Aproximación teórico-didáctica para el desarrollo humanista en la formación del profesional en Enfermería. Capítulo II. Contexto teórico referencial

una expresión usual en Enfermería. Significa sencillamente que la enfermera ayuda al cliente por el hecho de ser como es, más que por aplicación de medicamento, tratamientos, u otros instrumentos externos, también implica que la enfermera como persona que está ligada al paciente como persona, más que como si fuera un objeto o una cosa.

Es por ello que, la relación enfermera-paciente es el factor clave de todo proceso de Enfermería, es el medio por el cual las enfermeras son capaces de valorar correctamente a los clientes, de formular los diagnósticos de Enfermería, de planificar y ejecutar las actuaciones de Enfermería y de evaluar la eficacia del proceso de Enfermería al respecto Kasch (1984) refiere que:

El enlace terapéutico es el instrumento principal de cambio, las enfermeras definen y valoran la naturaleza de sus relaciones con los clientes desde una perspectiva holística destacándose en los diferentes componentes que a continuación se mencionan: componente físico,

componente emocional, componente espiritual y el componente del poder (p.14).

En este sentido la enfermera necesita ser o convertirse en un modelo de persona sana, física y emocionalmente que debe reconocer sus limitaciones y funcionar con eficiencia con tales limitaciones. Tiene que tratar de presentarse a sus clientes tal y como es y no con apariencias.es así como se llega a la definición que aporta Goldsborough (1969) “la relación enfermera-cliente es el proceso esencial de compromiso con otra persona. Es el centro, el corazón, de la Enfermería que da al proceso mayor significado tanto para la enfermera como para el paciente” (p.293). Es por lo anterior, que surge estrecha relación en cuanto al cuidado de Enfermería desde esta visión, conceptualizado como un rasgo humano que motiva a acciones integradas en un todo, en donde el profesional de Enfermería desarrolla empatía con la persona que cuida.

La Enfermería como Profesión

La Enfermería es considerada como una profesión que intenta ayudar a las personas a recobrar el bienestar completo biopsicosocial, mejorando su calidad de vida. Según Balderas (1995) la Enfermería “es el conjunto de conocimiento y acciones necesarias para proporcionar atención en la promoción, tratamiento y rehabilitación de la salud del individuo, la familia y la comunidad. Presume la investigación, la administración y la docencia” (p.154).

Por su parte, la Americana Nurses Asociación (ANA) (1999); asociación profesional de las enfermeras de Estados Unidos, definió la Enfermería y estableció el campo que abarca el ejercicio de la Enfermería de la siguiente forma:

La Enfermería comprende el diagnóstico y el tratamiento de las reacciones humanas a los problemas relacionados con la salud tanto los existentes como los potenciales, y maneja las relaciones humanas como fenómeno, preocupaciones o tipos de respuestas tanto de carácter individual como en grupo ante problemas de salud (p.123).

Mientras que para Potter (2001) la profesión de Enfermería es “aquella que tiene

un volumen de conocimientos teóricos que origina habilidades, capacidades y normas específicas” (p.391); así mismo este autor distingue la profesión y el profesionalismo en la Enfermería, señalando que no es simplemente una colección de habilidades específicas y la enfermera no es simplemente una persona educada para realizar tareas específicas.

Ahora bien, los profesionales de Enfermería tienen un desarrollo profesional acorde con sus convicciones internas y sus virtudes. Este proceso requiere primeramente de la definición de ciertos elementos claves que conciben su desarrollo tales como: a) la profesionalidad: que no es más que la concienzuda en sus acciones; b) la formación: la forma como concibe el modo de actuar; c) teorías: modelos teóricos; d) servicio: el sistema de prestación de ayuda; e) autonomía: racionalidad; f) código ético: los principios. Todos ellos ha sido materia de preocupación y debate tanto en la Enfermería misma como en otras disciplina.

Estas definiciones asocian al profesional de Enfermería con madurez científica, técnica, humanista, moral y ética. Es por ello que hoy más que nunca, el Profesional de Enfermería (PE) deberá propiciar el mayor bien al usuario y actuar dentro de un marco ético del ejercicio. La enfermera profesional en opinión de Sánchez (2000) deberá tener una actuación ordenada y cuidadosa (p.6). Es por ello que, la Enfermería está basada en conocimientos, valores, compromisos y acción; los valores y creencia dan directrices y significado a la práctica de Enfermería dentro del contexto interpersonal.

Por su parte, Holderby y McNulty (1982) y Watson (1985) el tema más importante es el sistema de creencia de la persona hacia el rol profesional que le corresponde ejercer, como es el cuidar, lo cual es un valor y una forma de relacionarse con los demás, ya que implica las creencias sobre la importancia intrínseca de las personas y la capacidad de realizar un compromiso autentico y una repuesta personal a la otra persona. El PE están motivados a realizar acciones de cuidados a los enfermos, cubriendo sus necesidades y alentándolos a superar sus dolencias. En este sentido, desde el punto de vista filosófico, en la enfermera estos valores y creencias constituyen la satisfacción en el trabajo y el desarrollo de una vida que tiene un impacto personal y profesional.

Ética en la Enfermería

Exponer qué son los valores resulta difícil, principalmente porque ellos se sitúan en un orden abstracto, ideal. No obstante, los valores en cuanto a ideal se encuentran presentes en cualquier sociedad humana y en todo individuo, orientando sus conductas en direcciones determinadas. El valor es una cualidad del ser o del actuar o la que aspira y la que inspira nuestra conducta. Los valores siempre son formulados, enseñados y asumidos dentro de una realidad concreta y no como entes absolutos, representando por tanto una opción con bases culturales, ideológicas, sociales y religiosas.

Por otra parte, la ética es considerada según Castillo (2000):

Como aquella cualidad o característica de los sujetos, de las acciones o de las instituciones atribuidas y preferidas, seleccionadas o elegidas de manera libre, consciente, que sirven al individuo para orientar sus comportamientos y acciones en la satisfacción de determinadas necesidades. Los valores son guías que dan determinada orientación a la conducta y a la vida de cada individuo y a grupos sociales (p.33)

En sentido humanista, se entiende por ética lo que hace que un individuo sea tal, sin lo cual perdería la humanidad o parte de ella. Por su parte, el valor se refiere a una excelencia o a una perfección. Por ejemplo, se considera un