Inicio > Ultimas Publicaciones de la Revista > Enfermería > Problemática de las terapias alternativas en Enfermería > Página 4

Problemática de las terapias alternativas en Enfermería

  • deficiencias nutricionales, pacientes incluidos en una institución para rehabilitación y que reciben fármacos psicoactivos.

Precauciones:

Se deben considerar los riesgos potenciales como el contagio de enfermedades, alergias y mordeduras. Estos riesgos pueden reducirse al recurrir a equipos con entrenamiento y registro junto con el reforzamiento de las medidas ordinarias para higiene de las manos antes y después de cada visita. Los animales deben encontrarse limpios, saludables, con vacunación completa, libres de parásitos y con revisiones periódicas al veterinario.

REIKI

El Reiki es un método para sanación energética al que puede recurrirse para muchos problemas de salud, tanto agudos como crónicos. Cada vez, tiene más aceptación como adyuvante en el manejo de afecciones crónicas, control del dolor, atención en residencias para pacientes terminales y cuidados paliativos, así como reducción del estrés.

Como terapia alternativa para tratar a determinados enfermos, especialmente a los oncológicos, está experimentando un importante crecimiento en los centros hospitalarios públicos desde que comenzaron las primeras experiencias en 2008. Pese al escepticismo que despierta, son muchos, pacientes y profesionales, quienes hablan de una mejora tras haberse sometido a este tratamiento.

El Reiki que en japonés significa energía vital universal, es una terapia energética reconocida por la propia Organización Mundial de la Salud. Esta técnica milenaria se basa en la proyección de la energía a través de las manos, que se colocan en doce posiciones principales del cuerpo donde residen los centros de energía. Son sesiones de unos 45 minutos adaptables al tipo de enfermo en las que el paciente está tumbado en una camilla y el terapeuta va pasando de una zona a otra.

El principal problema es que no hay ningún estudio científico que demuestre que esta técnica ayuda en el tratamiento de la enfermedad, aunque quienes la practican defienden que mejora el estado de ánimo, la relajación muscular, mejora el sueño y disminuye la ansiedad. No cura, pero favorece la recuperación al desbloquear la energía bloqueada.

En países como Reino Unido o Estados Unidos se emplea en más de 1.000 centros hospitalarios y está incluido en el Sistema Público de Salud, pero en España aún hay bastante distancia hasta esas cifras. Hospitales públicos en Madrid, Barcelona, Las Palmas de Gran Canaria y Sevilla, decidieron hace años ofertar esta terapia energética a sus pacientes, enmarcados normalmente dentro del ámbito de los cuidados de Enfermería.

El propio Ministerio de Sanidad reconoció hace más de cuatro años que la ausencia de informes de calidad para evaluar la eficacia de las terapias médicas no convencionales no significa que no éstas no sean eficaces.

  • Base Científica:

El Reiki postula la existencia de una energía mística, no detectable ni medible de forma objetiva, por lo que la posición de la comunidad científica es que su único efecto sobre la salud es el atribuible al placebo, la evolución natural de la enfermedad y a la relajación. Por tanto, el consenso científico es que es una pseudomedicina o pseudociencia sin ninguna base real. Al igual que la mayoría de pseudomedicinas que no implican una manipulación física (homeopatía, toque terapéutico, etc.), no conlleva un daño directo para la salud. Los seguidores del Reiki lo consideran terapia complementaria, pero su eficacia no está científicamente demostrada, ni existen mecanismos plausibles para su funcionamiento.

Debido a su falta de base científica, existe aún una amplia oposición a su incorporación a los sistemas públicos de salud y no existe ninguna titulación oficial reconocida por las autoridades sanitarias ni educativas de ningún país. A pesar de ello, en algunos hospitales españoles se usa como terapia complementaria y también internacionalmente en servicios públicos de sanidad, como el National Health Service (NHS) del Reino Unido, o el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM) de los EE.UU.

  • Intervención:

El practicante del Reiki actúa como un conducto para esta energía con intención sanadora para uno mismo u otros. Durante el tratamiento, se recurre a una serie de posiciones de las manos o usar diferentes símbolos para dirigir la energía o llevar a cabo sanaciones a distancia. Si existe alguna contraindicación para el tacto, las manos se pueden colocar separadas del cuerpo entre 2,5 – 10cm.

Una sesión completa puede durar entre 45 y 90 minutos. Las enfermeras que trabajan en un medio clínico no podrían darse el lujo de hacer una sesión completa. En estos casos, es posible dar tratamientos más cortos y dirigidos con propósitos específicos. El receptor preferiblemente puede acostarse, ya que suele ser muy relajante. Los pacientes se mantienen vestidos durante la sesión. El uso de una camilla o una cama de hospital confieren comodidad tanto al paciente como a la enfermera. Una vez que ésta se concentra y define la intención de sanar, la energía fluye de manera automática desde sus manos sin ningún esfuerzo cognitivo.

  • Aplicaciones:

La cantidad de aplicaciones prácticas depende del medio donde ocurre. Se ha utilizado en residencias para pacientes terminales y en los cuidados paliativos, enfermos de cáncer, en programas de VIH, durante el preoperatorio y el postoperatorio, y en la rehabilitación posterior a los accidentes cerebrovasculares.

El objetivo común es el beneficio en cuanto al alivio del dolor, la reducción del estrés y la ansiedad, y la relajación. Ésta práctica puede ser útil también en personas que sufren afecciones físicas y mentales crónicas como la fibromialgia y la depresión. Actualmente, se está estudiando una nueva área para la aplicación con neonatos prematuros.

AROMATERAPIA:

La aromaterapia tiene una integración reciente en el campo de Enfermería en España, sin embargo, ha sido aceptada como parte de la profesión en EEUU, Suiza, Alemania, Australia, Canadá y Reino Unido, e incluso como especialidad médica en Francia. Durante años, la práctica de la aromaterapia se ha limitado al ámbito de los cuidados de belleza y tratamientos estéticos por carecer de base científica, sin embargo, cada vez son más las investigaciones que apuntan hacia la efectividad de los aceites esenciales en el tratamiento de muchas dolencias físicas y trastornos psicoemocionales. Por eso, existe un creciente número de centros médicos en todo el mundo que han incorporado la práctica en entornos hospitalarios.

Se define como la utilización de aceites esenciales con propósitos terapéuticos, incluyendo a la mente, al cuerpo y al espíritu. La aromaterapia clínica es el uso controlado de los aceites esenciales para la consecución de unos resultados específicos que se pueden medir. Estos efectos pueden producirse tanto a nivel físico como psicológico.

Los aceites esenciales son mezclas de varias sustancias químicas biosintetizadas por las plantas, que dan el aroma característico a algunas flores, árboles, frutos, hierbas, especias, semillas y a ciertos extractos de origen animal. Se almacenan en el interior de las plantas aromáticas, en estructuras secretoras microscópicas, obteniéndose mediante procesos de extracción, tales como la destilación, el prensado, etc. Se trata de productos químicos intensamente aromáticos, no grasos (por lo que no se enrancian), volátiles por naturaleza (se evaporan rápidamente) y livianos (poco densos). Los aceites esenciales hidrosolubles se mezclan perfectamente con el agua, pero los liposolubles requieren mezclarse con otro aceite que sea el conductor, o romper las moléculas con un poco de bálsamo antes de mezclarlos con agua.

Precauciones:

  • Es importante señalar que la mayor parte de los aceites esenciales no pueden aplicarse en su estado puro directamente sobre la piel, ya que son altamente concentrados y pueden quemarla.
  • Antes de aplicarlos es necesario diluirlos en otros aceites, conocidos como aceites base, o en agua.
  • Preferentemente los aceites esenciales no deben ser ingeridos, porque debido a su alta concentración pueden resultar irritantes para el estómago.
  • La dosificación y acción de los aceites esenciales depende de la sensibilidad individual del usuario y de su aceleración metabólica.
  • Es importante que el aroma sea agradable para la persona que va a usar el aceite para lograr el efecto deseado.
  • Los aceites cítricos aumentan la foto-sensibilidad de la piel.
  • No deben