Riesgo de hipertensión arterial inducida por el embarazo, en gestantes que acuden a la consulta prenatal

eleva por encima de cierto punto se denomina presión sanguínea elevada otro nombre de la hipertensión. Cuando se tiene hipertensión sanguínea, esto se debe en parte a que los vasos sanguíneos se estrechan, lo que obliga al corazón a bombear más fuerte para mover más sangre por todo el cuerpo. Estos cambios ocasionan que la sangre ejerza mayor presión contra las paredes de los vasos sanguíneos. La hipertensión sanguínea se denomina “la asesina silenciosa”, porque regularmente no tiene señales o síntomas. Es peligroso porque hace que el corazón se esfuerce demasiado. Si no se controla la hipertensión sanguínea puede afectar no solo al corazón y los vasos sanguíneos, sino también a otros órganos, provocando que estos no funcionen también como deberían. (p. 1) (11).

Es fundamental aportar de qué se trata la enfermedad; a las personas de la comunidad, ya que muchas veces desconocen que es la Hipertensión y cuan grave son sus complicaciones que pueden desencadenar en muerte.

Signo: hallazgo objetivo percibido por un explorador.

Síntoma: índice subjetivo de una enfermedad o un cambio d estado tal como lo percibe el paciente.

Signos y Síntomas de Hipertensión http://www. saludfemenina. com/secc02. htm

[Consulta 08 /11/2013], comenta que:

La hipertensión sanguínea no da síntomas excepto en caso poco frecuente en los que aparece mareos, dolor de cabeza por la mañana, ruidos en los oídos, “moscas volantes” delante de los ojos, dificultad respiratoria y estos síntomas no son característicos de este problema. El dolor de cabeza es propio de la subida de la presión que popularmente llamamos “baja”, cuando se sitúa por encima de 11 y se localiza normalmente en la nuca y con frecuencia al despertar por la mañana y desaparece a menudo espontáneamente, al cabo de unas horas. A veces ocurre una hemorragia nasal, zumbidos en los oídos, palpitaciones y fatiga muscular. (p. 2) (11).

Pero como hemos dicho muchas personas no tienen síntomas, aunque a veces no se sienten bien o tiene miedo a padecer alguna enfermedad del corazón o cerebral, de igual manera que algunos de sus familiares. Sabe que tendrá que hacer para perder algunos kilos que le sobran. Que tendrán que dejar de fumar y tomar café y llevar una vida más tranquila haciendo a la vez más ejercicios. La misma cita dice que:

En el embarazo puede haber un aumento importante de la tensión arterial. Cuando esto ocurre en las últimas semanas del embarazo tiene lugar lo que se conoce como pre-eclampsia, que si avanza puede dar lugar a trastornos cerebrales y convulsiones síntomas que son conocidos como eclampsia. Situación muy grave para el feto y para la madre. (p. 2). (12).

Factores de riesgo modificables: aquellos susceptibles al cambio por medio de intervenciones de prevención primaria que pueden llegar a minimizarlos o eliminarlos con acciones preventivas como son: la alimentación, el consumo de tabaco, alcohol, la obesidad, sedentarismo.

Factores de riesgo no modificables: aquellos relacionados con la individualidad de la persona como la edad, la raza, el sexo, la herencia.

Factores de Riesgo: Los factores de riesgo son hábitos o características que hacen que una persona tenga más probabilidades de desarrollar una enfermedad.

En la consulta de la página www. saludfemenina. com/secc02. htm [consulta 08 /11/2013] comentan que:

Existen algunos factores de riesgos de la hipertensión sanguínea sobre lo que usted puede hacer algo al respecto. Entre estos se encuentran: evitar un consumo elevado de sodio (sal) y obesidad (tener sobre peso). Un estilo de vida sedentaria, estar inactivo y no hacer ejercicio con regularidad, puede incrementar las probabilidades de que una persona tenga hipertensión sanguínea. Beber demasiado alcohol elevara la presión sanguínea. Si usted consume alcohol y es de sexo femenino trate de no consumir más de una bebida por día. Si estas embarazada, no deberá beber en lo absoluto. Existen algunos factores de riesgo de la hipertensión sanguínea que usted no puede cambiar. Los hereditarios son uno de estos factores porque la hipertensión sanguínea tiende a manifestarse entre los miembros de la misma familia. El origen étnico es otro factor. Las personas afro americanas tienen más probabilidades de tener hipertensión sanguínea que los blancos. El sexo también juega un papel en el riesgo de desarrollar la hipertensión sanguínea los hombres tienen un riesgo mayor que las mujeres hasta los 55 años, después el riesgo es similar para ambos. A los 75 años o más, las mujeres tienen más probabilidades de sufrir hipertensión sanguínea que los hombres, sin embargo, la edad constituye un factor de riesgos para ambos. (p. 2). (11).

Cabe mencionar que estos factores de riesgos pueden minimizarse o evitarse si se adquieren estilos de vida favorables a la salud, y esto se logra, invitando a las personas a que sean partícipes de su auto cuidado y eviten la Hipertensión o sus complicaciones, para el estudio se toman los factores de riesgos modificables:

Factores de Riesgos Modificables:

Estos son los factores que con la adopción de un estilo de vida saludable pueden modificarse, por ejemplo:

La Obesidad: El sobre peso o la obesidad clara aumenta la presión arterial y la reducción de peso se acompaña siempre de un descenso de la presión arterial. Es necesario reducir la cantidad de comida para disminuir la presión arterial.

http://www. seacu. org/revista/3. htm. [consulta de 09/11/2013] comenta que:

En el estudio intersalt, investigación citada por el Dr. Luque Otero en su libro “la hipertensión una amenaza silenciosa” y llevada a cabo en 30 países, se vio que una diferencia de peso de 10 kilos supone una diferencia de 3mm de presión en la alta y de 2,2 en la baja. En un estudio llevado a cabo sobre 683 obesos, de los cuales el 48% eran hipertensos, se vio que salvo casos raros la tensión se normalizaba tras 2 a 4 días de ayuno. Este fenómeno ha sido bien confirmado tanto con obesos como con no obesos. (p. 5). (12).

La disminución de peso puede ser incluso más importante que la eliminación de la sal en la comida, si por ello quitarle importancia al papel de la sal en la hipertensión para reducir el peso nada más sano que comer frutas y verduras.

El Dr. Luque Otero comenta de un estudio en Finlandia en el que se demostró que al reducir el consumo de grasas saturadas, aumentando el de insaturadas, puede reducir