Lesiones gástricas en la enfermedad de Chagas

seropositivos al Trypanosoma cruzi, obtuvo un 95.2% con infección por Helicobacter pylori. (42)

Al igual que lo observado con los diagnósticos endoscópicos, en los resultados microscópicos, se presentan más de una lesión en un mismo paciente.

Tabla 3. Diagnóstico histológico de las lesiones de la mucosa gástrica.
DIAGNÓSTICO HISTOLÓGICO – Número –
%

Gastritis crónica superficial con erosiones – 12 – 60%

Gastritis crónica atrófica – 6 – 30%

Atrofia gástrica – 5 – 25%

Borde de ulcera péptica – 4 – 20%

Gastritis crónica con inflamación folicular – 2 – 10%

Metaplasia intestinal incompleta – 2 – 10%

Metaplasia intestinal completa – 1 – 5%

Linfoma MALT con Displasia de bajo grado – 1 – 5%

Fuente: Informes de histología.

En los pacientes donde coinciden la seropositividad con la presencia del Helicobacter pylori (Tabla 5), se observó que las lesiones histológicas más frecuentes fueron la gastritis superficial erosiva y la úlcera péptica, en un 20% cada una.

En Sao Paulo las investigaciones de Barbosa y colaboradores señalan que el Helicobacter pylori interviene directamente en la etiopatogenia de la gastritis superficial erosiva y de la atrofia gástrica coinciden en pacientes portadores de

la Enfermedad de Chagas, con desórdenes digestivos,al ser considerado este microorganismo como la mayor causa de úlcera péptica y gastritis crónica. (43)

Similar a estos resultados, Nascimento en Minas Gerais al analizar la seroprevalencia del Helicobacter pylori en los pacientes con infección crónica chagásica, indicó la presencia del germen en las formas clínicas de la Enfermedad de Chagas donde se manifiesten síntomas digestivos. (44)

En los 4 pacientes con diagnóstico de úlcera péptica el Helicobacter fue positivo, lo que concuerda con la literatura revisada, pues múltiples autores enuncian la alta frecuencia de asociación de ambos factores. (43, 44)

Para Barbosa y colaboradores los individuos con infección crónica chagásica presentan una alta prevalencia de enfermedades pépticas asociadas a la infección por Hp. (95, 129, 130). Nascimento lo atribuye a la presencia de hipoclorhidria en pacientes chagásicos como factor probable que facilita la infección por Helicobacter pylori, a consecuencia de la destrucción neuronal del plexo intramural gástrico en la infección crónica chagásica. (44)

Se registró un caso de Linfoma MALT (5%) con presencia de Helicobacter pylori positivo que no por ser único, es menos importante, pues un paciente infectado con Helicobacter pylori tiene 6 veces más posibilidades de desarrollar un linfoma MALT que uno no infectado. (45)

Por consenso se enuncia que la infección con este microorganismo está asociada con el Adenocarcinoma gástrico y con el desarrollo de linfoma gástrico de células β del tejido linfoide asociado a la mucosa (Linfoma MALT), que tras la erradicación de la bacteria se ha observado la regresión del linfoma. (45, 46)

enfermedad-de-Chagas-lesiones-gastricas-Helicobacter-pylori
Enfermedad de Chagas. Lesiones gástricas. Helicobacter pylori

Gráfico 4. Pacientes seropositivos con positividad al Helicobacter pylori

El desarrollo del linfoma en este paciente precisamente, es probable que se deba más a la presencia del Hp, que a la infección chagásica, pues está ampliamente difundida la correlación entre ambas enfermedades.

Esta conclusión no difiere de otros informes que plantean una alta incidencia de cáncer gástrico asociado a Hp, como el informe de la Sociedad de Oncología de Venezuela, que expone que el Cáncer Gástrico es la primera causa de mortalidad por tumores malignos en los órganos digestivos con un 37% de incidencia. (47).

Tabla 4. Lesiones histológicas de la mucosa gástrica en pacientes con Helicobacter pylori positivo.

DIAGNOSTICO HISTOLÓGICO – Número – %

Gastritis erosiva – 4 – 20%

Borde de ulcera – 4 – 20%

Gastritis crónica atrófica – 2 – 10%

Gastritis crónica con inflamación folicular – 1 – 5%

Maltoma con displasia de bajo grado – 1 – 5%

Fuente: Informes de histología.

En la tabla 5 (factores de riesgo) se observó que el 50% de los pacientes eran consumidores de café. El tabaquismo y la ingestión de bebidas alcohólicas quedaron en un 40 %. En el caso del tabaquismo se incluyó el tabaco, el cigarrillo y el chimo, éste último, es una de las variedades del cigarrillo, que en los países andinos se utiliza con frecuencia, es el tabaco de «uso oral» o tabaco «no fumado» (TUO) ampliamente difundido en todo el mundo, que ha sido asociado como agente promotor o causal de una amplia variedad de lesiones bucales pre cancerígenas y cáncer bucal. (48, 49,50)

Coinciden estos resultados con la Encuesta Mundial Sobre Tabaquismo en Jóvenes con un 7,8% de consumo de Chimó en jóvenes estudiantes sin distinción de clases socioeconómica, por lo que se considera un problema de la salud pública, que no está limitado a la población anciana, como nos encontramos en este estudio. (51)

Desigual a nuestros resultados están los obtenidos por los médicos estomatólogos del Estado de Lara, en Venezuela, donde coexisten creencias positivas y negativas en relación al efecto que tiene el Chimó en el organismo. (52)

A pesar de que se plantea que el alcohol y otros hábitos tóxicos son factores que pueden influir negativamente en la evolución de las enfermedades digestivas (53), en la literatura encontrada no existe asociación de los hábitos tóxicos con la infección crónica chagásica.

En el 50 % de los casos estudiados se recogió el antecedente de ingestión esporádica o habitual de antiinflamatorios no esteroideos por diversas patologías crónicas no trasmisibles, predominando las enfermedades