Modo de comportarse y prevalencia de hipertensión arterial en personas entre 20 y 25 años

71,4%, mientras que el restante 28,6% se obtuvo en la categoría de modo de comportarse adecuado. En relación al factor daño a la salud, hubo mayoría de encuestados con un 54,3% en el nivel medio, siendo el 45,7% para el nivel bajo de daño a la salud. Se debe aclarar que no hubo representación alguna para la categoría inadecuado del factor modo de comportarse, ni en el nivel alto del factor daño a la salud. [Ver cuadro 3]

En el cuadro 4 se encontró relación entre presión arterial sistólica y diastólica elevadas, predominando en el género masculino. [Ver cuadro 4]

Cuadro 1. Distribución según Edad de los elementos muestrales.

Comunidad el Sanchero, la Cumaca. Estado Carabobo. 2013

Ver Tablas – Modo de comportarse y prevalencia de hipertensión arterial en personas entre 20 y 25 años, al final del artículo

Cuadro 2. Distribución según Género de los elementos muestrales.

Comunidad el Sanchero, la Cumaca. Estado Carabobo. 2013

Ver Tablas – Modo de comportarse y prevalencia de hipertensión arterial en personas entre 20 y 25 años, al final del artículo

Cuadro 3. Distribución según Categorías consolidadas de la ocurrencia de los factores Modo de Comportarse y Daño a la Salud de los elementos muestrales

Comunidad el Sanchero, La Cumaca. Estado Carabobo. 2013

Ver Tablas – Modo de comportarse y prevalencia de hipertensión arterial en personas entre 20 y 25 años, al final del artículo

* Porcentajes internos en relación a subtotales horizontales. Test exacto de Fisher (tef) = 0,0217

(p <0,03) significativo. Coeficiente de correlación (Spearman) = – 0,491 (p < 0,003) significativo

Cuadro 4. Distribución según Género y presión arterial elevada de los elementos muestrales. Comunidad el Sanchero, la Cumaca. Estado Carabobo. 2013

Ver Tablas – Modo de comportarse y prevalencia de hipertensión arterial en personas entre 20 y 25 años, al final del artículo

DISCUSIÓN

El cuadro 1 y 2, determinan los aspectos demográficos de la muestra, identificados por las edades comprendidas entre 20 a 25 años y la diferenciación de género. En el cuadro 3, se plantea la relación entre el factor modo de comportarse y la hipertensión arterial. Se agruparon los indicadores alimentación, y actividad física. Esta forma de presentación fue determinada por el carácter ordinal de las variables, lo cual determino su fuerza de asociación mediante los valores medios de ocurrencia de cada evento. Así mismo, para el establecimiento de la significación correlacional entre las variables. Los resultados indican que las respuestas se ubicaron en un 71,4% para el consumo de una dieta balanceada, y la ejecución de la actividad física; reconociéndose en la ocurrencia de su práctica en A Veces y categorizado como medianamente Adecuado en su forma de comportarse. Como aspectos consecuentes para el padecimiento de la Hipertensión Arterial, es una condición de vulnerabilidad de las personas a padecer un suceso no deseado, se predispone a la aparición de enfermedades, tales como la diabetes y la hiperlipidemia, contribuyentes por su naturaleza a la Hipertensión Arterial.

En tal sentido, la apreciación del coeficiente no paramétrico de Spearman, determino una fuerza de asociación ordinal igual a -0,491 y el test exacto de Fisher = 0,0217( P<0,03, indicando una relación inversa por su sentido negativo, a una mayor adecuación en el modo de comportarse para la mayoría de los investigados, se producirá significativamente un nivel de ocurrencia menor en el factor Daño a la salud. Esta actitud conlleva a que estos jóvenes en su estilo de vida, desde patrones conductuales y cognitivos en tempranas edades de su vida, están constituyendo factores que muestran cierta consistencia para la conformación de factores de riesgo que aumentaría la probabilidad de enfermar o padecer Hipertensión Arterial. Las dietas ricas en sodio y grasas saturadas, llevar una vida sedentaria, conducen a la generación de accidentes vasculares en la población laboralmente activa. En el cuadro 4 se plantea la relación entre género y la prevalencia de presión arterial sistólica y diastólica elevadas, observándose que el género masculino presenta un porcentaje (32,8%) más elevado que el femenino.

CONCLUSIÓN

Los resultados evidencian que la población muestral poseen modos de comportarse considerados adecuados para estilo de vida saludable. Sin embargo existen factores predisponentes como los antecedentes familiares que inducen a padecer hipertensión arterial. Por lo que se deben fomentar actividades de educación para la salud, que incentiven las prácticas de hábitos saludables.

La prevención de la Hipertensión Arterial es la medida más importante y menos costosa en todo el mundo, por su parte se hace indispensable la aplicación por parte del equipo de salud de acciones pertinentes destinadas a favorecer la prevención de hipertensión arterial, mediante un modelo que permita satisfacer necesidades propias de la población vulnerable.

Tablas – Modo de comportarse y prevalencia de hipertensión arterial en personas entre 20 y 25 años

Tablas – Hipertensión arterial en personas entre 20 y 25 años