Lesiones gástricas en la enfermedad de Chagas

Cualquier individuo está en riesgo de adquirir la infección, sin tener en cuenta el sexo o la edad, al estar expuesto a los factores que intervienen en la re-emergencia de las enfermedades infecciosas y en los países donde la enfermedad es endémica, existe una interrelación en la que se destaca que a mayor edad, hay más tiempo de exposición y contacto con el vector.

Tabla 1. Distribución de los pacientes según el sexo y la edad.

Gruposde

edades

Femenino Masculino Total
% % %
20 – 40 2 10 4 20 6 30
41 – 60 5 25 1 5 6 30
61 y más 2 10 6 30 8 40
TOTAL 9 45 11 55 20 100

Fuente: Planilla de recogida de datos.      

En la tabla 2, se exponen los diagnósticos endoscópicos y como hallazgo principal la Gastritis eritematosa, con lesiones agudas de la mucosa gástrica (erosiones y/o exulceraciones), en 8 pacientes para un 40 por ciento. La Gastritis eritematosa asociada a reflujo biliar, en 5 pacientes lo que equivale al 25 por ciento y en orden decreciente, la Pan gastritis eritematosa y la úlcera péptica, con 4 pacientes cada uno. (20%).

En Colombia, Gaviria Jiménez describe el eritema en parches o estrías en la mucosa gástrica, como la lesión endoscópica más frecuente en su serie, presente en el 98.2% de los pacientes estudiados, diagnóstico que se identifica como la gastritis eritematosa. (34)

Desde la década de los años 90, del siglo XX, Atías y Rezende sugieren que existen formas leves de disfunción digestiva en un gran por ciento de los pacientes, que no muestran patología manifiesta en los estudios endoscópicos. (35, 36)

Al desglosar los diagnósticos para presentarlos en tablas, pero se encontraron casos donde en un mismo paciente coincide más de una lesión.

Las lesiones gástricas que se observaron en éstos pacientes seropositivos no son patognomónicas de la Enfermedad de Chagas, ya que son alteraciones endoscópicas que se pueden visualizar en otras afecciones digestivas.

Tabla 2. Lesiones endoscópicas de la mucosa gástrica.

LESIÓN ENDOSCÓPICA GÁSTRICA – Número – %

Gastritis eritematosa con erosiones y exulceraciones – 8 – 40%

Gastritis eritematosa asociada a Reflujo biliar – 5 – 25%

Pan gastritis eritematosa – 4 – 20%

Ulcera péptica – 4 – 20%

Gastritis nodular – 3 – 15%

Gastritis atrófica – 2 – 10%

Gastritis eritematosa con hipertrofia – 1 – 5%

Fuente: Informes de Video endoscopias                                                                  

En la distribución topográfica de las lesiones endoscópicas, la más extensa se encontró en nueve pacientes (45%) que tenían afectada toda la mucosa gástrica, es decir, la Pan gastritis. Las lesiones del cuerpo y antro fueron en un 40% y sólo en un 15% estuvo afectado el antro gástrico, con el resto de la mucosa normal.

En la literatura revisada no se encuentran similitudes que hagan alusión a la topografía de las lesiones en ese órgano, que permitan discutir los resultados.

enfermedad-de-Chagas-lesiones-gastricas-localizacion
Enfermedad de Chagas. Lesiones gástricas. Localización

Gráfico 3. Distribución topográfica de las lesiones gástricas

El término gastritises un concepto histológico, porque no existe correlación entre el diagnóstico endoscópico y los hallazgos anatomo-patológicos en la gastritis crónica. (34,37, 38, 39).

La Gastritis crónica superficial con erosiones, se halló en 12 de los pacientes estudiados, (60%) lo que se corresponde con el diagnóstico histológico más frecuente, Tabla 3. La Gastritis crónica atrófica y la Atrofia gástrica en el siguiente orden con un 30 y 25% respectivamente. Diagnósticos con menor número de pacientes, pero de relieve fueron la gastritis crónica folicular, la úlcera péptica, la Metaplasia intestinal y el Linfoma de células MALT con displasia de bajo grado.

En la literatura internacional se plantea que un substancial número de pacientes desarrollan desórdenes gastrointestinales secundarios a lesión en el sistema nervioso entérico, como consecuencia de la infección chagásica”. (40, 41) En estos casos los pacientes seropositivos eran asintomáticos, por lo que las lesiones descritas constituyeron hallazgos endoscópicos, resultados que se asemejan a los artículos de Madrid y colaboradores en Chile, donde se expone que aunque el compromiso motor de los distintos segmentos del tubo digestivo en pacientes con infección crónica chagásica, sean de grado moderado, los pacientes pueden ser absolutamente asintomáticos”. (41)

En el 45% de los casos, es decir, en 9 de los pacientes seropositivos al Trypanosoma cruzi, coexistió la infección con el Helicobacter pylori, lo que se refleja en el Gráfico 4, por el contrario el 55% (11 pacientes) fueron negativos al Helicobacter.

Estos resultados, no coinciden con los obtenidos por Oliveira, quien en su serie de 21 casos