblemente por causa de las úlceras vaginales que producían. (12) Así, se han encontrado escritos de Hipócrates aconsejando a una prostituta que había quedado embarazada,